jueves, 28 de febrero de 2019

Latinos en Hollywood: Raúl Juliá



Hace rato que quería hacer algo sobre actores boricuas en Hollywood.  Después de todo, le han dado dos Oscares a la Isla del Encanto, pero antes de comenzar con José Ferrer y Rita Moreno, sentía que el nombre de Raúl Juliá me atraía como un imán. ¿Será porque a veinticinco años de su muerte, todavía siento que con él murieron cien posibilidades de evidenciar talento?  ¿Será porque es uno de los pocos actores que conocí, aunque fuese arriba de un escenario? Por eso y porque hay tanto todavía por decir y saber, que Raúl Juliá merece ser evocado.

Aunque en su carrera actoral Raúl Rafael Juliá y Arcelay   comenzaría desde abajo literalmente en la callea diferencia de otros actores latinos, vino de un hogar bien puesto y acomodado. Nació un 9 de marzo de 1940, en Hato Rey, Puerto Rico, hijo de la mezzosoprano Olga Arcelay y del ingeniero electrónico Raúl Juliá. Su familia debía su buena posición a un restaurante (todavía existe) llamado La Cueva del Chicken Inn que, en los ’50, haría popular la pizza y el pollo en canasta en La Isla del Encanto.
La Cueva del Chicken Inn

Raúl fue el mayor de cuatro hermanos. Su familia era tradicional, católica practicante, lo que significaba el servicio al prójimo que mucho influiría en las conductas y esfuerzos humanitarios por los que el actor sería reconocido toda su vida. Para Los Juliá la educación era fundamental y procuraron proporcionarles a sus hijos la mejor. Raúl inició sus estudios en El Colegio Espíritu Santo, una escuela privada donde las clases se daban en inglés, lo que explica el bilingüismo del actor.

En su primer año en esa escuela, el pequeño Raúl interpretó al Diablo en una obra escolar. Le puso tanto entusiasmo que las monjas le siguieron dando roles en todas las piezas teatrales de la escuela. Raúl hizo sus estudios secundarios con los jesuitas en El Colegio San Ignacio de Loyola donde continuó participando en obras de teatro. Para entonces estaba totalmente bajo el influjo de Shakespeare. Esa es otra diferencia con la mayoría de los actores latinos. Raúl no soñaba con ser famoso en Hollywood, o con hacer fortuna en la televisión. Sus metas siempre fueron las tablas y el teatro shakesperiano.
Como Otelo en The New York Shakespeare Festival.

Sin embargo, como hijo obediente siguió la línea trazada por sus padres. Tal como su padre, un graduado de Tri-Estate University, Raúl fue enviado a Estados Unidos, a estudiar en la Universidad de Fordham en el Bronx. La muerte de su hermano, en un accidente de tránsito, lo hizo volver a Puerto Rico donde continuaría sus estudios en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras.

A pesar de que se graduó con honores, se atrevió a desafiar a sus padres. Él no iba estudiar Leyes, él quería ser actor. Estuvo haciendo teatro en la Isla, pero, aunque participó en una puesta de escena en Macbeth, para quienes lo rodeaban la calidad dramática de Raúl todavía no se manifestaba. Dean Zayas, hoy catedrático en Rio Piedras, y reconocido productor de telenovelas clásicas puertorriqueñas como “El Ídolo” y “Tanairi", recordaba a raíz de la muerte de Raúl que este tenía fama de ser buen comediante, bailarín, incluso cantante, pero nadie se lo imaginaba como un actor shakesperiano. Nadie comprendía aun la versatilidad dramática de Raúl Julia.
Con Meryl Streep en La fierecilla domada

En esos días, Orson Bean, entonces conocido comediante, vacacionaba en Borinquen. Vio actuar a Raúl y le aconsejó emigrar a Nueva York y probar suerte en Broadway. En 1964, Raúl seguía el consejo y llegaba a La Gran Manzana en pleno invierno nevado. Atrás dejaba a su familia y a su novia Magda Vasallo.

Teatros Rodantes y Callejeros
Los comienzos de Raúl en Nueva York fueron rocosos como los de todo actor. Mientras buscaba esa gran oportunidad, se unió al Teatro Callejero de Phoebe Brand y actuó en las veredas de barrios marginales recibiendo de regalo más de un botellazo. En una ocasión le lanzaron un colchón encima, gente que quería dormir y no necesitaba de espectáculos teatrales. Entre 1965 y 1966, Miriam Colon fundaba el Teatro Rodante Puertorriqueño y Raúl Julia era su colaborador. El protagonizó la primera obra, una puesta en escena de La Carreta de Rene Márquez.

Estos esfuerzos dramáticos iban combinados con trabajos part-time muy diversos que ayudaban a pagar la renta. Raúl contaría que hizo de todo desde promover lapiceras en tiendas de departamento hasta vender subscripciones de Life por teléfono. Muchas veces necesitó que lo apuntalaran económicamente sus padres sobre todo porque en 1965, Magda Vascallo llegó a La Gran Manzana para convertirse en la primera Señora Juliá.

Fue en el Teatro Rodante que el legendario productor teatral y fundador del New York Shakespeare Festival, Joseph Papp, encontró a Raúl Juliá. Impresionado, Papp le ofreció el rol de Demetrio en Titus Andronicus. El sueño shakesperiano de Raúl Julia estaba a punto de realizarse.

El final de los 60 lo encontró alternando entre el teatro shakesperiano y obras independientes, lo que se conoce como Off-Broadway. También se consiguió un papel en la sop opera de sobremesa, “Love of Life”. Esa experiencia le desagradó y le provocó cierta repulsa por el trabajo televisivo. En una producción teatral de “Ilya, Darling”, Raúl conoció a la actriz y bailarina Merel Polloway. Esa relación puso fin a su matrimonio con Magda.
Con Merel Polloway

La década de Los 70 parecía prometedora. Raúl comenzó a hacer breves apariciones en el cine hollywoodense como “The Organization” y “Panic in Needle Park” junto a otra joven promesa actoral llamada Al Pacino. Le dio otra oportunidad a la televisión, nada menos que en “Sesame Street” donde interactuaba con Los Muppets como Rafael, el FIx-it Man, un personaje que lo haría conocido a toda una generación de niños.
En Sesame Street


A la Conquista de Broadway
Mas importante fue la oferta de Joseph Papp de interpretar a Proteus en Dos Caballeros de Verona en 1971, actuación que atraería la atención de los críticos. Raúl ganó un National Desk Award por la obra y fue nominado a un Tony. El sueño de Raúl Julia se había convertido en realidad. Ahora era parte de Broadway y de la escena shakesperiana (También consiguió el rol de Orlando en As you Like It). Pero no solo Shakespeare le traería triunfos.

Fue en el verano de 1976, en el Vivian Beaumont Theater donde yo lo vería en mi primera obra de Broadway, La Opera de Tres Centavos. Aunque me encanta leer piezas dramáticas, encuentro agotador la experiencia de asistir al teatro y más en un idioma que entonces me era todavía extraño. Pero el bandido londinense Mack, The Knife me conquistó y eso es un mérito de Raúl Julia 
solamente. Por algo la obra de Bertold Brecht le ameritó una tercera nominación al Tony a Raúl Juliá.
En The Threepenny Opera

Ese mismo año, en Las Catkills, Raúl y Merel se casaron. En 1977, Frank Langella dejó su exitosa obra Drácula en Broadway, para ir a filmar las aventuras de su conde-vampiro. Le tocó a Raúl Julia llenar sus zapatos y lo hizo, como siempre, con excelentes críticas. El teatro era su reino, solo faltaba Hollywood.
Como Drácula

Aunque Raúl alternaba su trabajo teatral con el cine, todavía este ultimo no era un medio por el cual fuese conocido. En 1983, fue nominado a un Globo de Oro por su interpretación de Calibán en la adaptación fílmica de Paul Mazurki de La Tempestad, lo que no implicaba fama instantánea. A juzgar por los próximos proyectos de Raúl, esto cambiaria a partir de 1985.

El Año de la Mujer Araña
En 1985, el actor boricua apareció en tres proyectos muy diferentes, todos de gran calidad, y diseñados para hacer su rostro reconocible a una audiencia que jamás había pisado un teatro. El primero fue en un medio que Raúl Julia había menospreciado.

La televisión de los 80 se caracterizaría por sus excelentes miniseries, la mayoría period pieces o históricas. En 1985, dos canales de televisión sacaron al aire miniseries basadas en vida y hechos de Benito Mussolini. La mejor fue “Mussolini, The Untold Story “de la NBC con George C. Scott. En ella Raúl dio vida al Conde Galeazzo Ciano, yerno del Duce, y consiguió opacar a Sir Anthony Hopkins en el mismo rol en la producción rival “Mussolini and I””.
Como Ciano junto a Mary Elisabeth Mastrantonio como Edda Mussolini

Ese mismo año, Raúl Julia tuvo su primer protagónico en Hollywood, en Compromising Positions. Por entonces, Susan Isaacs era mi modelo, lo que yo quería ser (niña judía de Queens College que se convierte en escritora famosa) así que me encantó ver a Raúl en una adaptación de una de sus novelas. La historia, como todo lo de Isaacs, tiene su cuota de humor mezclada con suspenso y romance.

“Compromising Positions” es un misterio donde una atolondrada ama de casa judía se pone a investigar el asesinato de su mujeriego dentista. Raúl es el detective David Suarez quien no está muy contento con esta colaboradora amateur que le sale al paso, pero que aprende a respetarla. Ayudó al film el que Susan Sarandon y Raúl Julia (a los que entonces todavía nadie reconocía como dos máquinas dispensadoras de talento) tuvieran tan buena química.
Con Susan Sarandon

He dejado para el final, la película más taquillera, más ambiciosa y la que definitivamente haría famoso a Raúl Juliá famoso. “El Beso de la Mujer Araña” estaba basada en una novela del escritor argentino Manuel Puig, fue dirigida por un argentino, Héctor Babenco y filmada en Brasil con un elenco brasileño, con la excepción de Raúl y William Hurt.

Una triste realidad es que no hay país latino que no conozca de represiones, dictaduras y tortura, por lo que (no como en la obra original que está situada en Buenos Aires en plena Guerra Sucia) no se sabe en qué espacio geográfico ocurre la trama. Valentín (Raúl Julia) es un preso político a quien torturan para que revele el paradero de sus compañeros. Como no consiguen doblegarlo, infiltran un espía en su celda. Se trata de Luis “Luisa” Molina (William Hurt), una transgénero que para ganarse la confianza de Valentín le relata tramas de películas que ha visto.

 Una de ellas es un filme nazi sobre una bella actriz, Leni (Sonia Braga), que en el Paris Ocupado se enamora de un oficial alemán (Erson Capri). El otro es un comic sobre una super heroína/mujer fatal llamada La Mujer Araña. Valentín se imagina a ambas, Leni y La Mujer, con el rostro de Marta, su pareja Eventualmente Valentín confía en Molina quien se ha enamorado del preso, y no sigo porque tienen que verla. Raúl bajó 30 libras para que su Valentín se viese más demacrado.
Con William Hurt

A pesar de que los grandes premiosOscar, Globo de Oro, Bafta, Palma de Oro de Cannesse los llevó William Hurt (quien en su discurso de aceptación del Oscar lo compartió con su coestrella), Raúl Julia también fue nominado a un Globo de Oro y compartió con Bill Hurt, el premio anual que da la National Board of Review of Motion Pictures.

Raúl Juliá y el Cine de Fin de Siglo
 Lo notable es que Raúl se había convertido en el tipo de artista del que hablaban en las revistas de farándula. Cuando hizo una aparición especial, como el poeta independentista Roberto Carlos Ortiz, en  ” La Gran Fiesta” (el mejor filme puertorriqueño de la década) Mi Ma gritó “¡mira ahí está Raúl Juliá!”
En La Gran Fiesta


Junto a Marco Sirinaga, el director de “La Gran Fiesta”, Raúl Juliá bajó a Argentina filmar “Tango Bar” en 1986, junto a Valeria Lynch. Su carrera en la televisión corría paralela a la fílmica y seguían los roles históricos. En 1987 encarnó al dictador mexicano Antonio de Santa Anna en “El Álamo: 13 días de gloria” y en 1988, en “Onassis, El hombre más rico del mundo” dio vida al magnate griego en su juventud.
Con Francesca Annis como Jackie en Onassis

Aunque en Hollywood interpretó al marido de Jane Fonda en “La mañana siguiente”, su afición por lo independiente no se agotaba. En 1987 bajó a México, junto a Armand Assante, a filmar “El Penitente” un sombrío drama rural que tiene lugar en Semana Santa. En 1988, actuó en producciones de alto presupuesto, ninguna muy memorable, la comedia “Moon Over Parador” que lo volvería a reunir con Sonia Braga, y el Noir ”Tequila Sunrise” con Mel Gibson y Jeff Bridges.

1989 significó repetir su famoso rol de Mack the Knife en una producción fílmica de La ópera de tres centavos. Ese año hizo una de sus mejores actuaciones en la producción “Romero” encarnando al cardenal-mártir de El Salvador. Los 90 parecían ser el apogeo de Raúl Julia. Fue el abogado defensor de Harrison Ford en el drama legal de Sídney Lumet, “Presumed Innocent” y fue el villano (otra vez con Sonia Braga) en la historia policial “The Rookie” junto a Clint Eastwood y Charlie Sheen.
                                          Con Bill Nighy en Mack the Knife

Demostrando su versatilidad, en 1990, Raúl se integró a la fantasía del legendario Roger Corman, “Frankenstein Desatado”.  En este filme un científico moderno interpretado por Sir John Hurt hace un viaje en el tiempo que lo lleva a conocer a Mary Shelley (Bridget Fonda) y al Dr. Víctor Frankenstein (Raúl Juliá), los creadores del famoso monstruo.


Este activo año de 1990 tuvo su nota agridulce. Raúl Juliá no era un hombre vanidoso, ni sufría de un ego gigante como la mayoría de los actores, pero se daba a respetar. En “Habana” hizo el papel de un revolucionario en la Cuba de los últimos días de Batista, que se ve involucrado en un triangulo pasional con Lena Olin y Robert Redford. 

El director Sídney Pollack no quiso que el nombre del actor boricua fuera puesto con los protagonistas arriba del título. Raúl prefirió no recibir crédito y por eso su nombre no aparece en pantalla. No lo considero una perdida, fue un filme bastante malo.

Su Faceta Altruista
Raúl era famoso, su renta económica había subido, había alcanzado estabilidad emocional junto a Merel y sus dos hijos, pero no había olvidado las lecciones aprendidas de su familia. Sus últimos años de vida estuvieron marcados por el altruismo y hasta por activismo político.

A pesar de bilingüismo y sus vínculos con los Estados Unidos, Raúl Juliá siempre fue un independentista. Como explicó en una entrevista al New York Times, en 1971: “Puerto Rico está en un limbo político. Siempre ha sido o de España o de los Estados Unidos y me gustaría verla convertida en una república. Como cualquier país del mundo, Puerto Rico debe ser independiente.”


A pesar de los consejos de sus asesores, Raúl Juliá formó parte de una campaña para promover el turismo en la isla del Encanto. Esto ocurrió a mediado de los 80, cuando seu estrella estaba en auge. En esta exitosa campaña llamada “Puerto Rico: La estrella del Caribe”, Raúl invitaba al viajero a conocer Puerto Rico, sus rincones más bellos y su gente.

El altruismo del actor se reflejaría de muchas formas. Hasta su muerte donó comestibles mensualmente a The Hunger Project, un proyecto que buscaba acabar con el hambre mundial. Su interés por ayudar a jóvenes latinos lo llevó a crear programas para jóvenes libretistas. En su apoyo por los actores latinos tomó parte activa en HOLA (Hispanic Organization for Latín Actor).

En varias ocasiones viajó a Puerto Rico a trabajar en producciones independientes sin recibir sueldo. De igual manera, siguió participando en el New York Shakespearean Festival, donde comenzó su carrera, pero ahora sin recibir salario. Tanta actividad altruista le ameritó va
rios premios en diferentes países y el ser nombrado miembro del New York Council for the Arts.

De Homero Addams a Chico Mendes
1991 fue un año clave en la carrera de Raúl Juliá, en el que demostraría su versatilidad en el papel más recordado de su ya diversa trayectoria. Había mucha preocupación por cómo se trasladaría a la pantalla la serie de culto “Los Locos Addams”. Sobre todo, por quienes serían sus protagonistas. ¿Qué actores podrían llenar los zapatos de John Astin y Carolyn Jones?  ¿Y serían capaces de capturar su cómica, pero erótica relación romántica?

Las preocupaciones fueron fútiles.  Raúl y Anjelica Huston lograron lo imposible, superar a la sitcom original y su química fue irreprochable. Para Raúl este era el primer trabajo, desde su estadía en “Sesame Street”, que lo acercaba a un público infantil y gozó interpretando a Homero Addams, un rol que le permitía demostrar todas sus dotes para la comedia a la par que lo tenía cantando, bailando y haciendo mil maromas.

El éxito de taquilla de “The Addams Familia” obligaba crearle una secuela. Casi tan exitosa fue “Addams Family Values” que debutaba en el cine en 1993. Entremedio, Raúl bajó a Argentina a filmar una adaptación de La Peste de Albert Camus y retornó a Broadway. En 1992 abría una nueva producción de El Hombre de La Mancha. Su Don Quijote sería el último trabajo teatral de Raúl Juliá.

En 1994 bajó al Brasil a protagonizar “The Burning Season” para la HBO. En esta historia daba vida al activista y medioambientalista asesinado Chico Mendes, y volvía a compartir créditos con Sonia Braga. Pocos sabían que antes de la filmación, los exámenes médicos revelaron un comienzo de cáncer estomacal y que Raúl se había sometido a una rigurosa cirugía. Todo parecía estar bien, pero una intoxicación provocada por la comida en Rio afectó gravemente al actor. El resto de la filmación sería un vía crucis para Raúl quien, siempre muy profesional, se rehusó a parar la producción.



Acabado su trabajo, y aun sin recuperarse, ya volaba a Australia ser el villano en “Streefighter”. Basada en el popular juego de videos, el favorito de los hijos de Raúl, este sería el último filme de Hollywood para el actor. De regreso a Estados Unidos, inició las grabaciones de otro filme para televisión,  “Down Came a Blackbird”. Con esta película se cerraba la carrera actoral de Raúl Juliá.

Aun así, el actor tenía planes. La mala salud le había impedido aceptar el rol del hermano villano de Antonio Banderas en “Desperado”, pero aceptó protagonizar la nueva versión de “La Marca del Zorro”. Siempre he tratado de imaginarme como hubiera sido esa película, que acabó estelarizando Banderas en 1998, si la hubiera estelarizado Raúl Juliá.

“Down Came a Blackbird”es apropiadamente un cierre de circulo que iniciara Raúl Julia en “El Beso de la Mujer Araña” y representa junto con “Romero”, “Tango Bar” y “A Burning Season” el cine comprometido del actor boricua.  En este último trabajo, la acción tiene lugar en una clínica privada, dirigida por una psiquiatra y sobreviviente del Holocausto (Vanessa Redgrave) dedicada a ayudar a víctimas de la tortura política.

Hasta ahí llega Helen (Laura Dern), una periodista traumatizada por haber sido secuestrada por un Escuadrón de la Muerte de un país centro americano. Helen, quien durante su ordalía viese como asesinaban a su pareja y fotógrafo, pretende haber establecido una distancia con lo sucedido y se muestra más interesada en entrevistar a sus compañeros que en curarse.

Eso cambia cuando llega a la clínica el Dr. Tomás Ramírez R. Juliá), un refugiado y militante de un país sudamericano quien parece estar al borde de la paranoia. No solo es el recuerdo de la tortura sino el temor de ser secuestrado por agentes de la dictadura que combate lo que lo trae muy alterado. Poco a poco, Helen va acercándosele e inician una amistad romántica que aparentemente los ayuda psicológicamente, pero la historia toma un viraje totalmente inesperado que cambia las perspectivas de Helen y la nuestra como espectadores.

Un par de días de acabada la filmación, Raúl y Merel asistieron a la opera en Nueva York. Durante la presentación, se le presentaron al actor intensos dolores abdominales y hubo que llevarlo de urgencia al Hospital North Shore de Long Island. Al día siguiente (17 de octubre de 1994) le vino un accidente vascular que lo tendría en coma sus últimos días. Raúl Julia falleció el 24 de octubre de 1994.

Siguiendo sus deseos, su cadáver fue enviado a Puerto Rico donde lo esperaba un funeral de estado. Tras un velorio en el Instituto de Cultura Puertorriqueña, y un homenaje en el Colegio de San Ignacio de Loyola, donde estudiara el actor, su ataúd fue llevado en procesión hasta el cementerio de Buxeda acompañado de música de plena y de” La Borinqueña” cantada por Lucecita Benítez.
Su tumba

En el momento de descender el catafalco al sepulcro una lluvia de claveles rojos cayó del cielo desde un helicóptero y se oyeron gritos de “¡Viva Puerto Rico Libre!” en recuerdo de las simpatías independentistas de Raúl Julia. La noticia de la muerte de Raúl Juliá sacudió a la comunidad actoral. Hubo un homenaje en el Teatro Joseph Papp de Nueva York y otro en Los Ángeles, una misa en Miami y varias ceremonias privadas.

Las últimas actuaciones del actor pronto llegaron a pantalla. En Diciembre abría “Street Fighter” con un epígrafe al final de los créditos: “For Raúl. Vaya con D-s”. “Down Came a Blackbird” debutó en la pantalla chica en diciembre de 1995. Yo alcance a verla en USA. Pero los mayores elogios quedaban reservados para la actuación de Raúl en “The Burning Season” que arrasó con los premios en 1995, recibiendo (entre otros) un Emmy, Un SAG, y un Globo de Oro. Todos los premios póstumos fueron recibidos por Merel y sus hijos.

Hoy Raúl Juliá es recordado de muchas maneras, desde premios hasta una escuela del Bronx llevan su nombre. El Teatro Rodante Puertorriqueño cambió el nombre a su unidad de formación de actores que hoy se conoce como The Raúl Julia Training Unit.

El Curioso Caso de Raúl Juliá-Levy
Raúl Levy Julia en la tumba de su supuesto padre

No se puede hablar de Raúl Juliá sin mencionar a este pintoresco personaje. RJL es un actor que ha aparecido en producciones de bajo presupuesto, ha producido un par de videos y es mas reconocido por su campaña a favor de los derechos de los animales, pero desde 1996 es la peor pesadilla de Merel Polloway Juliá.

 Dos años tras la muerte de su marido, Merel fue contactada por alguien que juraba ser hijo de Raúl Juliá. RJL entonces conocido como Raúl Juliá Jr.  (nombre bajo el cual había intervenido en dos filmes italianos y la cinta mexicana “Halcones del Aire”) contactó a Merel para anunciarle ser hijo de Raúl y de una tal Margaret Levy y haber nacido el 10 de julio de 1972 en la Ciudad de México. En 1985, cuando RJL tenia diecisiete años se había acercado a su padre en Cuernavaca donde Raúl sr.  filmaba ‘El Beso de la Mujer Araña”. Raúl lo habría reconocido inmediatamente y presentado con sus amigos y otra gente que lo ayudaría en su futura carrera.

No sé si Merel se percató inmediatamente que este cuento hacia agua porque lo mandó a investigar. Los boquetes son muchos. Merel y Raúl vivieron juntos desde que él se divorciara de Magda en 1969. Según declaraciones recientes de RJL, sus padres se conocieron en México. Margaret Levy no es un nombre que se asocie con la biografía de nadie (ni siquiera con la de RJL). Si Raúl hubiese viajado a México, su pareja lo sabría. Si RJL nació en 1972, mal podría haber tenido 17 años en 1985 cuando se filmó “El Beso” (además, si mal no recuerdo, esa cinta se filmó en Brasil). Por último, qué malos amigos esos contactos hollywoodenses, porque la carrera cinematográfica de RJL nunca despegó.

Merel interrogó a amistades de su difunto marido, muchos reconocieron que RJL se les había acercado a pedirles dinero contándoles que era hijo del actor boricua, pero ninguno recordaba que Raúl se los presentase en vida. En 1997, RJL tuvo la osadía de presentarse en Puerto Rico en una reunión familiar de la Familia Juliá.
RJL y su "tío"Carlos Julíá


Entretanto, el detective privado descubrió que el verdadero nombre del supuesto retoño perdido era Salvador Alba Fuentes.En el 2013, la productora Elizabeth Thiriot demandó al sitio web The Wap por haber permitido en una entrevista que RJL la difamara. Durante el juicio, la gente de The Wrap dijo que RJL les había dicho que “Salvador Alba Fuentes” era un alias que había usado en su juventud para ‘hacer porquerías” (do some crazy shit).

También les había presentado un certificado de nacimiento que lo acreditaba como hijo de Raúl Julia y de Margaret Levy. Si alguien admite usar un alias para delinquir es para no confiar en sus documentos. De hecho, si The Wrap hubiese acudido a la policía de Los Ángeles habría descubierto que allá tienen un informe de dos pulgadas de ancho con todos los arrestos y delitos cometidos por este curioso individuo.

Pero antes del 2013, RJL había acudido a la prensa para hacer pública su supuesta identidad. En un artículo en The New York Times titulado “Six Degrees of Raúl Juliá” RJL relató lo que ya había dicho, las fechas de su nacimiento y de su encuentro con su supuesto padre. También dijo estar dispuesto a hacerse una prueba de ADN si la pagaba Merel. Ella dijo estar dispuesta a hacerlo, pero la prueba nunca se materializó.

En el 2007, RJL volvió a aparecer en las noticias cuando se ofreció a ser testigo para la defensa de Phil Spector, argumentado haber sido amante de Lana Clarkson, la actriz que Spector supuestamente mató. Fue entonces que el fiscal trajo un archivo recopilado por el departamento del Sheriff del  Condado de Los Ángeles. Ahí estaban todos los récords de arresto de Salvador Alba Fuentes, alias Raúl Juliá-Levy, alias Salvador Fritz, alias Rado Salvatore, etc., etc. Un hombre que siempre evidenciaba las mismas huellas dactilares, pero tenía muchos nombres, muchos certificados de nacimiento, muchos números de Seguro Social.

Los cargos en su contra iban desde violencia domestica hasta posesión de cocaína, desde asalto sexual hasta crueldad infantil. Dos mujeres que alegaban ser madres de hijos del delincuente (una jura ser su esposa), contaron que solía mentir sobre sus orígenes, decía que su familia era adinerada, que había ido a Harvard, etc. Una dijo que comenzó a creerse hijo de Raúl Julia cuando le encontraron parecido con el actor.

El abogado de RJL anunció que su cliente iba demandar a Merel Polloway por difamación, que se iba a someter a una prueba de ADN (nunca lo hizo) y que su única esposa era la hija del productor Brian Grazer. Sage Grazer es una reconocida psiquiatra, nunca ha estado relacionada con RJL.

Uno pensaría que después de este baldazo de agua fría, RJL o se cambiaría el nombre o mantendría un perfil bajo. ¡Qué esperanza! Es que el problema no solo reside en su mitomanía sino en medios que la fomentan. Tras el juicio de Phil Spector se cerraron muchos sitios webs conectados con el actor, pero todavía queda esta entrada de LiveJournal 

Ahí pueden leer dos fechas de nacimiento (10 y 14 de julio) diferentes para el histrión. Aparte de un autobombo vomitivo, “uno de los más multifacéticos y dinámicos actores de Hollywood”;” el Howard Hughes mexicano (WTF?), la página sale con burradas como que RJL es nieto de Abraham Levy-Strauss (el magnate de la ropa) y que éste lo crio y que conoció a Raúl Julia cuando tenía 16 años, pero no en el set de “El Beso” sino el de “Romero”. En diferentes ocasiones, RJL ha dicho que fue criado por la familia Fuentes, y que nació en 1968 en Puerto Rico.  Sus muchos certificados de movimiento lo confunden. ¡Pobre!

Pero veamos la guinda del pastel. En el 2016 salía como gran noticia en medios mexicanos como El Universal y El Sol que una corte californiana había decretado que Raúl Julia-Levy era hijo del difunto Raúl Juliá. Si leen los artículos (que en realidad uno es copia del otro) sentirán vergüenza e ira por lo fácil que es inventar una noticia.

En ningún momento se nos dice en que tribunal ocurrieron los hechos. Tampoco se entrevista a la jueza, pero dan su nombre, Dolly M. Gee. ¡Toda la información del supuesto juicio se la proporcionó a los medios, el mismísimo RJL!

Aparentemente, la jueza sería más excéntrica que la Dra. Polo porque falló a favor del demandante a) porque es idéntico al padre. ¿De cuándo acá esa es una prueba legal?  B) No quiso exhumar el cuerpo de RJL (además de que Merel no lo permitiría) ni solicitar el ADN del verdadero Raúl Julia Jr. Y su hermano Benjamín, puesto que existen “serias dudas” de que esos señores sean hijos del actor. ¡Qué manera de difamar! C) RLJ si es hijo de su padre porque el actor “lo reconoció en vida”.  ¿Cuándo?  Y porque lo dice el acta de nacimiento. ¿Cuál de todas?
La Jueza Dolly Gee

Por último, para que se rían, el rey de los mitómanos dijo que muchas “personalidades de Hollywood” se presentaron a rendir evidencia a su favor, pero que no se pueden decir sus nombres. El único que menciona es Foster Corder que, según el artículo, sería el productor de “La Familia Addams”. Foster Corder es un productor, con una fama menor que la de RJL, su carrera comenzó cuando Raúl Julia ya descansaba en su tumba, por lo que no lo conoció ni tuvo que ver ni con la producción de “The Addams Family” ni con ningún proyecto del actor boricua. A veces uno piensa que el mitómano goza pasándole papas a la prensa virtual y viéndolas publicadas.

Sin embargo, a mí todavía me quedaba la duda de la curiosa jueza. Hice un Google y encontré esto. La jueza efectivamente presidió una causa en la que RJL estuvo involucrado, pero fue un caso de inmigración, no tuvo nada que ver con su nombre y tuvo lugar en noviembre del 2015. Una suerte que ni Merel Julia ni la Jueza Gee lean estás publicaciones donde las calumnian.

Lo próximo es que desde el 2017, RJL se ha trasladado a México. Se dice que ese juicio presidido por Judge Gee, acabó con él convertido en un indocumentado cualquiera, que sus documentos mostraban tantas discrepancias que se prefirió devolverlo al otro lado de la frontera. Lo próximo es que tenemos a RJL demandando a diestra y siniestra. Acusó a la millonaria Sonia Schmill Breton de haberle robado el reloj.  El admitió a Vanguardia  que le revocaron la vida de trabajo y que al tener que salir escoltado por agentes de la migra, le pasó el reloj a Sonia y que esta nunca se lo devolvió.

El caso es que está viviendo en Guanajuato, dice que nació en Guanajuato, que sus padres se conocieron en Guanajuato, etc. Y la edición  en línea de Ronda se hace eco de sus rebuznos.  El sitio repite la falacia de la acreditación ante una corte estadounidense, asegura haber recibido documentos de parte de RJL “que acreditan ser quien dice ser”. Todo documento de este señor ya ha sido probado que vale hongo. Y m'as encima hasta su tan cacareada campaña de ayuda los animalitos venezolanos resultó ser trucha.


 Ahora RJL es de la más pura cepa guanajuatense criado por la Familia Alva Fuentes (¿y los Levy-Strauss de Peralvillo?) y que vivió siempre en USA desde los 16 años (¿y cómo conoció a su padre en Cuernavaca cuando tenía 17 años?). Y RJL tiene el descaro de decir que ha venido a México a arreglar sus asuntos legales, que jamás ha tenido problemas de inmigración puesto que, al ser hijo de un ciudadano estadounidense, él es automáticamente ciudadano estadounidense.

Si me he explayado en el tema es por tres razones, una porque creo que en mi semblanza de Raúl Juliá solo vi integridad. Si hubiese cometido un desliz ni hubiera abandonado a su hijo ni se lo ocultaría a su familia. Lo que ocurre es que un actorazo como lo fue Raúl Juliá, debe ser el padre que todo huérfano desea y eso ocurrió con su supuesto hijo. Por último, me da pena el estado de la prensa virtual latina tan indigna, tan ignorante, tan perezosa en lo que se refiere a investigación.  No fue siempre así.

Y hablando de cultura del pasado, hacer una semblanza de Raúl Juliá me llevó a recorrer el Hollywood Latino de los 80 y 90. Una época en que un actor de origen hispánico no necesariamente tenía que ser un Latin Lover (ni siquiera Andy García que estaba como recetado por el doctor) y una actriz latina no tenia solo que tener voz estridente y curvas voluptuosas.

El Hollywood de esa época estuvo plagado de cintas sobre narcos y bandidos, pero también se hicieron algunas que retrataban a los latinos con respeto y dignidad como “Stand and Deliver”, “La Bamba” y “The Milagro Beanfield War”. Eso provocó que los actores incluso en papeles secundarios, a veces ni siquiera interpretando a hispanos, ofrecieran imágenes poderosas. Me basta pensar en Edward James Olmos en “Blade Runner”; Trini Alvarado en “Mujercitas”; Elpidia Carrillo en “Salvador”; Esai Morales en “La Bamba” y todos los roles (protagónicos o no) que nos legó Raúl Juliá.

lunes, 18 de febrero de 2019

Aromas del Ayer: Ming Shu Fleur Rare de Yves Rocher



Yves Rocher es un nombre poco conocido en la perfumería, pero durante cuarenta años creó aromas delicados, elitistas y caros. Muchos están fuera del mercado ahora. Una suerte para mí que, para Hanukah, mi hermano me obsequió Ming Shu Fleur Rare, un perfume de fin de siglo ya descontinuado.

En mi vida, aparte del aroma de las flores frescas, he olido solo tres perfumes absolutamente perfectos. Tatiana de Diane von Furstenberg, que usé cuando era quinceañera y que hoy cuesta cerca de doscientos dólares; Jonquille de Max Factor un perfume que mi mamá probó en los 70 y que encapsulaba el aroma del junquillo fresco; y Nuit d’ Orchidee de Yves Rocher.

Fue en 1996, cuando recién llegada a Chile, una amiga me dio a oler Noche de Orquídeas, un perfume comprado en su último viaje a Suecia. Ahora sé que acababa de salir al mercado.  Oler una gotita me transportó a otro mundo, a un lugar como sacado de la ” Fantasía” de Walt Disney, un espacio que satisfacía todos los sentidos.

Desde ese día he buscado ese perfume. He tratado de reemplazarlo con otros basados en aroma de orquídeas, todo en vano. He descubierto dos cosas, los perfumes de Yves Rocher (sobre todo los legítimos creados bajo su guía) son escasos. Y esas esencias tenían el merito de estar basadas en el verdadero olor de las flores, por eso al lado de Nui d’Orchidee la Wild Orchid de Tom Ford es una chancleta vieja.

Lo que descubrí en mi búsqueda fue que los perfumes de Rocher están en su mayoría descontinuados. La nueva cosecha creada bajo la jefatura de su nieto no alcanza la excelencia de los antiguos. Por eso es por lo que Ming Shu (lo llamaré así para abreviar) ha sido un hallazgo y un tesoro. Como Nuit d’Orchidee lleva el sello nato de Yves Rocher, el genuino aroma a flores, no un reemplazo sintético.

Yves Rocher nació un 7 de abril de 1930, en La Gacilly, en la provincia franco-celta de Bretaña. Huérfano de padre a una edad temprana se dedicó a atender, junto a su madre, un pequeño negocio de textiles de la familia. Fue una curandera local quien le enseñó a preparar ungüentos a base de productos naturales que el joven Yves comenzó a mercadear. Antes de cumplir treinta años ya estaba en Paris con una cantidad suficiente para abrir un negocio de cosméticos.

En realidad, la fama y fortuna de Rocher se debió/debe a sus excelentes productos cosméticos como cremas antiarrugas, shampoos y hasta desodorantes, todos hechos con productos naturales y de manera orgánica. El producto Rocher se reconoce por sus bases inspiradas en la flora bretona, por su énfasis en lo botánico y natural, y por sus campañas en contra del uso de animales para la prueba o preparación de artículos. Hoy Yves Rocher es conocido en todo el mundo incluyendo el mundo hispanoparlante.

Tienda de Yves Rocher en Puebla

La perfumería de Yves Rocher fue un negocio periférico.  Fabricó perfumes exquisitos con esencias de flores naturales, experimentó con géneros, pero, aunque vendió bien, nunca alcanzó fama como perfumero. Debido a eso la mayoría de sus perfumes son desconocidos.

Yves compaginó su negocio con la vida política, fungió como alcalde La Gacilly desde 1962 hasta su muerte. Además, representó a su departamento, Morbihan, y a Bretaña en el Concejo Bretón. En el 2002 dejó toda su firma en manos de su hijo Didier, pero la muerte de este lo obligó a retomar las riendas. Al fallecer Yves Rocher, su negocio quedó en manos de Bris Rocher, su nieto.
Yves Rocher

Esos perfumes clásicos hoy pueden hallarse solo en eBay y algunos sitios especializados. Este frasquito de Ming Shu puede encontrarse en amazon.com por la módica suma de $100. Ming Shu Fleur Rare nació en 1997 y es una combinación de formulas puesto que es un “oriental” y a la vez es un” acuático” y su contenido de roble, musgo y sándalo lo hace entrar en las filas de los “madereros”.

Esta miniatura viene en un envase muy mono, cajita azul y su frasquito es de cristal azulado. Mi único reparo es sobre el tapón, hecho de plástico, vulgar e incómodo puesto que suele soltarse. Si el frasco está guardado en posición horizontal lo que puede ocurrir con los vaivenes de un bolso es que el líquido se derrame. Con ese peligro, solo puedo usarlo en casa y como la tapa no está ajustada temo que se desvanezca.

Sin embargo, el perfume en si compensa todos los problemas de envase. La primera impresión es manzana verde perfectamente combinada con lirio del valle. Mas luego la opaca un perfume nunca olido antes. Me dicen que nenúfar. Yo he visto plantas acuáticas, y no solo en el cuadro de Monet en el MOMA, pero nunca las he olido. Aparentemente la esencia de nenúfar es lo suficientemente delicada para ser usada en la perfumería.

En suma, Ming Shu es un perfume exquisito, muy natural y vegetal, pero se entiende la idea de acuático porque da la impresión fresca de agua de vertiente, no a la de hojas podridas en la fuente del jardín. Lo que no puedo encontrarle son las fragancias madereras ni tampoco entiendo porque tiene un nombre chino. No es para nada oriental. Es realmente lo que se esperaría de un aroma de Bretaña, tierra de manzanas y ríos.


lunes, 11 de febrero de 2019

Voces Latinas del Ayer: Jorge Negrete



Lo llamaron El Charro Cantor. Fue la encarnación de lo mejor del mexicano. En la pantalla y ante el micrófono enamoró con su voz y gallardía, pero su muerte prematura lo volvió leyenda tal como a Gardel, Pedro Infante y otros ídolos de la canción. Se han inventado muchos mitos acerca de Jorge Negrete desde que era rival de Pedro Infante hasta que Maria Félix lo llevó a la tumba, incluso su gran contribución al gremio artístico, la organización de la ANDA está rodeada de controversia. Es hora de conocer realmente quien fue Jorge Negrete.

En esta sección hemos recordado grandes cantantes de boleros, de tango incluso de rock, pero hay un tipo de música folclórica que ha cruzado las fronteras, y aun sus detractores reconocen: el género de las rancheras. Quien sacó a la ranchera de su espacio localista y la llevó más allá de las fronteras mexicanas fue Jorge Negrete. El se convirtió en un embajador de su país, con su cine, con su preciosa voz, y con ese gesto de darle elegancia al corrido, de convertir lo que era asociado con pulque, rancho y quinto patio, en música de salón.

                                          Paloma Querida (José Alfredo Jimenez, 1950)

Quien encarnaría lo más noble del mexicanismo nace en el Bajío, en Guanajuato, un 30 de diciembre de 1911. Es hijo del matrimonio de Emilia Fernández Anaya y David Negrete, siendo este último, nieto de Miguel Negrete quien fungiera como Ministro de Guerra durante el gobierno de Benito Juárez. David, militar de carrera, opta, durante la Revolución Mexicana, por luchar en la División del Note de Pancho Villa, bajo las órdenes del General Felipe Ángeles.
Jorge Negrete en su infancia

Acabada la Revolución y viendo el triste destino de sus jefes (Ángeles, injustamente ejecutado y Villa, injustamente asesinado), David Negrete se da de baja del ejército y se marcha a la capital en compañía de su esposa y sus cinco hijos. Allá acepta el puesto de maestro de matemáticas en el prestigioso colegio alemán Alexander von Humboldt, donde inscribe a sus hijos. En esa escuela, Jorge acaba la secundaria con buenas notas, demostrando gran aptitud para los idiomas puesto que estudió inglés, alemán, italiano, francés y se auto enseñó los rudimentos del náhuatl.

De soldado a cantante
A los 14 años, Jorge Negrete, siguiendo la tradición familiar, ingresa en la Academia Militar de la cual egresará cuatro años mas tarde convertido en Teniente de Caballería, eximio jinete y con un título equivalente a administración de empresas. En 1929, participa, como soldado de un ejército liderado por el General-Presidente Plutarco Elías Calles, en la Batalla de Jiménez que termina de derrotar a las fuerzas escobaristas.

A comienzos de la década de los 30, trabaja en la Fábrica de Armas de la Ciudadela, luego como administrador en el Hospital Militar de Puebla e ingresa en la Facultad de Medicina. Es de admirar tanta versatilidad en un joven que aun no cumple la mayoría de edad, pero tanto cambio indica inestabilidad. Jorge Negrete todavía no se encuentra. Lo hará en el lugar mas inesperado. Como si aun le quedase tiempo, ha comenzado a tomar clases de canto con José Pierson quien ha sido maestro del tenor José Mojica y que luego cultivará la voz de Pedro Vargas.

                                           La que se fue (José Alfredo Jimenez, 1950)

Es entonces que Jorge decide su futuro: la música es lo suyo. Sorprende que su familia lo apoyase. Mas tarde su hermano David fungirá como su manager, pero lo cierto es que Los Negrete eran familia musical. El padre tocaba varios instrumentos.

En 1931, el joven Capitán Jorge Negrete se da de baja en el ejército para dedicarse totalmente a su nueva carrera, comenzando a cantar en la emisora XETR y al año siguiente, en la XEW. Al comienzo se hace llamar “Alberto Moreno”, pero un joven locutor recién llegado de Yucatán, llamado Arturo de Córdova, lo convence que use su verdadero nombre.


                              Un Momento ( Alberto Domínguez, 1940)

Un mito es que Jorge Negrete originalmente deseaba dedicarse a la ópera, que para eso cultivaba su timbre tan peculiar que tenía tanto de barítono como de tenor, y que fueron las circunstancias lo que le empujarían a la música popular. Ha sido recientemente que su nieto Rafael Negrete ha desmitificado este rumor.




 En los 30, todo maestro de voz preparaba a sus alumnos para el género lirico, que luego se dedicasen a otra cosa era asunto de ellos. Lo cierto es que Jorge tuvo una excelente preparación, por lo que unos años más tarde postulará a la Metropolitan Opera de Nueva York, pero no acepta el puesto que le ofrecen por ser muy pequeño.

En el ambiente radial Jorge conoce a varios artistas que serán estrella de la canción como Emilo Tuero y Ramon Armengod. Es este último quien le propone irse a buscar suerte más allá de la frontera. Tras una breve parada en Monterrey donde se presentan como “Un Par de Ases”, llegan a Nueva York donde son contratados por la NBC como el dúo “The Mexican Caballeros”.

                                          Me He de Comer esa Tuna (Esperon-Cortazar, 1945)

Mitos Alrededor de un Hígado
En 1932, Armengol se regresó a México, pero Jorge permaneció en Nueva York. Aquí hay algunas mitologías. Se dice que no tenia trabajo, que se le acabó el dinero, que le vino una crisis hepática que no pudo atender y que terminó de camarero en el restaurante “Yumuri”. Otros dicen que el “Yumuri” era un cabaret onde El Charro Cantor actuaba. Lo de la dolencia hepática es más creíble porque explicaría de donde vino la cirrosis que acabaría con la vida de Jorge Negrete.

Hay tontos que cuentan que Jorge era alcohólico. Esto dicho por amigos, parientes y sus ex mujeres: Jorge Negrete era abstemio. En sus filmes, él promovía el tequila, como promovía todo lo mexicano, pero cuando lo veían en pantalla empinando una copita…era de agua. Si, era fumador empedernido, lo que tampoco es bueno para un hígado enfermo.

                                          Ella (José Alfredo Jimenez, 1950)

La verdad es que estando en la Academia Militar los médicos, notaron que el hígado no andaba bien. Aun con la poca tecnología médica que existía dedujeron que Jorge era portador del virus de la hepatitis y que esté surgiría algún día para darle problemas.

Fue en el “Yumuri” donde lo conoció el director de orquesta cubano Eliseo Grenet. Curiosamente, en una entrevista con Panchito Riset, que Gilda Miros recoge en su libro De la montaña venimos, el cantante cubano dijo que Eliseo, él y Jorge Negrete abrieron el Club Yumuri en Broadway. Eso contradice la imagen de Jorge sirviendo mesas, pero algo que si está probado es que fue por ese entonces que él escribió la letra “Habanera” a la que el Maestro Grenet le puso música y luego hará famosa Xavier Cugat.
           
                                                  Habanera (Jorge Negrete-Eliseo Grenet)

En medio de sus presentaciones en el “Yumuri”, en 1937, Jorge recibió una oferta de volver a México a filmar una película. A pesar de que había hecho una aparición de relleno (como centurión romano) en el teatro mexicano y acababa de filmar un cortometraje (lo que hoy llamaríamos un video musical) titulado “Cuban Nighst” para la Warner Brothers, Jorge no tenía inclinación hacía la actuación, pero, siempre dispuesto a probar nuevos rumbos, retornó a su patria.

Cine y amores
“La Madrina del Diablo” marca el principio de la carrera cinematográfica del astro y crea un tipo de fórmula que seguirá interpretando hasta el final de su vida: el banido generoso que lucha por la justicia en un marco rural decimonónico. Lo vemos en “Romance de Antaño” (1943), y “Camino de Sacramento” (1946) entre otras.

Su coprotagonista en “La Madrina del Diablo” es la bella Maria Fernanda Ibáñez, única hija de Doña Sara García’. Está es una de las tres películas que Maria Fernanda haría antes de su temprana muerte en 1940. Cercana a su muerte, “La Abuelita de México” revelaría que su hija mantuvo un romance durante la filmación y que Maria Fernanda, entonces de solo 17 años, había sido el gran amor del Charro Cantor.  Lo que se guarda Doña Sara es como les hizo la vida imposible a los enamorados Tal vez, su hija fuera el primer amor, pero otras le disputan a la difunta el título de “El Gran Amor” de Jorge Negrete.
María Fernanda Ibañez

Jorge se quedará en México y filmará tres cintas en 1938 y cuatro al año siguiente. Son todas formulas: dramas rurales y comedias rancheras. El Cine de Oro está en pañales, pero Jorge Negrete ya se ha hecho un sitio en él. Para 1940, ha filmados dos películas: “La Valentina” y “Juntos, pero no revueltos” con la actriz cubana, Elisa Christy. Ese año se casarán en Miami. La nueva pareja se queda un tiempo en Nueva York, donde Jorge escribe las letras en español para Southern Music y graba conocidos singles de la época como “Stardust” y “Begin the Beguine:”

                                           Begin the Beguine (Jorge Negrete,Cole Porter, 1940)

En 1941, lo llaman nuevamente de México. “Ay Jalisco no te rajes” lo catapulta a la fama, se convierte en uno de sus filmes más conocidos y lo empareja por primera vez con Gloria Marín. Fernando Fuentes ha inventado la comedia ranchera con “Allá en el Rancho Grande” (1937). Ahora en Jorge encontrará el protagonista ideal.
                                          Ay, Jalisco no te Rajes (Esperón-Cortazar, 1941)

El astro interpretará una especie de arquetipo en la docena de comedias rancheras que filmará en su vida: el charro noble y valiente, pero que exuda una confianza casi insolente en sí mismo, el galán solicito y cortes, pero que también puede ser castigador. Muchos dirán que se interpreta a si mismo lo que no es cierto.

Ese tipo de cine busca venderse en el extranjero y vender los méritos del país y sus habitantes. Con Jorge Negrete este propósito se cumplirá. Yo conozco gente de Ecuador que, aun en los 60, vivía para ver películas de Jorge y Pedro Infante, aunque ambos llevaban años fallecidos. 

En México, las mamás peinan a los niños como Jorge Negrete y se vuelve costumbre sacarles fotos con el traje de charro. Se ha hablado de que Jorge Negrete creaba una identidad mexicana tanto en su cine como en su música ya que para cada filme se escribía un nuevo repertorio de canciones. Jorge que hasta ahora ha cantado opera, canzonettas y baladas, impone la moda de corridos y música ranchera.
                                            Traigo un Amor (Esperón-Cortazar, 1941)

La otra influencia que este filme tendrá en la vida del Charro Cantor se llama Gloria Marín. Su amor es fulminante. Jorge le pide el divorcio a Elisa, pero ella le anuncia que va a ser padre. Para cuando Gloria y Jorge filman, en 1942, el drama taurino “Seda, sangre y sol” ya ha nacido Diana, y se ha firmado el divorcio. Sin embargo, Gloria también divorciada, no desea volver a casarse. Vivirá con Jorge Negrete en unión libre por una década. Incluso al final de su relación, adoptarán a una niña, Gloria Ramos, apodada “Goyita” o “La Yoyis”.

La relación Negete-Marin fue tormentosa. Los celos del astro no lo dejaban vivir y Gloria era una mujer independiente que se debía a su público. Se ha hablado de que ella le fue infiel a Jorge y nada menos que con el ídolo del tango, Hugo del Carril. Diana Negrete recoge este rumor (según ella corroborado por otro famoso del tango, Mariano Mores) en la biografía de su padre que publicó en 1987. Se ha dicho que fue la pasión por Gloria lo que desgastó el hígado del Charro Cantor, pero hubo otro factor que tendría a Jorge Negrete haciendo corajes y este seria de índole política.
                                          Hugo del Carril canta Änsiedad en  "El Socio"

Se ha dicho que Jorge Negrete fundó la ANDA (Asociación Nacional De Actores).  Falso. Lo que hizo fue organizarla y limpiarla. Para Los 40, La ANDA era una organización corrupta manejada por ciertos poderes cuyos representantes que se llamaban ‘Dirigentes sindicales” eran en realidad pistoleros que usaban la violencia para proteger los interese de los “patrones”. Era tanto el peligro que encarnaban, que Jorge andaba armado y urgía a otros compañeros a seguir su ejemplo.
Carnét de secretario de la ANDA

Jorge Negrete también fundó el Sindicato de Trabajadores Cinematográficos de la República Mexicana que buscaba amparar a los mas desprotegidos del medio tales como los extras o los artistas de la carpa de done había salido Gloria Marín. En 1944, Jorge fue elegido Secretario de la ANDA, cargo que antes ocupaba el conocido comediante Mario Moreno. Nunca perdonará Cantinflas lo que consideró una usurpación.
Jorge y Cantinflas en el velorio de Lupe Velez

El Charro Internacional
1944 es el año de la internalización del Charro Cantor. Ya era conocido en el cine hispanoparlante, ahora lo conocerán en persona. En enero de 1944, pisa el suelo cubano en compañía del Trio Calaveras. La emisora Cadena Azul lo sigue en su comitiva, escoltado por policías en motocicleta, hasta el Hotel Nacional donde se hospedará.
Jorge con el Presidente de Cuba

Hasta marzo se queda dando conciertos en la Cadena Azul. El Presidente de Cuba, Dr. Grau San Martín, viene a aplaudirlo. La conmoción que provoca es tal que no puede salir a la calle. Lo conmueven esas muestras de cariño. “Caramba que ya me hacen llorar” dice Jorge y más tarde confesara públicamente que Cuba es “mi segunda patria”.


                                             Flor de Azalea (Esperón y Cortazar) grabada en La Habana
A
 fines de ese mismo año, y estando de gira en Puerto Rico, se entera que un ciclón ha azotado Cuba. Se marcha para La Habana donde da un concierto gratuito para ayudar a los damnificados. La Cruz Roja cubana lo condecora. A fines del año siguiente emprende una gira triunfal por Sudamérica. Tres semanas en Buenos Aires, recibiendo ovaciones de pie en Radio Belgrano y con presentaciones en el Teatro Broadway.

El 26 de enero de 1946, Jorge Negrete cruza los Andes y llega a la Estación Mapocho de Santiago. Se han congregado mas de mil personas a recibirlo. La histeria masiva provoca un accidente cuando se desploma una baranda. Jorge pide disculpas como si fuera su responsabilidad. Se hospeda en el Hotel Carrera. Visita al presidente Juan Antonio Ríos que está desahuciado, ofrece varios conciertos radiales y cinco en vivo en el antiguo Teatro Baquedano, más uno gratuito en el Caupolicán. Si conozco los detalles es porque en el 2016, la Cineteca de Santiago ofreció un ciclo de cinco películas del Charro Cantor para recordar el paso de Jorge Negrete por Chile.
                                          Jorge Negrete en Santiago de Chile

En 1947, Jorge Negrete regresa a la Argentina. Viene acompañado de Gloria Marín para protagonizar la obra de teatro Luna de miel para tres.  Pero a Jorge le incomoda verla junto a Hugo del Carril con quien Gloria, un año antes, filmara en México la adaptación de El Socio, novela de mi compatriota Jenaro Prieto.
Jorge con Gloria Marín en Buemos Aires

En mayo de 1948, Jorge Negrete llega a España, viene con el Trio Calaveras y Fernando de Fuentes a filmar” De Jalisco a Sevilla” junto a Carmen Sevilla. El recibimiento en la estación es histórico. Un ejemplo de histeria masiva que se puede equiparar en ese entones a la que provocaba Frank Sinatra. Desmayos de adolescentes, mujeres gritando, algo que no se veía en la España de Franco.
                                          Agua del Pozo (1948)

El delirio y persecución de las fans no cesa. El astro no puede ni salir del hotel sin escuchar requiebros amorosos y recibir agarrones. Finalmente, cuenta la leyenda, le pregunta a alguien de su sequito “¿es que en España no hay hombres?” Jorge Negrete volverá a la Madre Patria en 1950 a filmar “Teatro Apolo” un homenaje a la zarzuela que le ameritará un premio de ABC.
                                          Habanera de La Verbena de la Paloma (Federico Chueca)

En su primera y apoteósica visita, tras el cierre de filmación, Jorge Negrete decide hacer una gira por toda la costa mediterránea desde Barcelona hasta Jerez de la Frontera. Entremedio, se hace una escapada no planeada a Marruecos donde ofrece unos conciertos en Ceuta. En todas partes es recibido con gran algarabía. Se ha convertido efectivamente en un embajador de la cultura mexicana. Mayor mérito cuando se piensa que México y España no tenían relaciones diplomáticas desde que fueran cortadas durante la Guerra Civil.
                                           Llegada  de Jorge Negrete a Madrid.
Amores Dentro y Fuera de Pantalla
Detengámonos aquí a hablar un poco de la carrera cinematográfica del Charro Cantor que era un trampolín para sus canciones. En su época más activa, en los 40 filma casi siempre con su pareja Gloria Marín. Al publico les gusta verlos juntos. Para acallar el que dirán, la pareja inventa un matrimonio secreto que nunca existió.

Junto a Gloria, Jorge hace comedia ranchera y dramas rurales. También adaptaciones de obras literarias que exigen más esfuerzo histriónico de parte de Jorge Negrete. Algunas son grandes éxitos como “Historia de un gran amor” basada en El Niño de la Bola de Pedro de Alarcón.  En esta adaptación que traslada la trama a Veracruz, Jorge interpreta un son jarocho.
                                          El Bajalú (1942)

Otro éxito a pesar de que Gloria no es la protagonista (el rol de Araceli lo interpretó Charito Granados) es “Canaima”, basada en la novela de Rómulo Gallegos. En cambio “En Tiempos de la Inquisición”, basada en un drama de Victorien Sardou, que trae a Gloria en el rol de morisca en la España del Siglo 16, y “El Jorobado” basada en la novela de Paul Feval, son sendos fracasos. Una lástima porque para la última, Jorge se atreve a afearse y a montarse una chepa en la espalda, y es uno de sus mejores trabajos actorales.

Rara vez Jorge Negrete opta por trabajar con otras compañeras. Antes de 1945, solo hizo un par de películas con María Elena Marques y por supuesto no podemos obviar el extraño caso de “El Peñón de las Animas”. En 1943, Jorge ya ha firmado para protagonizar esta especie de Romeo y Julieta en el México decimonónico. Cree que lo acompañará Gloria, pero los estudios escogen este filme para lanzar a su nueva adquisición, a una joven de diecinueve años llamada María Félix.
                                          Jorge y María Felix en El Peñon de las Animas

A pesar de que el filme es bellísimo, será legendario más que todo por la antipatía entre los protagonistas. En los 90, La Doña hizo un especial de “La Movida” donde, entre La Vero Castro y Don Jacobo Zabludovsky, la hicieron confesar todos sus secretos. Ahí contó que las rencillas, más que porque Jorge quisiera a su Gloria cerca suyo, eran que porque, fiel a su imagen de mujeriego él galanteó a su joven coprotagonista. “Porque no me dejé del Charro Cantor. Creyó que ya las tenía ganadas conmigo... Fue mi enemigo diez años” contará María.

A nuestra sensibilidad contemporánea puede ofender, parecer inapropiado y poco profesional, el comportamiento de Jorge Negrete, pero hay que ver el contexto de la época. Jorge, que, según Gloria Marín, era muy tímido puede haber pensado que coquetear con “la nueva” era una manera de romper el hielo. Todos sabían que para él solo existía Gloria Marín. En cuanto a María, su extraordinaria belleza le atraía muchos moscardones, venia huyendo de un mal marido, lo último que quería era una aventura.

Para Jorge Negrete, María Feliz será la altanería encarnada. Es tanto el fastidio que le tiene que se niega a firmarle el guion a La Doña al final de la filmación. Viendo “El Peñón de las Animas” donde lucen tan enamorados, es de admirar la calidad actoral de ambos que les permitía tragarse el odio en sus escenas juntos.

Después del affaire Del Carril, y coincidiendo con la internalización del ídolo, Jorge Negrete comienza a filmar con nuevas compañeras: Miroslava en “La Posesión”; Lilia Michel en “No basta ser charro”; Charito Granados en “Canaima” y “Camino de Sacramento” entre otras. El caso de “Gran Casino” merece mención aparte. Se espera mucho del debut de Libertad Lamarque en México, sobre todo por su emparejamiento con Jorge Negrete y la dirección de Luis Buñuel. Lo malo es que esperaban comedia musical y acabaron con un Noir que desconcierta al público. Lástima, porque es buena película.

Jorge Negrete no es ciego y ve que, aunque está en el apogeo de su carrera artística, le están apareciendo rivales en el cine y en la canción. Zanja ese asunto filmando junto a Pedro Armendáriz el gran galán de cine mexicano, “Los Tres Alegres Compadres”.  Hará lo mismo con Luis Aguilar en “Tal para Cual”, pero el mayor desafío es en 1951, cuando comparte pantalla junto a Pedro Infante en la, hoy clásica, “Dos Tipos de Cuidado”.
Jorge y Pedro en "Dos Tipos de Cuidado)

Elsa, Gloria y La ANDA
En 1959, Jorge Negrete protagoniza el que considero su mejor filme, “Lluvia Roja” junto a Elsa Aguirre. Basada en la novela de Jesús Goytortua, es uno de los pocos exponentes cinematográficos del conflicto cristero. El romance en pantalla entre los protagonistas pasa a la vida real. En una entrevista del 2003, la Señora Aguirre lo confesó. Dijo que él había acabado con Gloria, pero que esta lo abordó a la salida de un restaurante, estando Jorge en compañía de Elsa y su madre, y lo cacheteó.


Poco después, El Charro Cantor le pedía matrimonio a Elsa. A pesar de estar todo listo para la boda, la Señora Aguirre reconoce que fue ella quien rompió el compromiso. Dice que Jorge pretendía intelectualizarla, haciéndola leer libros y tratando de tener conversaciones de temas serios con ella. A sus veinte años, Elsa quería romance, no un maestro.

Elsa reconoció algo más. Jorge Negrete estaba buscado una mujer que lo separará definitivamente de Gloria. Su vida romántica era un caos y había otros factores que también afectaban el ya maltrecho hígado del Charro Cantor.


                                          ¿Qué te Cuesta? (Esperón-Cortazar, 1945)

Es un consenso hasta hoy que Jorge Negrete reformó y mejoró la ANDA limpiándola de corrupción. Los actores y todo el gremio lo querían y le agradecían haber expuesto su vida por ellos. Pero sería en la ANDA donde Jorge enfrentaría una de las grandes crisis de su vida.

A comienzos de los 50, una prometedora actriz llamada Leticia Palma fue acusada de incumplimiento de contrato. Sabedora que su caso estaba perdido, Leticia decidió robarse su expediente. Jorge Negrete la sorprendió y ahí se dio, cuenta la leyenda, una situación digna de comedia de cine silente. La actriz en fuga y el Secretario de la Anda, guardias y otros espectadores persiguiéndola.

Leticia logró huir, pero para disminuir su culpa creó todo un descabellado escenario en el que El Charro Cantor la había golpeado, y más adelante intentado matarla lanzándole su carro encima. La Palma consiguió un aliado que apoyara sus acusaciones. Ese fue Mario Moreno “Cantinflas” que nunca perdonó que Jorge Negrete le quitara el puesto de Secretario de la ANDA. Esta asociación llamó a una asamblea que duró varios días, en los cuales los enemigos políticos casi se liaron a golpes. Cantinflas despectivamente se refirió a Jorge como” charrito”. Este no se quedó atrás y lo tildó de “chango”.

Las que impusieron cordura fueron las mujeres de la ANDA que interrogaron a Leticia sobre lo ocurrido el día de la supuesta agresión. La Palma, turbada, se contradijo en varias ocasiones y acabo diciendo que era ella quien había abofeteado a Jorge Negrete y por eso él le había cogido tirria. Lo ultimo fue genial. Se le pregunto a la actriz como iba vestido Jorge cuando ella lo había golpeado. Le tomó un rato a Leticia responder y finalmente dijo “con un traje gris”. La carcajada fue general. Todo el que conocía al secretario sabía que para dar más la impresión de ser “de abajo”, no usaba traje en sus labores sindicalistas.

Unanimente, se votó para que Leticia fuese expulsada del gremio. Jorge y Cantinflas se dieron un hipócrita abrazo. La cosa no quedó así, Leticia Palma, apoyada por el periodista Carlos Estrada y con dinero de Cantinflas, inició una campaña publicitaria en contra del Secretario de la Anda diciendo que Jorge venia de familia aristocrática y que despreciaba al “pueblo” y la música y cultura que representaba. De ahí salió el mito de que menospreciaba la música ranchera y que solo la necesidad, y su fracaso como cantante lirico, lo habían hecho abrazarla.

Acabado este lio laboral, Jorge Negrete recibiría otro golpe emocional. Al regresar de un viaje se encontró en su casa a Gloria besándose con Abel Salazar (quien seria el segundo marido de la diva).  Esto representó un quiebre definitivo entre ambos, y Jorge desperadamente buscó una mujer que pudiese ayudarlo a olvidar su obsesión.

Y Entra María Félix
En esos días, Maria Félix hace un retorno triunfal, tras conquistar Europa, a su patria. Como Secretario de la Anda, Jorge le hace un recibimiento apoteósico que deriva en cortejo. Unos meses más tarde anuncian su compromiso.

Mucho se ha hablado de que El Charro Cantor se casó por despecho. Algo de eso hay, pero basta mirar a María para darse cuenta de que no es mujer con la que se casen solo por despecho. Había cambiado mucho desde que le pidiera a Jorge que le firmara su libreto. Era La Doña, la reina del cine nacional. Además, había triunfado en producciones argentinas, españolas e italianas, tenía al mundo a sus pies. También, tras un amigable divorcio del famoso compositor Agustín Lara, había adquirido madurez emocional. No necesitaba de un hombre que la representara o que la sacara de pobre.
                                          Acercate Mas (Osvaldo Farrés, 1940) 

Por otro lado, su círculo social era amplísimo compuesto por actores, directores, artistas, músicos, periodistas, y críticos de arte. Diego Rivera y Frida Kahlo eran sus íntimos. En Europa se codeaba con intelectuales. venia como Jorge, de familia militar, en suma, era lo opuesto a Gloria, y era lo que Elsa Aguirre no quiso ser. Pero el mismo Jorge, al ser interrogado, durante su despedida de soltero, habló de que María le había ofrecido comprensión, apoyo y amistad en un momento difícil. 

La Boda del Siglo
Lo cierto es que hacen una pareja esplendorosa y que por eso se convierte a su enlace en todo un evento, la primera boda televisada en México (también se transmitió por radio a toda America Latina).   La boda tiene lugar en la hacienda de La Doña, en Tlalpan. Asiste todo el quien es quien mexicano. El ex marido de Maria, Agustín Lara, se abstiene de presentarse, pero les manda los novios al mismo juez de paz que lo casó con La Doña, mas un gigantesco arreglo de orquídeas que preside la mesa y que casi opaca al pastel de cuatro pisos.

Un detalle que muchos desconocen es que hubo dos enlaces en esa hacienda el mismo día, 18 de octubre de 1952. Los criados de La Doña, Remedios Rivera (cocinera) y Agustín Barreda (jardinero) aprovechan de casarse junto a su patrona y así disfrutar de los festejos. La invitación a la boda principal indica que los hombres deben venir de traje y las damas con rebozo. Es una boda muy mexicana, con un banquete de carnitas, mole poblano, chicharrones y rociado de pulque y tequila. Jorge viste de charro y Maria luce un traje de “adelita” en rosado, el cabello en trenzas de columpio y por supuesto, el mentado rebozo.

Tras la boda, los novios fiman su segunda película juntos. “El Rapto” con dirección de Emilio “El Indio” Fernández y música de José Alfredo Jiménez, esta combinación de drama rural y comedia ranchera se espera sea un éxito.  La filmación estuvo marcada por los dolores hepáticos del protagonista que llegaban a provocarle desvanecimientos. Aun así, muy profesional, se negó a atrasar el rodaje.
                                          El Jinete (José Alfredo Jimenez, 1952)
Finalizado el filme, que debutaría en 1954, los protagonistas partieron a cumplir compromisos que ya tenían de antemano. Maria se fue a Europa a filmar “La Belle Otero” en Francia y su marido partió de gira a California. Mucho se ha hablado de esa separación como indicación de que Maria no quería a Jorge. Lo cierto es que tenían claro al casarse que las carreras de ambos eran sagradas. Maria se fue a Francia a mediados de 1953. Antes filmó en México “Camelia”, “El Rapto” y ella y su marido hicieron actuaciones especiales en “Reportaje” por lo que es falsa la historia de que La Doña se pasó su matrimonio en Francia “de compras”.

En Los Ángeles, a fines del 53, Jorge asiste a un match de boxeo del “Ratón” Macías. Ahí sufre un vomito de sangre. Es llevado al Hospital Cedros del Líbano donde se le diagnostica una hemorragia interna. Está consciente y recibe visitas de amigos y parientes. Pedro Infante, desmintiendo todo rumor de rivalidad, viene a traerle un tren eléctrico, juguete que El Charro Cantor siempre deseó en su niñez.

A fines de noviembre, Jorge Negrete cae en coma. Se da aviso a su esposa. Maria parte de inmediato a Los Ángeles. En su apuro apenas trae equipaje, menos dinero. Esto puede explicar una extraña anécdota que recoge Enrique Serna en su biografía de 1996 Jorge, El Bueno. Según David Negrete, al llegar su cuñada le solicita las prendas que llevaba Jorge al ingresar a la clínica, entre ellas una lapicera de oro, el reloj y un anillo. Aparentemente La Doña las habría empeñado. Seguro que, para pagar el hotel. En Estados Unidos ella no tenía cuentas de banco y viajaba con su hijo, ni modo que se quedaran en la posada de la esquina.

Jorge permanece em coma por cinco días, al quinto recobra el sentido y alcanza a despedirse de su madre, esposa y hermanos. El 5 de diciembre de 1953, fallece el Charro Cantor. Maria se encarga de llevar los restos a México donde le espera un funeral digno de jefe de estado. Se ha decretado duelo nacional y la ANDA le tiene preparado un gran homenaje. María como muchas mujeres, elige viajar con pantalones. El escandalo se da en que en esos pantalones oscuros va a enterrar al marido.

Hoy es común que una mujer vaya a un funeral de pantalones. A fines del siglo XX, Silvia Pinal, entonces primera dama de Tlaxcala, fue al entierro de su hija Viridiana con pantalones de cuero, pero en el México de los 50 eso es un escándalo. La leyenda vincula la vestimenta de La Doña con su aparente falta de emoción que confirma que no amaba al difunto.

Maria llevó en todo momento lentes oscuros, obvio para ocultar sus ojos enrojecidos, se apoyaba en su hijo, dijo a un periodista de El Universal que sufría” una pena muy honda que me está matando” y en el velorio de La ANDA, besó, muy conmovida, la urna de cristal despidiéndose de su marido en voz alta. ¿Qué más querían? ¿Verla rasgando sus vestiduras y lanzando ayes? Sobre el gafe de los pantalones solo lo adjudico a que en el magro equipaje de la Doña no iba un vestido negro, y que, con la rapidez del velorio y funeral, no le dio tiempo ir a su hacienda en busca de ropa adecuada.

Se ha hablado que Maria Félix se casó por la fortuna de Jorge Negrete. La fortuna del Charro Cantor fueron deudas. En vida, fue hombre muy generoso.  En su Guanajuato natal levantó hospitales, la sede de la Universidad de Guanajuato y el Templo de La Calzada de Guadalupe. Era muy dadivoso con sus parientes, amigos y también con sus mujeres. A pesar del affaire Del Carril, a Gloria Marín, en su estadía en la Argentina, le obsequió estolas de marta, un bolso de cocodrilo, una esmeralda colombiana y un collar de perlas cultivadas.
                                           México lindo y Querido (José Alfredo Jimenez)

El Collar de La Doña
Y esto nos lleva al cuento del collar de María Félix, tan notorio como del que propició la caída de María Antonieta. Como regalo de bodas, Jorge Negrete obsequia a su esposa un fabuloso collar de esmeraldas. Su gira por California era precisamente para acabar de pagar la joya. En el funeral, el joyero tiene el mal gusto de preguntarle a la viuda si planea pagar ella el collar. La Doña le contesta como se merece “¡cóbrele al difunto!”

El testamento de Jorge Negrete deja como herederas a su madre y a Dianita, su única hija. Ni Maria, ni Gloria, la niña que adoptaran Jorge y Gloria Matin son beneficiadas. David Negrete exige la devolución del collar. Su cuñada se niega y Los Negrete la demandan. Para poder volver a Francia donde va a filmar “Can Can”, Maria Félix se ve obligada a pagar una fuerte suma.

Regresa un año más tarde y sigue la demanda en su contra. Como no es mala persona, hipoteca su hacienda en Tlalpan para pagar la que pende sobre la casa que Jorge obsequiara a su madre. También abre un fideicomiso a nombre de Diana Negrete. Al final, María Félix se gastó más dinero que el que valía la joya.

Quien acabará de pagar el collar será Alex Berger, tercer marido de la diva. Maria desmontará las esmeraldas para que Cartier le confeccione con ellas una de las joyas mas famosas de su colección, un collar en forma de cocodrilos.

Hijos perdidos
Otra herencia que dejó el Charro Cantor fueron hijos perdidos. El caso mas triste es el de La Yoyis, la niña adoptada por Gloria Marín. Nunca llevó el apellido del padre, porque la madre de Jorge se lo prohibió, pero hasta los treinta años, Gloria creyó ser hija biológica de Jorge Negrete y de Gloria Marín.  
La Yoyis con sus padres adoptivos en su bautizo, 1951

Cuando una maestra imprudente le contó que era adoptada, La Yoyis interrogó a su madre y esta le confesó que era hija de la muchacha de servicio. Gloria (o Virginia como la llama Diana) habló con una de las hermanas de Jorge Negrete quien ayudó a confundirla más. Aparentemente en la Familia Negrete existía la sospecha de que el Charro Cantor era el verdadero padre de la niña. Sospecha que habría compartido Gloria Marín.

Al fallecer Gloria Marín, en 1983, Diana Negrete llamó a la Yoyis para darle el pésame diciéndole que, aunque no eran de la misma sangre eran “hermanas”. Pues la hermana aprovechó de revelarle el resultado de sus investigaciones. Ahí la conversación acabó con Diana acusando a Gloria de querer la herencia. Y Gloria preguntó “¿Cual herencia?”

En 1987, Diana Negrete publicaba Jorge Negrete la biografía no autorizada. La Yoyis se ofendió porque entre las paginas del libro encontró las famosas anécdotas sobre los amores de su madre adoptiva y un cuento de que ella, María Guadalupe Gloria Virginia Ramos Luna, era hija de una dama regiomontana quien tras el mal paso la había dado en adopción. En revancha, Gloria entrego a la periodista Claudia de Icaza todas las cartas de amor que Jorge Negrete envió a Gloria Marín y que al ser publicadas dieron una imagen diferente de su romance.

Por aquel entonces, había aparecido otro “hermano” perdido, un tal Jorge Larragoiti que juraba ser hijo de un amor michoacano de Jorge Negrete y que dizque que quería seguir los pasos de su famoso padre. Por increíble que parezca, porque el hombre no aportó ninguna prueba, David Reynoso (entonces Secretario de la ANDA) le otorgó una cedula de artista bajo el nombre de “Jorge Negrete Jr.” Cuando Diana le enrostró el acto, Reynoso (que aparentemente lo hacia por consejo del rencoroso” Cantinflas) le respondió groseramente, “Yo nunca le andaba cuidando  los pantalones a Jorge”.
Diana y su padre

Mas simpática es la historia de un viejito que, según Diana, va a todos los homenajes que se le hacen a Jorge Negrete y que una vez le dijo a ella que eran hermanos puesto que él era hijo de Jorge y de Maria Fernanda Ibáñez. ¡Este si salió nieto de la Abuelita de México! ¡Y como decía el difunto Raúl Velasco, aún hay más! Muchas lenguas se han hecho sobre el parecido del actor Humberto Elizondo con Jorge Negrete. Esto llevó a Diana a exigir que Fanny “Vitola” Kauffman la madre de Humberto, hiciese un desmentido público.
Vitola y su hijo Humberto

Pero Jorge Negrete es mucho más que hijos ilegítimos, collares de esmeraldas y cartas de amor. Su legado es inmenso. El abrió la puerta para Pedro Infante, Javier Solís y Vicente Fernández. El popularizó la música ranchera volviéndola respetable y llevándola más allá de las fronteras mexicanas. Su nombre es parte de la tradición musical vernácula del país azteca.

Por algo sus nietos usan el apellido Negrete. Rafael ha destacado en el Bel Canto con un timbre de voz cercano al de Jorge. En cambio, Lorenzo ha preferido volver a ese estilo ranchero clásico del abuelo. Y no se necesita ser familiar para acusar recibo de esa herencia. Grandes cantantes liricos como Alfredo Kraus y Franco Corelli admitieron que Jorge Negrete fue un ejemplo a seguir, y Placido Domingo lo llamaría el Non Plus Ultra. Ese es el mejor epitafio para El Charro Cantor.