lunes, 25 de octubre de 2021

Canciones del Ayer: Moon River (Río de Luna)

 


Mi costumbre de octubre es dedicar la sección de música a un regalo de cumpleaños atrasado,  el mío. En el 2021 me voy a regalar la trayectoria de un tema de película. La composición de Mercer-Mancini Moon River o Rio de Luna que compondrían para un filme icónico de Audrey Hepburn,  Breakfast at Tiffany’s o Diamantes para el desayuno.

Moon River es la obra de dos gigantes de la música estadounidense. Tan importantes son Johnny Mercer y Henry Mancini que me es imposible hacerles un semblanza adecuada, esta tomaría páginas y páginas. Espero hacérsela a cada uno algún día.

De Johnny Mercer basta decir que fue el autor de estándares famosísimos como Jeepers, Creepers, That Old Black Magic y Blues in the Night. Oriundo de Savannah, Georgia, Mercer fue uno de los pocos compositores no-judíos de surgir del Tin Pan Alley. Nacido en el Viejo Sur, en el seno de una familia de descendientes de Confederados,  y criado en lo que hoy conocemos como “privilegio blanco” y “cultura de plantación”, Mercer , sin embargo, tuvo como gran influencia la música negra que le llegó de parte de sirvientes, compañeritos de juego y en su iglesia.



Henry Mancini venia de otro mundo. Hijo de inmigrantes, nacido en Ohio, criado en comunidades italianas de Pennsylvania, no poseía ni el pedigrí ni los privilegios de Mercer. En cambio, le ganaba en conocimientos musicales habiendo asistido a la prestigiosa escuela de música Julliard de Nueva York.



Mercer,  quien había sido cantante y musico en bares en su juventud, había logrado la fama en Broadway donde había comenzado a abrirse camino en 1930 con Out of Breath abd Scared to Death of You . A mediados de los 30 se trasladó a Hollywood donde consiguió más fama escribiendo canciones para el cine como Too Marvelous for Words. Pongo la versión de Nat King Cole porque Mercer lo descubrió y le dio una oportunidad de llegar a la fama.



Tres de las composiciones de Mercer alcanzaron un Oscar. Fueron On The Atchison Topeka and Santa Fe, In the Cool, Cool, of the Evening y Zipa Dee Doo Dah, de la hoy repudiada Song of the South. Pero para comienzos de los 60, el auge del rock lo había convertido en una leyenda irrelevante. Pronto eso cambiaria.

La Paramount había comprado los derechos de la novela corta de Truman Capote Breakfast at Tiffanny’s y se la encargó a Blake Edwards , un joven director cuyos mayores logros habían sido en la televisión. Aunque Capote había escrito su cuento visualizando a Marilyn Monroe como la heroína,  la rubia creyó que le haría daño a su carrera interpretar a una cazafortunas que mientras atrapa un millonario,  se gana la vida atendiendo caballeros en las muchas fiestas a las que asiste.

Audrey Hepburn, ya famosa en Hollywood por sus interpretaciones en La princesa que quería vivir y Sabrina, no tuvo esos reparos. Su Holly Golightley es uno de sus personajes más famosos y la tornó un icono de elegancia con sus vestidos de Givenchy, su boquilla y sus lentes de marca con los que aparece en la célebre escena inicial descendiendo de un taxi en plena mañana, todavía vestida de noche para beberse su café matinal enfrente del escaparate de la joyería Tiffany.



Blake Edwards había saltado a la fama con la producción de la serie de televisión Peter Gunn, cuyo tema había sido un hit musical. El tema era obra de Henry Mancini quien,  tras de servir en el ejército,  se había dedicado a componer música incidental para la televisión y para películas de terror como Tarántula y La criatura de la Laguna Negra.

Mancini no tuvo problemas en componer una banda sonora para el filme, incluyendo el tema principal, pero se les ocurrió a Edwards y a él, agregarle letra. Así llegó Johnny Mercer a la producción de Diamantes para el desayuno. Mercer y Mancini congeniaron y no fue difícil crear una canción sobre el tema instrumental ya existente.

Moon River no es exactamente una balada de amor. Al menos no de amor romántico, más bien expresa la ilusión del personaje de Holly por vivir aventuras y conocer el mundo. A mediados del filme descubrimos que la sofisticada socialite es en realidad una campesinita del Sur que huyó a Nueva York dejando atrás a su esposo e hijastros.  Es ahí cuando entendemos la letra. El “rio de luna” es el Mississippi que Holly planea cruzar algún día ïn style(elegantemente).

Para Holly ese rio no es solo una vía de escape. Es su compañero de viaje,  “my Huckleberry Friend”,  una alusión al clásico infantil de Mark Twain. La canción humaniza al Mississippi y eso se nota en la segunda estrofa

Oh, Dream Maker, you Heartbreaker

Wherever you’re goin’, I’m goin’someday

Two drifters off to see the world

There’s such a lot of world to see”

Oh, fabricante de sueños, viejo rompecorazones

Donde vayas tú,  iré yo

Dos vagabundos que se van a recorrer el mundo

Y tanto mundo que hay que ver

Tanto gustó a Blake Edwards la canción que se les ocurrió hacer que Audrey la cantase. La Hepburn no tenía mala voz y ya había cantado en Funny Face.

“Brakfast” es enfocada desde el punto de vista de Paul (George Peppard),  un aspirante a escritor que vive en el mismo edificio que Holly. Aunque se conocen de vista, entablan conversación cuando el escucha la voz de la joven que,  en jeans y camiseta,   está sentada en la esclera de incendios rasgueando una guitarra y entonando la canción.



Es una escena de una estética fantástica y de un tremendo poder romántico, pero curiosamente al llegar el momento de editar el filme, se pensó cortarla. Ahí la frágil actriz sacó su voz y con un “¡Sobre mi cadáver!” impuso su voluntad de que quedase el tema en el producto final y como se lo agradecemos.

Moon River fue el cuarto Oscar de Johnny Mercer, quien continuaría su trabajo en equipo con Henry Mancini, ganando un quinto Oscar al año siguiente por Days of Wine and Roses. En 1963 fueron nominados por la canción de otro filme de Audrey Hepburn , la célebre Charada ; y en 1969, fueron nominados por un tema de otro filme de Blake Edwards , Darling Lily. Johnny Mercer paso sus últimos anos (murió en 1976) recibiendo premios, elogios y reconocimientos por una carrera mágica que nos legó preciosas composiciones.



Henry Mancini, gracias a su colaboración con Mercer, fue reconocido en el mundo de la música del cine. Continuó haciendo filmes con Audrey Hepburn hasta el retiro de la diva, siendo responsable de la banda sonora de Wait Until Dark y mi favorita Two for the Road. En los 60 colaboró con grandes del cine europeo como Costa-Gavras (Z); Franco Zefirelli (Romeo y Julieta) y escribió la conmovedora banda sonora para Los Girasoles de Rusia de Vittorio de Sica.



Sin embargo, su más reconocida obra es la que hizo para su amigo Blake Edwards. Además de Darling Lili, Mancini publicitaria con su música toda la franquicia de La Pantera Rosa de Edwards. Mancini modernizaría el Bolero de Ravel para hacerlo una pieza reconocible a los Ochenteros en el filme de Edwards 10. En 1981, Blake, Mancini y la esposa del primero, Dame Julie Andrews,  se unieron en un proyecto titulado Victor, Victoria cuya magnifica banda sonora ameritaría a Mancini su ultimo Oscar.





Peto volvamos a Moon River.  La versión de Audrey nunca fue grabada comercialmente. La noche de los Oscares la cantó Andy Williams que la convirtió en algo propio. La usaba para el inicio de su programa de televisión, fue el nombre de su compañía disquera y su biografía se titula Moon River and Me.



Con o sin el cantante chicano. Moon River estaba destinada ser un mega excito. Como canción alcanzó los primeros lugares en el Reino Unido y Nueva Zelandia. Como instrumental llegó al tercer lugar del Billboard estadounidense. La graban las voces del momento desde Ann Margaret hasta Connie Francis. Se vuelve un estándar romántico para jóvenes ya que el 63 la graba Paul Anka y al año siguiente Frankie Avalon. Hasta el final de los 60, será una balada favorita del repertorio de todas las voces importantes de la música estadounidense y del mundo.

En 1961, Lys Assia hace una cover en alemán Fur Immer.



En 1962, todavía aporreada por las acusaciones de colaboracionismo y por su matrimonio con Porfirio Rubirosa, Danielle Darrieux cantará el tema en francés bajo el título de Jardin des Souvenirs (Jardín de recuerdos).



En Italia es Emilio Pericoli quien entona lo que oficialmente se conoce como Colazione en Tiffany, pero que acaba llamándose Moon River porque la cover conserva el titulo dentro de la traducción.



En España se encarga Augusto Alguero de traducirla. Bajo el nombre de Rio de Luna la canta José Guardiola.





La misma versión llega a México y será cantada por Alberto Vásquez



Covers y nuevas versiones serán pan de cada día en las décadas finales del siglo XX. Tenemos la versión hit de Morissey de 1994 y la primera traducción al japones por Hi  Posi del mismo año.



Moon River entra al siglo XXI por la puerta grande. Será mi muy llorada Amy Winehouse quien grabe la primera versión del Tercer Milenio.



La seguirá el 2003, la versión de Sir Elton John, pero será una serie de televisión la que nos recuerde el maravilloso vínculo entre el tema de Mercer-Mancini y Audrey Hepburn.



Si de algo me he quejado del olvidable refrito de Gossip Girl es su ausencia de glamur que fue el sello de la original. El centro de ese glamur era Blair Waldorf y su gran modelo era Audrey Hepburn. Por ese motivo, Blair es asociada con el tema principal de Diamantes para el desayuno. En YouTube pueden encontrarse fan videos con esa música de fondo para ilustrar la relación de Blair con los hombres de su vida: Chuck Bass y Dan Humphrey y hasta con su mejor amiga,  Serena.

Un detalle jocoso de la obsesión de Blair con la Hepburn era que la acosaban pesadillas en las que se convertía en los personajes de su ídolo con aviesos resultados.



Aun después de terminada Gossip Girl, Moon River siguió siendo noticia. En el 2015, Bertín Osborne estrenó otra versión en español titulada Luz de Luna.



En Savannah, patria de Johnny Mercer, y donde hay una caleta que se llama Moon River, el flamante Premio Nobel de Literatura Bob Dylan la cantó en el 2018.



Y este año, Tiffany’s ha contratado a la Diosa de Ébano,  Beyonce, y a su marido Jay Z,  para que le hagan la campaña publicitaria a la joyería. Ni necesitamos contar que el tema que canta Bey para esa publicidad es Moon River. Es que la canción de Mercer-Mancini estará vinculada para siempre con Tiffany’s, con Audrey Hepburn,  y con una atemporalidad que la hace conocida a toda nueva generación.

 


 

jueves, 23 de septiembre de 2021

Canciones del Ayer: Frenesí de Alberto Dominguez

 


La segunda orden del cumpleañero del mes nos lleva a otra etapa. No caí,  sino hasta comenzada la investigación,  que al solicitarme Frenesí de Alberto Dominguez, JM me empujaba más allá de lo hecho y a todo un cambio de dinámica. Hasta ahora había buscado covers en castellano de temas en inglés, francés o italiano. Ahora la búsqueda sería por versiones en inglés de un tema netamente latinoamericano.

En 1939, el mexicano Alberto Dominguez Borras cantaba en la orquesta familiar conocida como Los Hermanos Dominguez.  En su tiempo libre,  él componía canciones y el ’39 sería su número de suerte al escribir dos clásicos como lo son Perfidia y Frenesí.  Esta última fue grabada por la orquesta de Los Dominguez, pero llevando como cantante a Lupita Palomera. Se considera que fue uno de los primeros chachachás y el instrumento principal de la composición fueron las marimbas oriundas de Chiapas,  tierra natal del compositor.



A pesar de su ritmo tropical, la canción también funciona como balada romántica,  con esa exigencia de

“bésame tu a mí, bésame igual que mi boca te beso”.

No he podido dar con la versión original. Esta la grabó Lupita Palomera en 1955.



Éxito seguro, en su año de nacimiento cantarán Frenesí las voces de Ramón Armengol y Don Pedro Vargas que ya se estaba haciendo famoso.



Tan popular fue el tema que ese verano en Acapulco lo escuchó un turista gringo ¡y en versión mariachi! Se trataba de Mr. Arthur Jacob Archawski de Nueva York. Bajo el nombre de Artie Shaw,  y con ayuda de su clarinete,  se había convertido en la estrella de la música Big Band, disputándole el título del “Rey del Swing” a Benny Goodman.


                                         Artie Shaw y Alberto Doninguez

En 1940, la versión instrumental de Frenesí podía escucharse en el nuevo reino de Artie Shaw, el Café Rouge, parte del Hotel Pennsylvania (buaah, estuve ahí el 2019 y lo habían convertido en estación del metro) . Gracias al clarinete de AS, el arreglo del afroamericano William Grant Still y la trompeta de Mannie Klein,   Esta será la versión instrumental por antonomasia y que llevará al tema a ser el numero uno de Billboard en 1940.



Rápidamente, otras grandes orquestas quieren aprovechar la popularidad de la canción mexicana. Benny Goodman le impondrá en 1941 un toque “frenético” de swing para que lo bailen desenfrenadamente. Compárenlo con la cadencia somnolienta de la versión Glenn Miller de ese mismo año.






Sin embargo, en 1940, Woody Herman ha grabado una versión lenta de Frenesí, pero que tiene una particularidad, una letra escrita por Leonard Whitcup y que el mismo Woody canta. Así comienza con ese refrán

It was a fiesta down in Mexico



Esta letra cruza el charco y bajo las bombas del Blitz la cantará Anne Lenner,  la voz de la orquesta de Carroll Gibbons. Después de Pearl Harbor Glenn Miller se unirá a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Artie Shaw se enlistará en la Marina. Ambos llevarán sus orquestas a Europa y al Pacifico y con ellos irá Frenesí que ha abierto un apetito por música latina en todo el mundo.

Así en el Paris Des-Ocupado de 1945, Jacques PIlls graba una cover en francés Frenesie.



 Un año más tarde el crooner brasileño Francisco Alves la cantará en portugués.



Curiosamente no hay versión en italiano, aunque si la hubo en alemán titulada Blaue Nacht in Mexico(Noche azul en México)  y la cantó Vico Torriani en 1957.



¿Pero qué pasa con el mundo latino?  ¿Se han olvidado de una canción que es parte de nuestra cultura? Pues Los Latinos del Ayer solo recuperan la balada de Alberto Dominguez en 1951 con una grabación de los Panchos que la convierten en bolero, recobrando la letra original.

Quiero que vivas solo para mi

Y que tu vayas por donde yo voy

Para que mi alma sea nomas de ti

Bésame con frenesí



En 1955 el tenor venezolano Alfredo Sadel la canta acompañado de la orquesta del colombiano Terig Tucci



En 1959, será el turno del barítono argentino Gregorio Barrios. Todos estos cantantes le devuelven la melodía propia de una canción de amor.



No así, las versiones instrumentales. Basta ver lo que hace Pérez Prado en 1957 cuando la convierte en mambo.



Y Tito Puente en 1959 recobra la teoría de que el original era un chachachá.



Y miren la versión psicodélica que le dieron para que la cantara Sarita Montiel en Tuset Street en 1968



Mas bonita les quedó el cover a Los Indios Tabajaras ese mismo año.



Y en los 60 se recupera el sonido original de la marimba de los Hermanos Tovar.



 Pasarían dos décadas sin que el groso público supiese de esta balada, hasta que, en 1992 , Linda Ronstadt,  en su etapa de intérprete de música latina,  graba una versión que incluye en un álbum que llevará el nombre de Frenesí y que ganará un Grammy ese año.



En el 2001, Frenesí adquiere nuevo ritmo gracias al sonero venezolano Oscar de León que la vuelve con un spin moderno salsero al reino de los boleros.



Y un poco antes de su prematura muerte, Natalie Cole le hará la que creo mejor cover de este siglo en el 2013 y en castellano.



¿Qué te parece esto de que el Primer Mundo se interesase en temas latinos?  A propósito, no fue la primera vez, ya antes El Manisero (1927),y La Paloma (1879) habían causado furor en el mundo anglo. Peto Frenesí es el primer éxito mexicano en hacer un crossover. Aunque también debemos recordar la versión de 1935 de Louis Armstrong del himno de la Revolución mexicana:  La Cucaracha.

jueves, 9 de septiembre de 2021

Canciones del Ayer: Night and Day de Cole Porter



Cuando hice mi semblanza de Cole Porter el año pasado, mencioné que la biopia del genial compositor había llevado el titilo de su tema más conocido “Noche y Dia”. Para homenajear al poeta Juan Miguel en su onomástico comienzo a reseñar la historia de esta celebre canción.



“Night and Day” es , quizás , el tema más conocido de Cole Porter. Eso que lo escribe a comienzos de los 30 . Los fans de Fred Astaire recuerdan que él lo cantó en el hit de Broadway de 1932 “The Gay Divorcee”(Gay entonces significaba “alegre”) . En 1933,Fred graba una versión en vinilo acompañado de la orquesta de Leo Riesman. Este disco alcanza el primer lugar de Billboard. En 1934, el musical se lleva al cine y es otro éxito para la balada ahora en pantalla bailada por Fred y Ginger Rogers.



Se cuentan muchos relatos sobre como el compositor se inspira para escribir la canción. Yo me quedo con la historia de que lo escribe en unas vacaciones en Marruecos inspirándose en la llamada del muecín a la oración. Definitivamente la música tiene una influencia árabe.

El tema es tan bailable que las orquestas de swing lo convierten en parte de su repertorio. Las primeras serán la de Eddy Duchin,  en USA , seguida por la de Jack Hylton en Londres. Ambas en 1933. A través de tres décadas, las parejas bailarán al son de “Night and Day” gracias a los grandes del swing:  Artie Shaw, Tommy Dorsey y Benny Goodman.



Las mejores voces femeninasBillie, Ella y Dorisentonarán las estrofas de Porter

Noche y día, tú eres la única

Bajo la luna o bajo el sol

Cerca o lejos

No importa, cariño, donde estés

Pienso en ti noche y día.

Bing Crosby la grabó en 1944, pero “Noche y Dia” está fuertemente vinculada a la voz de Frank Sinatra. Se dice que fue cantando ese tema que Frankie convenció a Harry James de darle su primer contrato. Ya en la Oquesta de Tommy Dorsey, Francis Albert grabaría un arreglo de Axel Stordhal en 1942. Al año siguiente la canción será parte de la banda sonora de  "Reveille for Beverly". Este arreglo sería reemplazado por uno de Nelson Riddle en 1956 . Hay dos versiones más de Ol’Blue Eyes , una de 1961 y otra del 77.




Tan asociadas están Sinatra y “Night and Day” que en My Way , su álbum-homenaje al Chairman of the Board, Willie Nelson la incluye.



“Night and Day” fue un éxito internacional. En 1933, cuando Alemania todavía se preguntaba cómo es que ahora mandaba el Cabo Hitler en el país, el famoso sexteto germano The Comedian Harmonists cantaba “Tag und Nacht”. Fue su última grabación, ya que pronto los nazis les prohibieron cantar en público, y todos los miembros (tres eran judíos y otro estaba casado con una judía) debieron exiliarse.





En 1933, la legendaria Damia prestaba su voz ronca (mantenida según la diva a base de tres cajetillas de cigarrillos diarias) para la versión en francés titulada “Tout le jour et tout le nu


it”.


En Italia no habrá versión en los 30. Se cree que la primera cover fue durante la Ocupación Aliada en 1948. La cantó Flo Sandon y se tituló “Nozze e Giorno”. No he encontrado copia. Lo que encontré fue la versión Claudio Villa de 1970 en la cual, aunque se traduce la letra,  se conserva en inglés el refrán ‘Night and Day”.



Un tropiezo que encontré en este ensayo-trayecto fue la ausencia de versiones en español. Me parecía/parece imposible que no se hayan hecho covers en castellano o que cantantes hispanoparlantes no la hayan interpretado. Finalmente descubrí que Javier Solís la grabó en 1960, bajo el título de “Noche y Día”. Fue incluida en su álbum “Javier Solís en Nueva York”. Si alguien conoce otra versión en lengua castellana, por favor háganmelo saber.



Para los 60, es tanta la popularidad de la balada que los mismos cantantes de la Era del Rock como Brenda Lee y el ídolo de las adolescentes,  Pat Boone,  la incluyen en sus repertorios.



En 1966,  Sergio Mendes y su Brasil 66 le ponen ritmo de bossa nova al tema de Cole Porter y es que la canción va evolucionando y avanza con la historia de la música,  década por década.




En 1970, cuando los Beatles ya se han separado, Sir Ringo Starr saca al mercado su primer álbum de solista,  “Sentimental Journey”. Lo curioso es que se trata de una colección de estándares de Johnny Mercer, Hoagy Carmichael y Cole Porter, entre otros. Algo muy alejado de la música rock/pop de los Cuatro de Liverpool. Sir Ringo diría que quiso inmortalizar las canciones que escuchó en su infancia, entre ellas ‘Night and Day”.



No será el único músico moderno que recuerde el tema de Porter. U2 grabará una cover en 1990.



A comienzos del siglo XXI, las versiones de Michael Bolton, Rod Stewart y del musico country Smoky Robinson presentarán la balada a un público del Tercer Milenio.



Como cierre final,  esta noticia. En octubre del 2021, se espera salga al mercado una nueva colección de duetos de Tony Bennet (quien recientemente ha anunciado su retiro) y la siempre vigente Lady Gaga. Entre las canciones escogidas se encuentra…por supuesto,  “Night and Day”.


lunes, 6 de septiembre de 2021

Aromas del Ayer: Yardley de Londres

 


Después de Woods of Windsor era casi obligatorio hacerles una reseña a los productos de Yardley de London, la casa de cosméticos y perfumes más reconocida en el Reino Unido y en el mundo entero, pero a medida que repasaba los nuevas fragancias me fui desilusionando. ¿Será que, en su tercer siglo de vida, Yardley ya no es lo que fuera?

Samuel Carver abrió la primera perfumería en el Londres de 1750, aunque su familia juraba que habían tenido una apotecaria durante la Restauración. El negocio original se habría incinerado durante el Gran Incendio de 1666. Tras medio siglo de hacer perfumes, la perfumería cayó en bancarrota en 1823 cuando fue comprada por Charles Yardley.



Esa es una versión.  otra es que William Carver se jugó a los naipes las ganancias de su negocio debiendo vendérselo a William Yardley,  su suegro, un fabricante de espadas. El hecho es que un siglo después de la apertura de la perfumería, los jabones y otros productos Yardley eran tan famosos que fueron expuestos en la Galería de Cristal durante la Gran Exhibición de Londres de 1851.



En 1873, Yardley crearía su más icónico perfume , la English Lavender Yardley, que yo de joven usaba para enjugarme el cabello.  Es diferente a otras aguas de lavanda debido a su ingrediente principal. Los Yardley poseían hectáreas de una variedad muy especial de la flor, la Lavándula Angustifolia.



Las señoras victorianas usarían perfumes importados de París, pero para jabón de baño, usaban el de Yardley. El éxito de la firma llevo a que fuese trasladada a la exclusiva Calle Bond en 1910.



Para la llegada de la Primera Guerra Mundial, Yardley tenía una variedad de perfumes con nombres tan llamativos como Victoria Bouquet (1897) , Nell Gwynn (1910)Enchantress (1912) y Murmullo de Bosque (1913) .



Para 1913, la perfumería Yardley se inclinaría por los semi soliflore comenzando en 1913 con Violetas de abril. En 1914,  tal vez para agradecer la rapidez con la que los australianos habían acudido a la llamada del imperio,  fabricaron Golden Wattle como homenaje al tipo de acacia que es la flor nacional australiana y en 1917 se podía comprar Lotus que poco tenía que ver con la planta egipcia ya que se trataba de lavanda disfrazada.





Acabado el conflicto bélico, Yardley se convirtió en la marca popular de las “Young Bright Things” de La Era del Jazz Británica. El más famoso de ese grupo, El Príncipe de Gales,  otorgó a la firma su primera Garantía Real en 1921. Y es que hasta en Buenos Aires el nombre Yardley era famoso. 



Para celebrar tanta fama, Yardley creo un perfume ‘formal”, no las colonias florales buenas para colegialas que se asociaban con la firma. Se trataba de Bond Street, junto con la Lavanda el perfume más celebre de Yardley. Como fue descontinuado hace poco, yo alcancé a olerlo en la galería de perfumes de mi madre. Era una mezcolanza de olores bastante común, me quedo con la Lavanda Inglesa.



A medida que las chicas ‘decentes ”comenzaban a maquillarse, Yardley creaba más productos de belleza para ellas. A fines de los ’30, nos cuenta Angela Lambert en su 1939: The Last Season of Peace, las jóvenes de la clase alta británica usaban Yardley y no solo humildes polvos talco. Durante la Segunda Guerra Mundial, a juzgar por la publicidad, hasta las mujeres en las fuerzas armadas usaban Yardley.



Sin embargo, serían los ’60 cuando el producto se volvería la marca de cosméticos más importante del Reino Unido con rostros famosos como el de Olivia Hussey promocionando sus lápices labiales y perfumes. Pero la joven intérprete de Julieta no sería el rostro más reconocido de los spots publicitarios.



 Ese honor recayó en una joven pequeñita y flaquita como una ramita (tiwig) que se volvió leyenda global con su figurita de nena y sus enormes pestañas. No solo Yardley capitalizó la figura de Twiggy también pretendió vender pestañas postizas como las de la modelo (que eran verdaderas) .



Incluso Yardley hacia trampa en su afán de tener iconos de la era como rostros de sus productos. Aquí vemos como se aprovechan de la imagen de Los Beatles para vender esta colonia.



A lo mejor esa es una medida tramposa, pero Yardley si se anotó un gol al contratar a Los Monkees para un comercial de Black Label. Es que para los 60, la firma había expandido su clientela y fabricaba productos para varones.



los 70 verían nuevas lociones y los spots saltarían de las páginas a la televisión. En 1972, la entonces desconocida Susan Sarandon le hace propaganda al perfume Daylight Encounter.



Al año siguiente tenemos a Lesley Anne Down, uno de los rostros más bellos del cine ingles de ese entonces, promocionando Caprice.



Y la gran dama de la escena británica, Dame Deborah Kerr, prestó rostro y nombre en 1976 para publicitar el famoso jabón de lavanda.



Para los 80 la marca ya era conocida. yo usaba su lavanda y sus jabones. Aunque también probé el Lirio de valle de 1988.  La Lavanda seguia siendo un favorito incluso en Venezuela omo atestigua este comercial de 1985.



Para fin de siglo estaba claro que Yardley era la perfumería inglesa por antonomasia con su promesa de “oler a un jardín inglés”. Eso explica sus intentos de soliflore como English Rose de 1997 , el Narcissus del 2000 y otros de los que no se sabe el año como Honeysuckle, Peony,  Jazmine y Lilac.  En los ’90 el rostro de Yardley era Helena Bonham Carter, pero a fines de la década varios reveses de fortuna comenzaron a afectar el manejo de una empresa cuyo nombre era leyenda.



En el 2008, la Familia Yardley vendió el negocio familiar a los Jatanias, pertenecientes a una de las cinco familias billonarias de la India. Bajo el patronaje de los Jatanias, los productos Yardley siguen vendiéndose. En términos de perfumería se han agregado nuevos nombres que pasan sin pena ni gloria y se ha cometido el crimen de reformular sus aromas clásicos.

El resultado que la Rosa Inglesa no huele a rosa, ni las April Violets huelen a violeta. ¿Será porque la flor se ha reemplazado con hoja de violeta que no tiene la misma fragancia?



Me compre una crema de lirio del valle de Yardley. Después de un rato el aroma se desvanece y toma su lugar un tufo grasiento repugnante. El Body mist de fresia, una fragancia exquisita, ahora ahoga la flor con cítricos, pimienta y jengibre y al final huele a fijador de cabello.

La peor experiencia es el Bluebell. A mí me encanta el aroma de la campanilla azul. En casa de mi madre a veces asomaban en el jardín para la primavera, pero esta colonia huele a aerosol y me provocó un ataque de alergia tan fuerte que devino en ataque de pánico.



Conclusión, Yardley e quedó en el siglo pasado, las reformulas de su nueva administración son malas copias. No he probado otros productos, pero me imagino (espero) que no hayan echado a perder los jabones.

¿Usaron Yardley alguna vez? ¿Han notado la diferencia entre los perfumes antiguos y los de este siglo?

lunes, 30 de agosto de 2021

Temas del Ayer: Runaway/Fugitiva



Aquí viene la segunda parte del regalo del Cumpleañero del Mes. Sir George espero te guste mi exploración de la trayectoria de “Runaway” de Del Shannon. Todo un hit de la Era del Rock que ha ameritado muchas covers en diferentes idiomas y el ser incluida en las 100 mejores canciones de la revista Rolling Stone.

Charlie Westover conocía a Max Crook desde antes de cambiarse el nombre por Del Shannon. Habían sido miembros de la misma orquesta en Michigan. En esa época Del había escrito “Little Runaway” ( Pequeña fugitiva)  y Max había inventado un nuevo instrumento el Musitrom, un cruce entre teclado eléctrico y claviolin.

Fue al agente Ollie McLaughlin al que se le ocurrió  grabar “Runaway” con un arreglo musical del Musitrom, pero que destacase el instrumento por sobre la voz de Shannon La canción fue todo un éxito llegando a ser la numero 1 en el Billboard en abril de 1961, y la quinta del año.  Fue la numero uno de los hit parades de Canadá, Australia, el Reino Unido, Nueva Zelandia y hasta en mi país,  Chile.



También debe haberlo sido en México donde ese mismo año, Los Hermanos Carrión graban la primera cover en español titulada “Se fue”. 



No sería la única versión en castellano. Aquí tenemos “Fugitiva” de Los Milos en España y con otra letra en 1962.



Y en Puerto Rico, Chucho Avellanet graba “Fugitiva” con una tercera letra.



El ’75, la grabó Sabú en la Argentina ¡con una cuarta letra!



“Runaway” tuvo versiones en muchos idiomas el mismo año en que Del y Merrill triunfaban con ella . Una fue “Madchenschreck” en alemán con John Dattelbaum.

En Francia se llamó “Mon amour disparu"y la cantó Orlando


Pero esperen,  esto fue en los 60. En 1974, el cantante holandés Dave se hizo cargo de la música de Max Crooky grabó en francés “Vanina” que se convirtió en todo un éxito.



Tanto que Dave le escribió letra en alemán “Mein Madchen Monika” (Mi chica Monika)



Y en español la llamó “Vanesa” (1975).  



Aunque la letra de la canción se haya reversionado no sabemos cuántas veces, el mérito de “Runaway” reside en su música y muchos artistas han querido experimentar con ese arreglo tan original de Max. De acuerdo con varios sitios el primer instrumental estuvo a cargo de The Chantays en 1962. Otros sitios dicen que fue precedida por The Hunters en febrero de ese mismo año.




Sin embargo, la Wikipedia adjudica el honor del primer instrumental a la Orquesta de Lawrence Welk. Ustedes son muy jóvenes para saber quién era Welk, un famoso acordeonista quien dirigió una orquesta de moderado éxito durante la Era del Big Band. Con el fin de la moda por esa música, Welk se dedicó a tocar polkas (era de origen ucraniano) a la par de estándares románticos.



En 1951 comenzó a producir su propio programa de televisión. Tanto público tenía el “Show de Lawrence Welk” que lo compró la ABC donde permanecería hasta su cierre en 1982.  para mi época, a Welk y su acordeón a veces le daba por crear arreglos de temas modernos, pero nunca le escuché “Runaway” El Show de Lawrence Welk todavía puede verse en canales retros aquí en Usa).

La versión de Lawrence Welk no es propiamente instrumental, ya que hay un tarareo de trasfondo. Lo que en inglés se conoce como “vocalise”.  En una entrevista con Bob Costa, Del Shannon dijo que era su cover favorita.



Concuerdo con él, porque vocalizar es como agregar otro instrumento a la orquesta. Ahora que me han vuelto los ataques nocturnos de pánico, recuerdo que comenzaron al llegarme la meno en el 2006.  Un modo de calmarlos era vocalizar con maullidos ‘Runaway” y cantársela al pobre Mauro que lo único que quería era dormir. Me pregunto que hubiera dicho Del Shannon si me hubiera escuchado.

Acabo de darme cuenta de que no he puesto una muestra de la letra y es porque no la recuerdo. Solo el estribillo “my Little run, run, Runaway” Es un ejemplo de cómo la música es lo que hace memorable a canción.

El mismo Del Shannon ha sido un cambia-letras. En 1967, sacó un cover de su propia canción. En 1986 recibió una pedido de la ABC: reversionar ‘Runaway” para ser el tema de entrada de su serie “Çrime Story” que tenía lugar a comienzos de los 60. Del no tuvo inconveniente y adaptó la letra al contenido de esta serie policial.



Hoy “Crime Story” y Runaway son material de nostalgia, pero que el tema sigue siendo un punto de referencia de su época es innegable. ¿Habías escuchado Runaway alguna vez?

miércoles, 25 de agosto de 2021

Canciones de Ayer: Al Di La

 



Para la Señora Norah:  celebrando su día, en recompensa por su ultimo combate con los inquisidores de las redes sociales y en espera de su cirugía y pronta mejoría. Para eso , elegí esta balada romántica. Se trata de un tema que en mi infancia causó mucho interés en ambos lados del Atlántico. Tras ganar el Festival de San Remo en 1961 tuvo versiones en casi todos los idiomas europeos, pero ha sido los intérpretes de habla hispana los que han traído a “Al Di La” hasta el siglo XXI.

Carlo Donida y Mogol escribieron este tema que sería defendido por Betty Curtis en el Festival de San Remo en 1961, ganando el certamen. Ese mismo año, Betty representaría a Italia con “Al Di La”  llegando al quinto lugar en el Festival de Eurovisión.

El tema que se traduce como “Mas allá” era tan pegajoso que pronto lo grabarían grandes voces en Italia como Miva, Claudio Villa, Doménico Modugno,  Tony Dallara, quien se había rehusado a competir con ella en San Remo, y Luciano Tajoli. La versión Tajoli alcanzaría el tercer puesto en el Hit Parade italiano.



Sin embargo, la versión más conocida es la de Emilio Pericoli. Es la que llega al público estadounidense gracias al popular filme “Aventura en Roma” con Suzanne Pleshette y Troy Donahue que se casarían después de la filmación.

La química entre ambos actores era patente y mucho mas en esta escena en la que él le traduce lo que Pericoli canta. El ambiente de una taberna romana, la música y la declaración de amor de Donahue usando las palabras de la canción,  la convierten en el desiderátum de las escenas de amor y a “Al Di La” en la perfecta canción romántica.



“Aventura en Roma” es de 1962, pero ya antes el tema había cruzado fronteras y ameritado versiones en otras lenguas. La primera fue de Beti Jurkovic y en serbo croata se llama “Ïznad Svega”. La siguió “Kaikkialla” de Laila Kinnunen que fue grabada en Finlandia.






“Par de La” la versión francesa de 1961 no la he encontrado, pero si la del tenor Luis Mariano de 1962.



En ese año, la hace famosa,  en versión bilingüe,  Connie Francis con la que llega al puesto 13 de Billboard.  Pronto la cantaran italoamericanos como Jerry Vale, Joni James y Sergio Franchi.



En 1964 le toca a Alemania tener su versión en la voz de Margot Eskens:  “Liebelei is leider keine Liebe”.



Se dice que la primera versión instrumental fue hecha en Italia por la orquesta de Giorgio Semprini Jr. De ahí cruza el océano y en America la graba, ente otros,  Xavier Cugat en el ’62. Un año más tarde tenemos la versión del ecuatoriano Pepe Jaramillo en Sudamérica.



No serán los únicos latinos en interesarse en esta canción tan romántica y fácil de traducir al castellano. En 1962 el mismísimo Lucho Gatica prestará su voz para “Más allá”.



En México la entonarán tríos famosos como Los Tres Diamantes y Los Panchos, pero la mejor versión es la de Javier Solís del ’63.





En Venezuela la cantará Mirla Castellanos en el ‘61.



En España no he podido encontrar versión antigua, pero aquí tenemos a Django en la Nochevieja del 2001.



Y los que vieron hace dos años “El Irlandés” de Martin Scorsese, la recordarán de la banda sonora. Se trata de la versión de Jerry Vale.



¿Conocían esta canción?  ¿Cuál es la mejor versión?

 



lunes, 9 de agosto de 2021

Aromas del Ayer: White Jasmine de Woods of Windsor

 


Después de la rosa, el jazmín es la flor más aromática y la más usada en la perfumería. Pero pocos perfumes pueden capturar el elusivo aroma de la flor. Si tuviera que elegir el perfume ideal con esta fragancia iría por el Jazmín Blanco de Woods of Windsor. Comencemos entonces hablando de esta antiquísima casa perfumera.

Fue por los 1770 que, a la sombra del Palacio de Windsor, en Berkshire nacía la apotecaria Woods of Windsor que por más de un siglo se encargaría de los perfumes de la realeza. No se sabe cuándo cerró. Lo que sabemos es que, en 1970, el matrimonio,  compuesto por Roger y Kathleen Knowles, compró la vieja farmacia, y al hacer la limpieza encontró un viejo libro de recetas de perfumes.



Armados con este conocimiento los Knowles le entraron al negocio de la perfumería. Su primer aroma en el mercado fue True Rose. Para 1974 ya vendían dos nombres que los han hecho famosos:, lavanda y Lirio del Valle. Todavía pueden comprarse en Amazon

En 1981, los Knowles crearon una colonia para después de afeitarse y siguieron con sus perfumes que parecían soliflores, aunque no lo eran del todo puesto que se le agregaban otras esencias a la principal. Pará los 90, la firma era conocida en toda Inglaterra y la tienda Harrod los tenia de proveedores de sus perfumerías. Así cruzó Woods of Windsor el Atlántico. A mí me llegaba un cataloguito a casa con todos esos perfumes exóticos que juraban ser de orquídea, flor de durazno y el excelente Mimosa, hoy discontinuado.



En el siglo XXI, a la firma le ha ido bien, produce no solo perfumes sino también cremas corporales y de manos, polvos y jabón baño. Tienen un sitio web desde donde se les puede encargar directamente. A pesar de que la mayoría de sus productos se pueden conseguir vía Amazon. En esta última década les ha dado con combinar aromas en mezclas rarísimas: peras con ámbar, bergamota con neroli, y un par que he probado. No recomiendo orquídea azul con lirio acuático. ¡Realmente no huele a NADA! Y la combinación granada e hibisco huele a vino podrido. Mejor se quedan con los soliflores.

En los 80, Woods of Winsor sacó al mercado una colección llamada Flores para las Hadas y uno de esos perfumes era de Jasmín. En el 2002 se reformuló bajo el nombre de White Jasmin.  El jazmín, originario de la China, es un arbusto con flores de aroma exquisito. se cultiva en diferentes tipos Entre las jasminaceas está el exótico jazmín árabe o sambac, el amarillo o italiano, el japones que en ingles se llama primrose, el tremendamente aromático jazmín de España y el blanco que en Australia es considerado una maleza.



 Su nombre viene del persa y significa “regalo de D-s” Verdaderamente es un regalo divino. Es comestible, en el Oriente se usa para perfumar el arroz basmati y una taza de té de jazmín es perfecta para quitarte el dolor de barriga después de una deliciosa, pero pesada, comida china. A pesar de los diferentes colores y nombres, el perfume no cambia mucho de flor en flor.



Mi madre favorecía el Jazmín de España que cultivaba en grandes macetas de greda al aire libre. este jazmín florecía en primavera y principios de verano. yo me llevaba un ramo al cuarto y su perfume me ayudaba a dormir en noches calurosas.



Cuando las flores se secaban, yo las guardaba en frasco para hacer potpurrí con ellas y en aromaterapia el aceite de jazmín sirve para alejar la depresión. oler ese popurrí me lo confirmaba.  El jazmín blanco no es tan intenso como la variedad chilena, pero lo suficientemente aromático para crear un buen perfume.

Aunque muchas fragancias en el mercado juren que su base es este arbusto, no lo parecen. Los mejores son el Jazmín Noir de Bvlgari cuyas bases son el exótico Sambac y que es muy adecuado para las noches de verano. Para los días veraniegos aconsejo los Wild Pikake de Royal Hawaian Perfumes y Waikiki Pikake de Pacífica. Pikake es el nombre que dan en los ares el Sur al jazmín.



Woods of Windsor contiene el suficiente jazmín para considerarse un soliflore Se dice que su fórmula es jazmín e Ylang-Ylang. No es cierto, se trata de una combinación de jazmín con hojas verdes, musgo, sándalo y azahar lo que lo hace un perfume verde, en la categoría de Emeraude y de Bambou.



Los productos Woods of Windsor pueden adquirirse directamente de la tienda online de la firma. Aunque exportan fuera de Inglaterra, no pueden enviar aerosoles al extranjero. EN USA y en España se pueden adquirir en los Amazon locales.