martes, 25 de octubre de 2022

Milo, Cocoa Raff, y la Paila con Huevos: Los desayunos de una Latina de Ayer

 


Hace una década, cuando abrí este blog,  tenía muchos temas en mente que pensaba tratar. Con el tiempo algunos,  como los perfumes y la moda,  superaron a otros. Quisiera ahora retomar el de la comida y comienzo con Los Desayunos del Ayer. Una ironía es que ya no tomo desayuno, pero en mi memoria resaltan los de mi infancia trayéndome recuerdos de sabores cálidos y deliciosos, aunque no el del infame Milo. En esta entrada voy a evocar los sabores matinales de Los Sesenta porque esa década corresponde a mi infancia, pero me gustaría que compartieran conmigo sus experiencias con el desayuno en sus años mozos o en la época escolar..

Desde que regresé a Nueva York que no tomo desayuno. Dependiendo de la hora en que me levante,  que puede ser entre seis de la madrugada y 10AM,  solo me bebo un vaso de jugo de manzana. A lo más comeré alguna fruta que mi estomago todavía soporta (bayas y piña) . Mi hermano, cuando no trabaja, se levanta al mediodía, por lo que no tengo que encargarme del desayuno. Muy rara vez ( si ha salido temprano y vuelve a hora de desayuno)  me trae un café con leche y un bagel con queso crema, un desayuno estándar de neoyorquinos acostumbrados a comer a la carrera.

Cuando nos trasladamos a este departamento, planeé invitar a mis amigos a grandes brunchs con ensaladas de fruta, cocoa con malvaviscos, English muffins y tostadas francesas. La pandemia acabó con mi vida social y con mis ganas de cocinar. El desayuno se convirtió en cosa del pasado y cuando he ido a algún deli a hora de desayunar nada me sabe igual. La edad te va restando las papilas gustativas y solo queda en tu mente la ilusión de sabores pasados. Esos son los que busco rememorar e inmortalizar con este recuento.

Los Años del Milo

No recuerdo haber tomado desayuno antes de ir a la escuela. Obviamente debo haber comido algo temprano todos los días, pero no tengo memoria de rituales. Posiblemente, antes de mi cuarto año de vida,  me daban una mamadera (biberón, mamila) , pero ya para 1964 era imposible obligarme a consumir leche fresca a menos que estuviese combinada con otro producto.

Creo que la facilidad para olvidar mis primeros desayunos se debe a que no tenía horarios ni para dormir ni para levantarme. Algo que cambió al convertirme en escolar en 1966. Mis mañanas comenzaban en la oscuridad helada de otoño que devenía en invierno. En ser arrastrada de mi camita tibia a un baño de agua medianamente caliente, a ponerme las prendas engorrosas de mi uniforme,  y a sentarme en la cocina donde,  bajo una luz mortecina,  me servían el desayuno.

Como mi hermano iba al kindergarten en jornada de la tarde,  dormía a pata suelta hasta las diez. En cambio, yo era enviada a pie en mañanas grises a un sitio que no me apetecía para nada. Aunque había abrazado con entusiasmo la idea de ser colegiala, a los tres meses de comenzado el año escolar me di cuenta de que por más que me gustase estudiar y del cariño que les había tomado a algunas maestras,  mi escuela y yo no nos llevábamos.

                                               La del flequillo en primera fila soy yo en la era del Milo

Había comenzado un bullying inexplicable de parte de mis compañeritos. Era físico e iba desde patadas en la fila hasta empujones que me traían rodando por las escaleras. Verbalmente se me hacía sentir que era un pájaro raro. Ir a la escuela se volvió una ordalía y el desayuno era parte de ese tormento.

Creo que el desayuno consistía en pan con mantequilla,  tal vez mermelada. No estoy segura porque nunca los ingería. El plato principal era un tazóndel porte de un plato de postre de un brebaje repelente que los niños de todo el mundo conocen como Milo.



Habrá quien cante loas a este producto. Yo creia que  se originó en la Madre Patria,  y que vino en las carabelas de Colon, pero he descubiero que es un producto de Nestle y que se bebe en todo el mundo. Habrá quien vincule su repelente aroma a felices remembranzas infantiles. Para mí el solo olerlo y ya regreso a días de martirio. No sé si era el tufo metálico y artificial,  o el color que recordaba al agua de fregadero lo que me predisponía en contra de la bebida, pero al primer sorbo las náuseas me invadían.



Curiosamente en mis “primeros año de Milo” no vomitaba ni me quejaba, pero mientras recorría las pocas cuadras que me separaban de mi escuela sentía como en mi estomago flotaba el infame bebedizo como agua en una batea. Con suerte,  pasada las oraciones matinales (era una escuela católica como lo era yo entonces) y la primera clase,  ya me sentía mejor. Eso duraba hasta otra tortura.



Por orden del gobierno de Don Eduardo Frei, era obligatorio que toda escuela pública y privada sirviese leche a media mañana, para evitar el raquitismo de los niños que no tenían recursos para desayunar en casa. Esta magnífica medida,  en mi caso,  se volvía un suplicio.

“La hora de la leche” era todo un ritual. Subían de la cocina dos niñas privilegiadas cargando una jarra de metal y un saco de tazas plásticas tan viejas y usadas que ya estaban como despellejadas en su interior. Aparte del asco de esos tazones verdes y peludos, estaba el líquido. Lunes y jueves le ponían una cucharadita de esencia de vainilla. Martes y jueves una cucharada de…¡Milo! La ausencia de azúcar hacia el líquido insípido y nauseabundo. Solo el viernes era aguantable porque se le agregaba harina de maíz tostado con lo que se confeccionaba una bebida autóctona conocida por los araucanos como “ulpo”(una especie de atole). Aun sin azúcar, el ulpo era delicioso.

Sin embargo, en los otros días, la combinación del Milo no digerido aunado a esa leche me provocaba vómitos diarios. Me pasaba el recreo (media hora) en el baño lo que causaba la ira de mis compañeras puesto que solo había un baño de mujeres en toda la escuela que originalmente había sido el hogar de la directora.



Por suerte, Mi Ángel de la Guarda encontró un par de maneras de acabar con el Milo para desayuno y colación. Antes de irse, Mi Nana Yolitaque había estado con nosotros desde mi nacimiento le comentó a mi madre que a mí me caía mal el desayuno. Como igual tomaría leche en la escuela, mi madre me permitió saltarme la primera comida del día. En cuanto a la leche diaria, encontré un modo muy pillo de eludirla. Me ofrecí a lavar las tazas, así escamoteaba mi tazón medio lleno y vaciaba el líquido en el fregadero. Hoy me siento culpable al pensar en los niños que necesitaban de esa leche, pero ni modo que mi aparato digestivo la aguantase. Si solo le hubiesen puesto un poquito de azúcar…

En mi segundo año, mi madre enfermó de gravedad y estuvo casi todo el año escolar recluida en una clínica en Santiago. La casa y nosotros quedamos en manos de mi padre, el hombre menos doméstico de la tierra. Aun así, no me canso de decir que fue uno de los mejores años de mi vida y que mi casa funcionó,  bajo la egida paterna,  como reloj.



A mi padre no le gustaba el Milo por lo que lo desterró de las listas de mercado, reemplazándolo por líquidos más digeribles. En cuanto a la leche escolar simplemente le expliqué a la maestra de grado que habiendo tomado desayuno en casa no quería cargarme más el estómago. La Miss Teresa, mujer buenísima y muy sensata (aunque no le gustaba verme leyendo Mujercitas a los 7 años) lo comprendió y me eximió de la horripilante leche.

En tercero básico ya no nos servían leche, pero mi madre regresó a nuestras vidas con una lata de Milo bajo el brazo. Ella siempre había tomado desayuno (incluso los fines de semana)  en cama y mucho después que habíamos partido a la escuela, pero en 1968 había abierto una boutique y se levantaba más temprano. Aunque seguía tomando desayuno en cama,  ahora lo compartía con nosotros. Ponían una mesita en su cuarto y nos observaba tomar desayuno con el infaltable Milo.



Pronto descubrí otra argucia. Si bebía el Milo muy de prisa, me atragantaba y corría al baño a devolverlo. Los vómitos eran causal para faltar a la escuela y yo mataba dos pájaros de un tiro. Solo que tas un par de meses mi madre descubrió, no mi pillería, pero sí que el Milo y mi estomago no se llevaban. Hizo que lo reemplazasen por brebajes más ligeros como el té de jazmín que les compraba a los dueños del Restaurant Pekín de Valparaíso.

A mí me da un poco de vergüenza escribir estas líneas porque el Milo sigue siendo amigo de los niños y un componente importante del desayuno escolar de Latinos de Hoy, pero para mí siempre será una opción infernal que asocio con mis tristes años de primaria.



El Desayuno Sabatino.

Mis recuerdos más felices de mi infancia rara vez van asociados a la escuela. Tal vez el inicio del año escolar en marzo, o después de las vacaciones de primavera en septiembre, pero mayo-agosto entre el 1966 y el 1972 son épocas que quisiese olvidar. Eso no quiere decir que fuese eternamente infeliz. Existían los veranos, las vacaciones de invierno y primavera,  y muchos días feriados que abarcaban los fines de semana.

Los domingos,  a menos que estuviese enferma,  no había desayuno. Entre 1966 y 1972, yo acompañaba a mi padre a misa por lo que incluso antes de mi Primea Comunión, íbamos en ayuno ambos. No recuerdo a qué hora era la misa, peros solíamos regresar al mediodía coincidiendo con la llegada del repartidor de empanadas que venían frescas y calientitas para el almuerzo dominical. Por eso nos saltábamos el desayuno.

El sábado era otra historia. Ese día teníamos permiso de desayunar en compañía de nuestro padre en el comedor principal. Si no fuese ese ya un factor impresionantes, se le agregaban cambio total de menú. Ese día vivíamos el milagro de la paila con huevos.





Una paila es una sartén en miniatura. Las hay esmaltadas, de aluminio o de acero inoxidable. También de greda que le da un sabor estupendo a su contenido. Tiene dos asas y en ellas se preparan exclusivamente huevos revueltos o fritos y se lleva directamente a la mesa en ese mismo recipiente. Hay quien gusta de agregarle jamón, tocino o salame. Otros le ponen un poco de leche, otros la espolvorean con perejil. Yo soy amiga de que en una paila únicamente entren los huevos enteros y el aceite necesario para cocinarlos.



Lo importante es como deben ser cocinados los huevos. Si un poco crudos y jugosos (runny en inglés) o secos hasta el punto de omelette. A mí me gustan en un punto medio, que no sean tortilla, pero tampoco que resumen babas.

Mi padre los pedía con jamón, nosotros lo pedíamos solos.. Aunque la paila venia acompañada de un “chocozo” (pan batido, marraqueta),  yo casi no le prestaba atención al pan. Apenas un trocito para empujar el huevo. Hoy,  que  muy a lo lejos puedo comer un huevo cocido, el placer de la paila se agranda tal como el sabor en mi memoria.



La paila, reconocida como una característica del desayuno chilensis, no era el único ritual del alimento sabatino. Tras retirar nuestras pailas (cada uno tenía la propia) y limpiar las migas,  llegaba una bandeja con servicio de café, pero no lo era. A mi padre le servían su café con leche separado, nosotros en cambio entrabamos en el reino de la Cocoa Raff.

Ya el hecho de que no nos la sirvieran en los bastos tazones del Milo, la hacía especial. No señor. La Cocoa Raff merecía algún servicio de porcelana de mi abuela paterna. De esos, que el bisabuelo trajo a Chile en uno de los barcos de su naviera Braun&Blanchard y que si uno les examinaba el trasero veía un membrete que decía Sevres,  Saschen , Made in England o simplemente China (la milenaria, no Taiwán)

Aunque la Cocoa Raff sigue confeccionándose en Chile, la de los 60 tenía un sabor especial, incluso diferente a otras cocoas y cacaos . Por empezar no venía en polvo como el Chocolate Serrano que compraban para hacer postres y repostería. Se trataba de una crema casi compacta, que debía sacarse con cuchara de madera de la lata de color parecido al contenido. Esta pasta que parecía betún de zapatos se ponía en el fondo del tazón,  se vertía sobre ella la leche hirviendo y espumosa y se revolvía hasta que la leche adquiría un tono de corteza de castaña, muy diferente a pálido rosa carne del Milo



Fue una firma inglesa Weir, Scott y co. la que mercantilizó la cocoa por primera vez en 1866 . De ahí el dicho “del año de la cocoa”. La Raff fue inventada por Rafael Fariña. Ya para cuando nació mi padre (1935),  el producto estaba en manos de Los Hermanos Salinas que la mercadeaban.. Sus ingredientes que la hacen inolvidable eran cacao en polvo, malta y una cosa llamada peptoma que creo era la que le daba ese sabor particular. Un sabor que,  como anunciaba el envase,  era “peptomizado”.



A pesar de que la cocoa ya era dulce nos ponían un azucarero en la mesa, pero mi diabética madre solicitaba de las nanas un truco para evitar el consumo de azúcar. Antes de verter la leche le echaban en el tazón una cucharadita de leche condensada y la revolvían incorporándola a la cocoa. Después de eso no necesitaba más endulzantes.

En mi infancia, la Cocoa Raff era el reconstituyente más celebre de Chile. No solo lo bebían los niños como parte de una campaña en contra del raquitismo, también las mamás después del parto, ¡Incluso la gente que sufría de colitis y hasta los neuróticos depresivos!  Hoy a la Cocoa Raff se sigue vendiendo, pero en polvo. Ya no sabe cómo antes y debe competir con productos extranjeros como Quick, Cola Cao, y el infaltable Milo.



Desayunos Veraniegos

En el Chile de Los Sesenta, las estaciones estaban muy marcadas , o al menos lo estaban en mi provincia de Valparaíso. El clima regulaba todo incluso los alimentos. La mejor época del año para los escolares como yo y mi hermano era la que comenzaba acabada la revista de gimnasia,  los exámenes y otros rituales de fin de curso que precedían las fiestas decembrinas. Duraba hasta marzo en que volvíamos a clase. Esos eran los días de andar descalzos por la casa, de comer frutas hasta empacharnos, de ir a la playa, de ver tele hasta tarde y de ir a “Los Juegos”. Así llamábamos a la feria/parque de diversiones que se instalaba en el Estero Marga-Marga,  justo delante de mi casa. Viña era muy excitante en el verano para chicos y grandes y eso afectaba hasta el desayuno.

Experimentos Maternos

Nosotros nunca fuimos de jugos de fruta. A las nanas les aburria apachurrar naranjas con esos extractores tan antiguos y tan incomodos. No se vendían ya preparados como hoy. Una excepción eran los Nectares Watts que venían en botellas pequeñas de vidrio y solo en tres sabores: durazno, damasco y pera. A mí me sorprendió ver, cuando mi padre se fue a trabajar en Rancagua,  que en el hotel donde vivía nos traían con la paila de huevos y kilos de hallullas tostadas, botellitas de Watts. Muy simpático, pero no creó en mi lo que hoy sigue siendo un ritual mañanero:  el jugo de fruta.



Acabo de recordar un verano en que a mi madre se le ocurrió darnos… ¡zumo de zanahorias! Creo que fue el del 67-68, poco después que sufrí de unas fiebres cerebrales que me tuvieron al borde de la muerte. Mi madre quedó preocupada de que necesitase vitaminas y compró una prensa de metal en la que se exprimía el jugo de limón para el pisco sour, el de naranja para las Macedonias de Frutas y en el que se prensaban varias zanahorias. El zumo extraído se colaba con un lienzo y se servía en vasos pequeños. Por mínima que era la cantidad no dejaba de ser inaceptable. Ahora era mi hermano el que lo vomitaba, así que el experimento también desapareció, pero lo siguieron otros.


                                                  Exprimidores antiguos

Yo nunca he sido de cereales ni por haber vivido un cuarto de siglo en suelo useño, y menos de avena. Un veranono recuerdo cual a mi madre se le ocurrió que tendríamos “un desayuno inglés.  No con diversos alimentos fritos en el mismo plato, ni arenques ni té negro. Lo que nos esperaba en la mesa estival  (en el verano nos permitían comer en el comedor)  era un potaje horrible que a primera vista parecía comida de bebé o un risotto mal hecho.



“ Es porridge” nos anunció mi madre con gran sonrisa. Intentamos comerlo, pero ..¡qué asco! No nos la podíamos con esas gachas. Para tentarnos, mi madre nos puso sobre la avena blanca una buena cucharada de mermelada de moras. Con ese disfraz, nos animamos a tragarnos otra cucharada, pero a mi padre se le ocurrió soltar en ese momento un epitafio para el porridge. “Tienen suerte. lo comen con mermelada. Cuando yo era chico le plantaban una cucharadota de aceite de hígado de bacalao, y no se imaginan la hediondez a pescado…”. No oímos el resto, nos vinieron arcadas y salimos huyendo del comedor cubriéndonos la boca con las manos. Ese fue el fin del experimento cereal.

Mas Alla de los Huevos Revueltos

Lo próximo tuvo que ver con huevos. Aún en verano, seguíamos disfrutando de nuestras ricas pailas, pero con los calores veraniegos, a mi Ma se le ocurrió que comiéramos algo más fresco. De ahí vino el “huevo a la copa”. Se llama así porque originalmente en los restaurantes europeos se servía en una copa. Es lo que se conoce también como “huevo pasado por agua” y que lo sirven en las películas en un contenedor muy bonito con cascaron y todo.



Es un huevo duro que se saca del agua hirviendo antes de cuajar. A nosotros nos lo servían en tazas de café grandes, sin cascara,  solo el interior anaranjado y un poco baboso. Le echábamos miguitas de pan para absorber la clara medio cruda . Con un poco de sal eran bastante aceptables. Mi padre los odiaba. Un verano en que teníamos suplente ya que la nana de planta estaba de vacaciones, la chica ( que parece que no lavaba bien la loza)    usó una taza de huevo a la copa para el café de mi padre. Los rugidos paternos se oían hasta la Cordillera de los Andes “¡esté café huele a huevo crudo!”.

Una nueva aventura con cascarón me llegó un domingo que,  al regresar de misa,  encontré a mi hermano en la cama de mi mamá compartiendo su desayuno que consistía en algo extraordinario: un huevo crudo. Mi madre tenía predilección por las cosas crudas: verduras,  mariscos que solo consumía (como yo ahora) fuera de casa, tártaros,  y huevos.

El huevo a la ostra es una cura perfecta para resacas ( curdas, monas, caña) y pareciera, según Google,  ser un invento chileno, pero no es así. Lo inventaron en ese paraíso de bebedores llamado Australia y su nombre original es Murrumbidgee Oyster. Bajo el nombre de Prairie Oyster, se convirtió en una cura para el amanecer de juergas trasnochadas entre los Bright Young Things británicos  (lo mencionan Isherwood y Woodehouse) y de ahí pasó al Hollywood de los 30.



(NOTA. En la Wikipedia rusa leí que era alimento de los pioneros del Far West en sus largas caravanas por las Rocallosas y de ahí otro nombre “Rocky Oysters”.)

Mi  madre lo tomaba por razones de salud y nosotros lo adoptamos. Aunque parecía asqueroso, si cierras los ojos y te plantas un sorbo el sabor es muy estimulante como el de una mayonesa liquida picante y con especias. No pararían ahí los experimentos “hueviles” de mi madre.



Con el calor del verano, los líquidos calientes no eran bienvenidos. En su afán de alimentarnos bien mi madre recurrió a varias estrategias. Una era la famosa malta con huevo. Aunque la idea de agregarle un huevo crudo a una bebida puede parecer repulsiva,  no es única de Chile. En otros países se le agrega a cocteles y se le conoce como Flip. En Chile es parte de nuestro coctel nacional, la vaina,  y del (no-tan-nacional)   pisco sour , aunque ahí solo se le agrega la clara al combinado.



La malta con huevo nos gustaba mucho. Nos la servían en vasos altos de vidrio verde y daba la impresión de que estábamos bebiendo cerveza como los grandes. Mi idilio con la malta con huevomuy buena para madres durante el periodo de lactancia acabó con una pesadilla. Soñé que de mi vaso verde salían babosas negras. Le tomé un asco al líquido que nunca más he podido superar.



Entonces mi madre lo reemplazo por un brebaje que hasta el día de hoy me encanta: leche con…Se trata de una versión de los licuados (shakes) anglosajones. Consiste en batir en la juguera leche fría, un poco de azúcar y fruta que en nuestros casos podían ser banana o frutillas (fresas). El resultado era/es siempre exquisito.




Lácteos y La Alquimia del Yogurt

Aunque uno o dos vasos de estas leches eran suficientes para calmar nuestro apetito,  el desayuno veraniego también contenía huevos , pan y otros productos lácteos como el quesillo. No confundir con el postre venezolano, el quesillo (que no he encontrado en ningún otro país)  es parecido al quark alemán (cuajada) , por lo que es posible que sea otra aportación germana a nuestra gastronomía. De hecho, los alemanes nos trajeron un cheesecake hecho de quesillo.

                                          Quesillo venezolano
 
                                                      Quesillo chileno
                                              Kuchen de quesillo o cheesecake , receta germano-chilena

Es un queso fresco, blanco, semi blando, de textura como de flan. Es menos salado que el mozzarella y no sirve para pizas. Se come en ensaladas o solo en tajadas . Es muy amigo de las dietas porque tiene pocas calorías y cae liviano. No es bueno con pan y a nosotros nos lo daban con las galletas de agua o soda. A veces se reemplazaba el quesillo con queso de cabra, más salado y de sabor fuerte.

                                                Ensalada caprese con quesillo

Los lácteos tuvieron que ver con otro experimento materno. Un día mi madre llegó a casa de su tienda con un gran frasco de vidrio que llenó de leche y puso al fuego en una paila de agua. Aunque ya conocíamos el truco del Baño Maria (inventado por la gran alquimista Maria Hebrea) para hacer flanes, nos preparamos a ver algún experimento químico . Sensación aumentada por las cripticas explicaciones maternas de “es para hacer pajaritos”  Como los pajaritos que conocíamos eran los que vuelan o los pericos que guardábamos enjaulados,  pusimos cara de interrogación. “No, tontos. Son pajaritos para hacer yogurt” nos anunció con tono de suficiencia y nos ordenó mantenernos lejos del frasco que cubrió con gasa y depositó en un lugar recóndito del repostero..

                                                     "pajaritos"

A la mañana siguiente,  la seguimos en la ceremonia de develación del misterio. Esperábamos ver salir del frasco o palomas como de la chistera de un mago,  o algún homúnculo. La desilusión fue mayúscula cuando lo que vimos en el fondo eran prosaicas coliflores. Aunque mi madre nos explicó que era grasa y que de ahí sacaríamos esa misteriosa palabra “yogurt”, nos desinteresamos del proyecto. Lo terrible es que mi madre también se olvidó. Una semana más tarde fuimos todos a ver y encontramos algo podrido que olía leche cortada.

Los entendidos reconocerán en todo este proceso alquímico la producción del kéfir turco que lleva a la elaboración del yogurt. No acabaron ahí nuestras aventuras yogurtianas. Sintiendo que nos había defraudado, mi madre contactó a la firma Yeli (que también hacia quesillo) que fabricaba yogurt y le encargo al lechero que nos lo trajese junto con la leche diaria.



Los yogures Yeli venían en simpáticos envases,  mitad botella de leche,  mitad pote de mermelada que las nanas luego convertían en mini floreros. Su monograma era una vaquita sonriente y su contenido igualmente amistoso. Sobre todo, si se le mezclaba con mermelada de damasco o moras. Los yogures se convirtieron en los favoritos de los desayunos estivales.



Una ironía es que por deliciosos que fuesen los desayunos,  pasaron a ser la comida más dispensable del día. Aunque conservábamos el ritual de la compañía paterna sabatina,  los días de semana nos encontraba con los adultos desaparecidos y nosotros obsesionados con el panorama que nos esperaba Solo queríamos apurar la colación y salir a la calle a divertirnos. Tomábamos nuestros vasos de leche en la cocina de pie,  y comíamos nuestro yogurt apoyado en la puerta del patio guardando la última cucharada para el perro de turno.

Lo que hubiese podido ser un ritual familiar devino en un rito precursor de golosinas más exóticas que formaron parte de nuestros veranos viñamarinos: helados en la playa, barquillos rellenos de dulce de leche (Cuchuflis) en la plaza, anticuchos en Los Juegos,  y cabritas (palomitas de maíz)en el cine. El desayuno pasó a perdida.

                                           Cuchuflis

El Fin del Desayuno

A partir de 1970, cuando yo me convertí en ‘Señorita” oficialmente, mi madre observó que yo vomitaba si desayunaba antes de ir a la escuela, pero que eso no sucedía en días en que me quedaba en casa. Sin asociar mis problemas estomacales con la ansiedad que me provocaba ir a un sitio donde me esperaban malos ratos, creyó que se trataba de un problema de movimiento y sentenció “A La Neni se le revuelve el estómago salir a la calle después de comidas”. No se me dio más desayuno en días escolares y se aumentó mi colación. La colación es un tema que merece nota aparte, pero hasta el día de hoy no puedo desayunar si tengo que salir después.

Por años lo único que ingerí era un vaso de jugo de naranja. En los fríos inviernos neoyorquinos, eso puede resultar contraproducente y en dos ocasiones me desmayé por solo llevar liquido helado en el estómago. Los desayunos deben ser primordiales en la temporada invernal. Fue así que en USA descubrí el placer del desayuno a media mañana, sobre todo después de haberme levantado a las 6Am para enseñar una clase a las 8AM: Cappuccino y muffins en la cafetería de la universidad;  tostadas francesas en algún bistró de Manhatta; , torres de panqueques rezumando sirope en IHOP.



Hablar de mi relación con los desayunos americanos llenaría páginas .Este artículo es para presentar mis experiencias en America Latina con las primeras comida del día y escuchar las de ustedes. Yo he comido medias lunas y café con leche en Buenos Aires, huevos rancheros y chilaquiles en el DF, e inolvidables los Hot Cakes de Sanborns, pero no tengo mucha experiencia con desayunos en el resto del continente o en España.

Una excepción es un desayuno hondureño. En el verano de 1987, mi ahijada Mérida que trabajaba en mi casa de lunes a viernes,  se sorprendió al verme salir (estaba dando un curso de verano en Queens College) sin desayunar. Tanto se empeñó en darme de comer que , como me venía recoger una alumna en su carro, decidí no menospreciar el festín .

No he visto desayuno más pesado o mayor concentración de frituras matinales desde el desayuno inglés. Mérida freía un huevo, una porción de frijoles (porotos, pero los rosaditos) ya cocidos,  y plátanos. Con eso llenaba un platillo grande y yo me lo zampaba con gusto. Hoy que apenas puedo comer sin retorcerme de dolor, es lo que encuentro más asombroso,  esa facilidad para digerir ese festín matinal.



Antes de sentarme a la mesa, me plantaba un vaso grande de Tropicana y acababa el desayuno con un tazón (mug o “mugres” como los llamaba mi padre) de café con leche. Es increíble, Ni el vaivén del automóvil, ni la dinámica de dictar clases por dos horas y sin aire acondicionado,  me afectaban el intestino. De hecho, el pícaro desayuno me daba energías. Fue en septiembre que el cuerpo me pasó la factura y se me reventó la úlcera, pero como hubo media docena de motivos para ese desastre, no puedo culparlo en el delicioso refrigerio hondureño.



Y aquí me detengo. Hora es de escucharlos a ustedes Latinas/Latinos/Latines de ambos lados del Atlántico . ¿Cómo fueron sus desayunos infantiles?  ¿Hay alguna comida/bebida que les traiga nostalgias? ¿Les daban leche u otro alimento en la escuela? ¿Había algún ritual especial que acompañe esos recuerdos?

martes, 3 de mayo de 2022

Bolsas, Frascos y Cajas de Dulce: El Reciclaje de la Latina de Ayer y la de Hoy

 


Creemos que el reciclaje es cosa moderna, pero las Latinas de Ayer han estado reciclando por décadas, dándole un nuevo uso a envases, papel de embalar,  y hasta a cajas de bombones. Hoy podemos hacerlo, para  evitarnos  gastos innecesarios,  sobre todo en el área de la organización.

Orden en la Mesita de Noche

Para quienes no me conocen, mi mayor defecto es el desorden. Debido a mi edad y a problemas de salud, la limpieza y el orden se han convertido en verdaderas torturas que trato de remediar echando mano a diversos recursos.

Para darles un ejemplo, me atrevo a mostrar el desastre de mi mesita de noche (velador como la llamamos en Chile).




Mi desorden

La solución la aportó mi hermano. Para San Valentín me regaló este trio de útiles objetos que en total(incluyendo impuestos) no salió más de $50. Como ven,  no ocupan mucho espacio, presentan una variedad de mini cubículosmás dos cajoncitospara organizar objetos de diferentes tamaños.

                                  Y llega el orden

La del medio trae un envase para los toallitas de papel que, debido a mis alergias y otros problemas respiratorios, necesito cerca de mí constantemente. Los diferente cubículos sirven para mantener a mano y ordenados, los controles remotos, los artículos de escritorio, el celular y mis lentes  (un par para lectura y otro para ver tele). El ultimo organizador tiene una bandejita para libretas y agendas,  más espacios para productos de belleza que deben estar cerca como colonia, cepillo de cabello, talco y crema para las manos.





Gracias a estos útiles adminículos he podido tener un velador limpio, organizado y presentable. ¿Pero qué sucede cuando no se tienen $50 o cuando no se tiene cuenta de Amazon?  ¿De qué manera se pueden reciclar otros envases para ayudarnos a ser más prolijos?

Los Útiles Recipientes de Mermelada

Vámonos por ellos a la cocina. Uno de los primeros objetos que encontré fue este hermoso frasquito de mermelada Bonne Maman, la favorita de mi difunto padre. Bien lavados, secados y ya sin membrete, estos envases quedan preciosos.



Así con tapa sirven para refrigerar restos de salsas , mayonesa y aderezos. En la alacena pueden servir para guardar sobrantes de arroz, legumbres, frutos secos, etc.. Hay quien los usa de palmatoria, otro de florero, y haciéndole una ranura en la tapa se les puede convertir en una hucha/alcancía. Yo les he dado otro uso, poner a escurrir en ellos los cubiertos.



Si hablamos de ordenar el tocador/Vanity table/peinador,   el envase sirve para pinceles y aplicadores de maquillaje, cepillos de cabello, pinturas de ojo, labiales, esmalte de uñas etc. En el escritorio pueden sostener lápices, crayones, magic markers, tijeritas, reglas de medir y muchas otras cosas más. Y en el velador nos tienen al alcance lentes y esos controles remotos que a veces acaban debajo de la cama o de la almohada.



Los frascos de diferentes tamaños son tremendamente útiles. Miren este que una vez contuvo marrón glasés y hoy porta algodones para desmaquillarse. O estos pequeños de mostaza y mermeladas (asegúrense de quitarles los membretes) que tal como portan clips, puede guardar elásticos, grapas, hasta clavos.




El vidrio sigue siendo reciclable en nuestra sociedad, pero no así las bolsas plásticas que han sido prohibidas en Nueva York y otros estados de la Unión Americana. La desaparición de las bolsas plásticas ha puesto de nuevo en uso las de papel o de tela que son reciclables.

A mí me ha sorprendido un poco este afán de deshacerse de las bolsas plásticas porque en mi universo solo entraron en los 90s. Cuando llegué a USA, en 1974,  en las tiendas y supermercado te daban los comestibles en bolsones de papel que uno embutía en el carrito de compras o cargaba en brazos si la compra era pequeña.



Los Containers del Ayer

Por más que estrujo mi cerebro no recuerdo haber visto bolsas plásticas en mi infancia. Las compras eran hechas en lugares puntuales. No había supermercado, pero si un mercado gigante al aire libre que quedaba a distancia a pie de la casa.  Las compras grandes se hacían una vez al mes y las traía un mandadero en cajas de cartón o de madera. Las gaseosas por ejemplo venían en grandes cajas de madera pintada llamadas “javas”.



Era la época de papel de envolver. En todos lados lo que se podía envolver se hacía en papel café o blanco dependiendo de lo que contuviera el paquete (café para los libros, blanco para la pastelería) Ese papel ( si no estaba manchado)  luego se usaba para forrar libros escolares, o sea era reciclable. No así el papel de periódico que se usaba para comestibles desde mariscos hasta huevos. Estos últimos se vendían de a uno y no venían en envases de plumavit como ahora.



Debe haber habido bolsas de papel, pero no las recuerdo. Si me acuerdo de las pequeñas blancas en las que te daban los medicamentos en la farmacia o los caramelos y chocolatines antes de entrar al cine.  Compras de ropa y accesorios me resultan más alejados de la memoria. Mi ropa infantil me la hacían modistas que venían a la casa a probarme o tomarme las medidas y traían las prendas y costureros en maletines.

Incluso la ropa y accesorios que traían de la tienda de mi madre venían en cajas envueltos en papel tisú. Esas cajas eran, a su vez, envueltas por las dependientas en papel blanco o de regalo, dependiendo de las exigencias del cliente. Las tiendas de ropa te lo daban todo  en cajas. Antes de 1965, fuese en Santiago, Rio o Buenos Aires, recuerdo haber ido de tiendas con mi madre y salir de los establecimientos con varias cajas atadas con cintas de color vistoso como en las películas de Doris Day.

                   Cajas de tiendas famosas

Todavía había sombreras, cajas cuadradas y hondas para ropa de noche, y en Viña del Mar,  una vez al mes, Calzados Donna enviaba a un empleado portando tres o cuatro cajas de zapatos a domicilio para que mi madre escogiese los que más le gustaban. El pago era “a la cuenta” y se hacía más tarde con un cheque de mi padre. ¡Ohhh,  época de privilegios!

Algunas de esas cajas eran tan bonitas que se usaban para otros propósitos fuese para guardar otras prendas, papeles y documentos, o servir de ataúd a mascotas. Así que no crean que el reciclaje lo inventaron los Millenials.

Otro reciclaje menos glamoroso eran las botellas. No existían botellas de platico para refrescos. Si uno quería comprar un envase  de Fanta, Coca Cola o Limón Soda en el almacén “de la esquina” debía llevar como parte de pago una botella vacía de igual tamaño. Lo mismo ocurría con las botellas de leche que traía el lechero todas las mañanas.



Hablando de reciclaje, recuerdo un estante en nuestra inmensa cocina donde al lado de los maceteros de hierbas y las velas en candeleros (necesarias en días de corte de luz endémicos) había tres envases. Uno era una lata de Leche Nido en polvo, otra de Nescafe, y la tercera de polvos de hornear Imperial. En esta última se guardaban las llaves de todas las puertas de entrada, incluyendo los dos portones y el garaje





Las latas eran para monedas en la de leche,  y la del café era para billetes pequeños. Con eso se les pagaba a los recaderos , se les daba propina los basureros y limosnas a los mendigos. En nuestra casa de Uno Norte, el muro era bajo y la reja siempre estaba abierta así que quien no fuese visita,  deambulaba por el jardín hasta una ventana pequeña y enrejada de la cocina. Ahí se les atendía.

El Renacer de las Bolsas

Aunque, la compra de mercado era mensual o bimensual, todos los días había que ir por pan a la panadería o a la verdulería de la esquina por productos. Ahí si entraban en juego las bolsas. Las había de tela o de red de lana como las que se usaban para proteger el cabello de noche o las había de malla de plástico de colores chillones,  pero resistentes y eternas.




Hoy en día al desterrar la bolsa plástica de nuestras vidas, se han desenterrado las de tela para las compras. Aquí en NY cuestan cincuenta centavos. La idea es reusarlas, pero al final acaban (como ocurre en mi casa) acumulándose y se necesita encontrarles un uso. No sirven mucho para basura porque no son impermeable por lo que no son idoneas para el deshecho de líquidos, paños húmedos ni tampoco objetos cortantes. Pero pueden servir para organizar prendas pequeñas (calcetines, y ropa interior) en el armario, colgándose de un colgador.  O en un estante como esta que uso para las toallas.




Yo tengo unas para mi secador y para cargar revistas como estas tan bonitas que me regalo la Gatita Ellen W. Colgándolas en las puertas pueden dar un toque de color y pasan a ser parte de la decoración de un cuarto. Inclusive se las puede usar para solicitar dulces en Halloween




No tan útiles ni atractivas son las bolsas de papel, aun las con asideras. Otra historia, son las de regalo.  Aparte de que son reciclables para ese propósito (guárdenlas en una caja donde no se ensucien), también pueden formar parte de la decoración y a la vez servir para ocultar y guardar cosas.

Esta rosada contiene mis álbumes de fotos. Esta otra más pequeña contiene fotografías sueltas y recortes para mi scrap book. Y esta del Body and Bath Shop guarda mis antiguas agendas.



En el B&B Shop también ofrecen estas pequeñas de plástico. Son muy útiles en días de calor para llevar refrescos u otras cosas húmedas. Congelen una lata de refresco,  o jugo, o una botella de agua. Llévenla al trabajo o manténganla en el auto dentro de esta bolsita hasta que se derrita. Ni va a dejar manchas de humedad ni se calentará fácilmente.

Hablando de cargar cosas húmedas. En cada traslado de cada o viaje por avión, existe el problema de llevar botellas de shampoo, shower gel, pasta dental etc.. ¿Saben cuál es la solución? Las bolsas en las que vienen las sábanas. Estas últimas se pueden empacar sin complejos envoltorios simplemente planchándolas y embutiéndolas em sus fundas. Eso deja libres estos fantásticos containers a prueba de liquidos.




Otro problema de una mudanza, o un picnic, incluso para guardar vajilla de Pesaj (para nosotros los judíos),  es proteger la loza y mantenerla limpia. Este año cuando guardé la vajilla de diario, antes de Passover, recurrí a esta útil bolsa de malla en la que vino mi nueva almohada. Si, increíble, tras sacarla se infló el doble de su tamaño. Eso me hizo pensar que iba a ser imposible guardarla de nuevo en tan estrecho envoltorio. Así la convertí en container para loza.




Las Multiusos Cajas de Scottie

Volver a Estados Unidos me ha hecho reencontrarme con los grandes recipientes de toallitas Scotties. Son tan bonitos que no se vale desecharos como hacemos con su contenido.



Por eso los he convertido en cajas de medicamentos, y …



Estuches para mis esmaltes de uña. Fíjense que para ordenar los envases también he reciclado estos botecitos de cartón en los que vienen toallitas desmaquillantes..




Otro uso para estas útiles cajas es contener lo inmencionable, léase, toallas higiénicas. No les quiten su tapita y verán lo buenas que son para contener apósitos de todos los tamaños en el cuarto de baño. Sobre todo si lo comparten  con hermanos, parejas y visitas cuyos ojos no desean que compartan su intimidad.




Las “Bomboneras” y Otros Dulces Envases

En el título puse “cajas de dulce” y es porque vincular reciclaje y Latinas de Ayer me lleva a un espacio muy azucarado. En la Viña del Mar de mi infancia, casi al inicio de la Calle Valparaíso, cruzando la Plaza Vergara, y a un costado de la Galería Couve, estaba la Confitería Serrano. Era un paraíso de sabores que además era industria nacional con sus bolsitas de papel floreado y tres establecimientos en Santiago.

                El tolde de la esquina era la Confitería Serrano


Vendía desde su propio chocolate en polvoinfaltable en los cumpleaños y desayunos de Primera Comunión hasta unas frutas confitadas exquisitas. Su especialidad eran los caramelos y los bombones que venían desde prosaicas cajas de cartón hasta unos envases esmaltados my primorosos, conocidos como “bomboneras”,  y que obviamente eran más caros.






Era un tipo de “regalo fino” que se podía llevar para un cumpleaños o para una niña a la que se cortejaba. Regalar una “bombonera” era considerado como un parteaguas que separaba los “pololos vulgares” de un posible novio más formal.








Estas preciosas cajitas, que hoy son objetos de colección entonces eran usadas (o recicladas) como costureros, joyeros o para guardar cartas de amor. Se entiende por su belleza, pero hoy en día hasta el más prosaico envase de dulces puede reciclarse para que cumpla otros servicios.

Hace unos años, el Gato Rafael me mandó estas cajas de bombones al coñac, deliciosos. Me daba pena , una vez consumidos los Brandy Beans, botar el envase. La solución fue convertirlo en joyero para mi colección de aretes.




Cuando vivía en Barcelona,  el Gato Comendador Ray Badilla, me envió unos chocolates de la célebre confitería Amatller. De nuevo, me daba pena lanzar a la basura esta caja de metal con un grabado Art Nouveau en la tapa. La solución fue convertirla en portalápices labiales.




Pero ese par de cajas de cartón me han sacado de apuros con mi colección de perfumes. Ya no caben más botellas en el cajón de mi cómoda así que tenía un problema de donde guardar la perfumería de invierno, Pues, los frascos más grandes se fueron dentro de esta alegre caja con forro a rayas verdes y blancas de la Swiss Colony, y que una vez contuvo un fruit cake cuyo aroma a especias hace buena compañía los perfumes invernales.

Esta hermosa caja de tapa dorada, una vez portó deliciosos petite fours. Hoy sirve para cajitas pequeñas o botellitas planas como mi infaltable Tabú y los Amour de Adrienne Vittadini.

Y estos son los últimos envases que no por ser pequeños son menos útiles. Miren estas cajitas de cotonitos o Q-Tips como los llamamos en USA.  ¿Saben todo lo que pueden llevar dentro de ellas escondido en su bolso? Metan unos paquetes de agujas de diferentes tamaños, un dedal, unos alfileres e hilo azul y negro ( no en sus carrillos sino amarrados a un pedazo de cartón)  unos botones de repuesto, un enhebra agujas y ahí tienen un costurero portátil.



Si como Servidora son incapaces de pegar un botón,  carguen en el envase alfileres de gancho de diferentes tamaños, los salvavidas de las costureras ineptas.

¿Y a que no creen que utilidad le sacamos a este prosaico envase de chicles?  Metan en él unos tres o cuatro parche curitas de diferentes tamaños, más esos pañitos ya preparados con alcohol y tienen su botiquín de emergencia que cabe en el bolso de mano más pequeño.



Como ven, el reciclaje fue parte del mundo de las Latinas de Ayer y con tanto envase útil, incluso bonito, a nuestra disposición no hay motivo para que la Latina de Hoy, de cualquier edad,  lo continue. Es cuestión de voluntad e imaginación. Estoy segura de que muchos de ustedes han reciclado los contenedores más diversos. Compartan sus historias de reciclaje con nosotros.

                   Cajas forradas y recicladas (Revista Eva)