miércoles, 29 de agosto de 2018

Cine retro, nostalgia y mis recuerdos de la moda del ayer (1975-1976)



“ El Gran Gatsby” no sería la última película en influir en el vestuario del público de los 70. Hasta el final de la década, los diseñadores se inspirarían en ese cine retro que parecía imparable. La nostalgia no solo derrocaría a la minifalda, sino que también provocaría  una pasión por la música, la historia y el Hollywood de la primera mitad del Siglo XX.

Filmes icónicos que han marcado tendencias como “Flashdance”, “Pretty Woman” incluso “Clueless”, incitan a la espectadora la ir a la tienda y comprar algo similar a lo que usa la protagonista. Con Gatsby hubo que esperar a ver que traerían las nuevas colecciones que se pareciera o que recordara al estilo  visto en pantalla.  Antes de Gatsby no había  nada parecido en las tiendas. La imagen invita a inventar estilos. Los modistos derrochan creatividad fabricando modelos que siguen ese trend que hoy llamaríamos vintage, de retroceder en el tiempo para buscar diseños y combinarlos.

Incluso se puede hablar de una meta moda en que el toque retro se introduce dentro de un filme situado en época contemporánea. Hablo del look Annie Hall que también revolucionaria la moda en 1977. Es un vestuario que parodia la moda masculina, incluyendo los sombreros, de la Era de la Depresión. Pero también imita vestuarios de Garbo y Dietrich, las primeras empantalonadas de Hollywood.

Otro ejemplo es  el icónico vestido blanco de Cybill Shepherd que hipnotiza a De Nirio en  “ Taxi Driver”.  ¿ Y hablando de iconos de la moda, el look “disco” de Travolta en Satuirday Night Fever no presenta una similitud nada coincidental con los ternos que usaba Redford en Gatsby?

1975-1976 fue un tiempo importante para mí. Fue mi época de aclimatación a los Estados Unidos, de aprender bien el idioma y de  mimetizarme con la cultura neoyorquina. Fueron mis primeros años de secundaria. La moda era importante, porque por primera vez iba a una escuela donde no se usaba uniforme. Aunque mi ropa me la seguía comprando y eligiendo mi madre, yo tuve que aprender (y con muchos errores) a crearme una personalidad a través del vestuario.

En las últimas décadas hemos aprendido a mirar como árbitros de la elegancia a la realeza (Diana de Gales, la Duquesa de Cambridge); a cantantes y actrices (Madonna, JLo, Angelina),  incluso a series de televisión como “Sex in the City”. Nunca más el cine ha influido como lo haría en los 70, cuando la nostalgia jugaría parte en ese proceso.

En 1975, llegarían de Europa dos filmes que impactarían la moda. El primero seria “Lacombe, Lucien”,  la historia de un colaboracionista en la Francia ocupada que se enamora de una judía. El otro seria “Stavisky”con Jean Paul  Belmondo interpretando al David Madoff galo, que en 1934 derribó el gobierno francés con un escándalo financiero. Sin ser un gran filme, su particularidad recaía en el personaje de Arlette, la esposa-trofeo de Stavisky. Any Duperey no era una gran actriz, pero servía de percha perfecta para un deslumbrante vestuario diseñado por St. Laurent.


Los Años 30 estaban de moda en USA. Para las navidades del 75 tuvimos dos películas de esa década, el filme de desastre obligatorio “Hindenburg” y “Lucky Lady”, una comedia de contrabandistas de licor durante la Ley Seca que seria otro fracaso para Liza Minelli.
Anne Bancroft como la Condesa vonReugen  en Hindenburg


Quien no conocía el fracaso era Robert Redford que se sentía obligado a hacer un filme de época por año. En la primavera del 75 lo vimos en “The Great Waldo Pepper”  en la que por primera vez vi a Susan Sarandon y que puso de moda esos trapos amarrados a la cabeza.

Pero el tema principal del cine de nostalgia de Hollywood del 75 era él cine en sus primeras décadas. Hubo una avalancha de películas sobre el viejo Hollywood, incluso en la televisión. Jason Miller que desde su interpretación del Padre Karras en “El Exorcista” no encontraba un espacio,  interpretó a Scott Fitzgerald (tremendamente de moda)  en “Scott Fitzgerald en Hollywood” con Tuesday Weld como Zelda.

Con mucho bombo platillo y pretensiones, ese mayo vino al cine la adaptación de The Day of the Locust de Nathanael West. Fracaso sonoro y comprensible. Es una película chillona, pretenciosa e ininteligible. Ni recuerdo el vestuario que ganó un Bafta. La descripción del Hollywood de los 30 resultó exagerada  y absurda casi tanto como sus personajes.

Más respeto me mereció “A Long Last Love” con la que Peter Bogdanovich pretendía parodiar las comedias de los Treinta y terminó honrándolas. En cuanto a “The Wild Party”, un velado recordatorio del escándalo de Fatty Arbuckle, ni Raquel Welch cantando sirvió para salvar el filme.
Raquel Welch como Queenie en The Wild Party

Lo único rescatable de la cosecha vintage de ese marzo fue la esperada secuela de  “Funny Girl”. En “Funny Lady”, Barbra Streisand continuó su retrato de la comediante Fanny Brice ahora en un viraje de su carrera al cine hablado y nuevos amores. El vestuario impecable en su recreación de las modas de los 30, mereció nominación a un Oscar y seguramente influyó en el imaginario de los modistos.

1976 continuaría con esos homenajes al Hollywood de antaño con filmes como” WC Field and Me”,  “Gable & Lombard” y el cierre de la obsesión con Scott Fitzgerald, la adaptación de su novela inconclusa The Last Tycoon. A pesar de que esta versión que tenía juntas a luminarias tales como Robert De Biro, Jack Nicholson y Robert Mitchum, además de un deslumbrante vestuario modelado por Theresa Russel e Ingrid Boulting, fue un  fracaso, a mí me gustó mucho más que la nueva. Ciertamente el vestuario era superior.
Jill Clayburgh como Carole Lombard y James Brolin como Clark Gable

Fines de los 30s y principios de los 40s era el periodo de donde los modistos sacaban sus ideas para las próximas colecciones. En 1976, “Voyage of the Damned “ seria una de esas fuentes de inspiración como siempre encarnada en la infatigable Faye Dunaway. En su rol de una dama de sociedad alemana, Faye  encabeza la lista de viajeros del trágico Saint Louis, la nave cargada de judíos que zarpó de Hamburgo en 1939 sin saber en qué puerto la dejarían recalar. Inolvidable es la llegada de Dunaway  al muelle, vestida como para ir a la ópera,  bebiendo champaña en copas altas.

Los modistos hacen eco de esas modas refinadas.  Angelica Huston modela este Laroche en una pasarela del 1975. La tendencia es definitivamente 30.

En cambio David Bailey hace un estudio del rosa en estas modelos onda Gatsby para Vogue ese mismo año.

Anne Klein elige un estilo retro negro con chaqueta con faldones como un frac masculino que se complementa con zapatos y medias negras. Muy Film Noir.

Del mismo estilo la colección Otoño-Invierno de Burda.

Ted Lapidus elige un tailleur con líneas masculinas. Noten la melena retro de la modelo. Peinados y maquillaje se inspira en un pasado reciente.

En su portada del especial de moda 1975-1976, Hola derrama glamur. Los turbantes están definitivamente  in.

Para el otoño de 1976, St. Laurent escoge un corte  un poco boxy y masculino con chaqueta cruzada, pero retro. Incluso a sus traje-pantalón les da una onda de los 40.


Las décadas de lo Treinta y Cuarenta marcan tendencia en las pasarelas y en la televisión estadounidense que está obsesionada  con la historia de ese tiempo. Así tenemos en 1975 un repaso de la  infame transmisión de la Guerra de los Mundos de Orson Wells en “The Night  that  Panicked America” recreando el pánico que suscitó ese 1938 cuando la mitad de la Unión Americana creyó estar siendo invadida por extraterrestres.




Unos meses más tarde,  Anthony Hopkins,  quien ya comenzaba a demostrar su extraordinario talento,  daría vida al carpintero alemán Bruno Hauptmann acusado del rapto y asesinato del bebé Lindbergh. Jane Alexander y Edward Hermann merecieron elogios por su interpretación de “Eleanor y Franklin” Roosevelt,  desde su noviazgo hasta su inauguración como presidente y Primera Dama de los Estados Unidos. Faye Dunaway seguía en los dramas de época encarnando a la evangelista Aimee McPherson en “The Dissapearance of Aimee”.

A pesar de su historicidad, estas series no eran ejemplos de la moda de su era aunque este repaso de Americana ayudaba a interesar a las jóvenes generaciones en  cosas como la música, el cine y otros aspectos culturales de aquel  entonces.

Para modas de los 40, no se necesitaba mas que ver al nuevo programa estrella de la televisión. Aunque debutó en un piloto en el otoño de 1975, La Mujer Maravilla reinaría en 1976 con esa Lynda Carter , única en derrotar Nazis. A pesar de que,  en su primera temporada, Diana Prince se la pasó en el uniforme de las WACS, también tuvo ocasiones para ponerse la ropa de la época, tal como su hermana Drucilla, (Debra Winger), la Wonder Girl.
La Mujer Maravilla

Su hermana

 A fines de 1976, comenzó una miniserie que haría historia, que abriría el camino a las grandes miniseries de los Ochenta y que establecería el hábito de adaptar bestsellers  literarios  a la pantalla. Me refiero a Rich Man, Poor Man de Irwin Shaw. Además de hacer famoso a Nick Nolte, de hacerme babear por Peter Strauss, tendría a Susan Blakely luciendo exquisitamente vintage en una historia que abarcaba varias épocas, aunque su inicio era en 1945.

La televisión era un buen medio para saber qué ropa debía comprarse y también un nexo con America Latina. Tras decidir que la Paula era muy cara,  mi mamá solamente dejo un presupuesto para comprar revistas del Grupo Armas (Vanidades, Buenhogar y Cosmopolitan) cuyos modelos obviamente no estaban diseñados para a colegialas que no ganaban lo suficiente para costearlos.

 Yo recibía una mesada mínima para almuerzo y transporte por lo que a los quince años me puse a trabajar aunque mi sueldo no me alcanzaba más que para cigarrillos y ediciones de bolsillo. Eso significaba dejar mi vestuario en manos de mi madre que partía de la base que yo no tenia gusto para vestirme así que tenía que dejarla a ella escoger mi ropa. Fue a la que más le costó  aclimatarse a la sociedad gringa y por eso la ropa se volvió más importante ya que era su único modo de expresarse.

 Cuando fuimos a Washington en el otoño de 1975, mi mamá me arrastró a Garfinkel’s  mientras mi padre y mi hermano se iban al Smithosian, al Monumento a Iwo Jima y otros lugares interesantes. Como premio por servirle de traductora,  me compró este vestido. Tiene el tipo de corte princesa  que se usaba,  falda sobre la rodilla, lino amarillo, su gran gracia es el top que esta hecho de seda estampada. Aquí lo luzco un año más tarde, verano del 76 junto a mi novio Philippe y mi hermano.
Yo, vestido de Garfinkel's, Philippe y mi hermano. Verano del 76

Mi ropa era básicamente la misma que usaban mis compañeras, jeans, camisas, camisetas (playeras, remeras, franelas, poleras), blusones con resabios de la era hippie, a lo mas una falda de denim. Nada extravagante o fuera de lo normal. El vestido amarillo de Garfinkel’s era lo que se usaba en América Latina a juzgar por las telenovelas.

Ahí solo las villanas se atrevían a ser sofisticadas Como Chelo Rodríguez que dejaba el ojo cuadrado con sus modelos “Gatsby” en “La Señorita Elena” (Venezuela, 1975) o Saby Kamalich en “Barata de Primavera” (México, 1975).
Saby Kamalich en Barata de Primavera

Tal como en mi mundo, las niñas buenas eran sombras grises sin personalidad. ¿Quién creería viendo a Jacqueline Andere en “Barata de Primavera” que pronto seria el epitome de la elegancia en las telenovelas?

Verónica Castro era la villana en “Barata”, pero también trabajaba como edecán en el programa de Chabelo. Aquí la vemos en 1975,  con la típica falda acampanada y zapatos de plataforma de la época. Chabelo, en cambio, se quedó en la Era del Hot Pant.
La Vero de pelo liso y Chabelo 

Mirando a Lucía Méndez y a Ofelia Medina en “Paloma”(México, 1975) realmente se veían un poco…nacas. Faltaba mucho para que la Era del Glamur que se vivía en el Jet Set europeo atrapase a las telenovelas.

Un año más tarde, ya en su primer protagónico “Mundos Opuestos”, Lucía luce mejor.

Sin embargo, la mujer colombiana, a la que siempre he considerado la más elegante de America Latina, si vestía con glamur a juzgar por esta foto de Cromos de 1976 o este anuncio , totalmente Gatsby de 1975.


En 1975, , otra revolución afectaría el modo de vestir en mi familia, el descubrimiento del catálogo. La aparición de esas revistas que nos permitían comprar ropa a domicilio cambiaria nuestra percepción de la moda, puesto que eran un puente (mucho más que las colecciones Pret-a-Porter) entre los diseñadores de marca y el ama de casa de clase media.

En la portada de este catalogo de Avon del 76 aunque se trate de una oferta de maquillajes (Avon no vendería ropa domicilio sino hasta  los 80) se ve un modelo estilo Gatsby.

En cambio,  este anuncio del catálogo de Sears de 1975 muestra esa onda de los Cuarenta pero en material más barato que el de los grandes diseñadores.

Todavía me queda hacer un Trip Down Memory Lane por los últimos tres años de la décadas.  En cuanto a mis experiencias como Latina de Ayer , la moda gracias a esos factores,  se volvería una obsesión privada.




miércoles, 22 de agosto de 2018

Aromas del Ayer: Jovan Island Gardenia



Hace unos años,  comencé una novela en donde la heroína usaba un perfume diferente,  con base de gardenia para cada ocasión. Eso me llevó a conocer muchas esencias que pretendían emular el aroma de esa flor tan bonita como aromática. De todas esas marcas caras, y baratas, conocidas y desconocidas solo una tenia realmente olor a gardenia:  Jovan Island Gardenia,  nacida en 1982.

La rosa y el jazmín serán más conocidas en la perfumería, pero esta rubiácea originaria de las regiones tropicales de África, Asia y los Mares del Sur,  posee un aroma tan fino, tan evocador, tan sensual que ha sido base de millares de perfumes, pocos capaces de rescatar y replicar el aroma de la gardenia .Nunca he visto una gardenia en su estado natural, solo en jardines botánicos o floristerías. Se entiende,  es una flor exótica que mejor queda guardada y protegida.


La más conocida variedad es la gardenia jasminoide oriunda del Lejano Oriente. Esta flor, la favorita del Dr. Freud, ha servido como adorno por su belleza. En los 40, Billie Holiday la hizo famosa como aderezo de cabello.

Es una flor que sirve para que los caballeros la usen en el ojal. En La Edad de la Inocencia, Edith Wharton cuenta que los caballeros de la sociedad neoyorquina de esa época preferían la gardenia a  otras flores para sus boutonnieres.
Sir Daniel Day-Lewis luciendo una gardenia en el ojal en The Age of Innocence

La gardenia es una flor romántica que ha inspirado boleros como “Dos Gardenias para Ti” o “Perfume de Gardenias”. En inglés está la famosa “Gardenia Azul” que Nat King Cole canta en el filme del mismo nombre.

Perfumes de gardenia nacen todos los días. Este año, Kim Kardashian ha lanzado al mercado Crystal Gardenia.  Natasha Gregson Wagner creó el año pasado toda una línea de perfumes que lleva el nombre de su famosa madre Natalie Wood. El primer perfume de la línea Natalie fue una combinación de vainilla, azahar y gardenias, la flor favorita de la desaparecida actriz.

¿Se necesitan más perfumes de gardenia? El problema es que los perfumes de marca (Estee Lauder, Tocca, Gucci, Tom Ford, Annick Goutal) que usan esta flor siempre terminan ahogando  la esencia de gardenia con otras flores como el azahar, el nardo o el Jasmín.

A la Gardenia de Chanel se le  nota a la legua que no contiene gardenia. Pero el que se lleva el premio en lo artificial es el apestoso Gardenia de Elizabeth Taylor. Me sorprende que Dame Liz haya dado su nombre a un perfume tan sintético que parece esencia de plástico. Lo compré apenas llegué a Usa, sin siquiera olerlo, y hasta hoy estoy ensartada con la botella llena y nadie quiere que se la regale.

De todos los perfumes de gardenia que he usado en mi vida, el mas fuerte es el fogoso Jungle Gardenia de Tuvache. De hecho, era la fragancia favorita de Natalie Wood. Se trata de un perfume realmente primitivo,  tan poco sutil como un tambor nativo.

Al otro lado del espectro está el más  tenue, un splash que encontré al volver a Chile en el mercado. Barato, venia en botella plástica, se llamaba Agua de Tiare (ese es el nombre de la gardenia en Polinesia). Era tan suave que hasta un bebé podría haber usado esa colonia. Nunca más la he podido encontrar.

De joven, cuando comencé a experimentar con perfumes había en el mercado tres marcas, relativamente baratas y que olían realmente a gardenia. La Gardenia de Dana, y la Gardenia de Alyssa Ashley están  discontinuadas hoy. 

La ultima del trio es Jovan Island Gardenia que salió al mercado en 1982. Hoy la vende la marca Coty. Nunca la encontré en Chile, pero apenas llegué a Usa, mi  hermano me la encargó en Amazon.com al módico precio de diez dólares.

En la página de Fragrantica se dice que este perfume está hecho totalmente de gardenia. Es imposible, se nota que hay almizcle ahí. Al comienzo es un olor limpio a polvo talco, luego huele a flor, pero un aroma muy fuerte que incluso opaca el sudor. Es un buen olor para el verano porque enmascara otros olores que se presentan debido al calor. Eso sí, es muy sensual como si hubieran embotellado feromonas.

No he podido detectar otro olor. Leo que los usuarios notan aceite de coco, otros dicen que huele a palomitas de maíz con mantequilla, helado de vainilla y piña colada. ¡Yaa! lo que pasa es que lo habrán olfateado cuando tenían hambre.

En realidad, el perfume después de un rato en el cuerpo evoca  al Viejo Sur, a noches del Golfo a atardeceres en el Vieux Carré en la Nueva Orleans pre-Katrina. Es un perfume a planta, pero a planta de jardín o de macetero. Es exótico, pero también gentil. Un poco dulce como  algodón confitado, pero al rato se vuelve fuerte y  peligroso.

En Estados Unidos pueden conseguirlo en Amazon.com o en algunos Walmart. En España lo vende Amazon.com.es. No sé si lo enviaran a América Latina. El Amazon regular no permite el envío de perfumes al extranjero. A lo mejor a través de Buscalibre, aunque  la mejor opción son los diferentes sitios de Mercado Libre.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Cine Retro, 1974 y la Era Gatsby


La midifalda murió debido a que era una prenda poco practica, poco flexible, poco estética, pero los Setenta se caracterizarían por ser una era totalmente nostálgica lo que afectaría la moda más allá del largo de un vestido. Los diseñadores volcarían sus ojos a la Depresión, a la Segunda Guerra Mundial y,  ya a finales de la década, a la Era del Rock, y en 1974 un filme crearía toda una tendencia retro.
Como hemos visto en este repaso de la Guerra de los Largos, el cine tuvo una fuerte influencia en  las faldas femeninas. Un factor que servía de puente entre la pantalla grande y la pasarela era el auge de la nostalgia.

La Neo Nostalgia de los 70
La nostalgia per se no era novedad. Desde la Depresión que se había hecho costumbre volver los ojos a décadas anteriores para recordar prosperidad y valores perdidos. Esto influía tanto sobre  la moda como en la cultura popular. Pero en los 70s hubo una variación. Más allá de enaltecer, recordar o recobrar el pasado, se buscaba  adaptarlo, al menos en lo que se refiere al vestuario, a los prosaicos 70.

La década fue muy dura para los Estados Unidos (ni hablar de América Latina). El deshonroso final de la Guerra de Vietnam, el bochornoso caso de Watergate, la crisis económica, el boicot del petróleo, etc. Se necesitaba escapar. ¿ y qué mejor manera que  a través de un cine nostálgico?

No solo América se rendiría a la nostalgia. En el Reino Unido hubo un renovado interés por la Era Edwardiana,  en el cine con “Las 4 plumas “y El joven Winston” y en la televisión con “Lillie””La Duquesa de Duke Street” y sobre todo “Upstairs Downstairs”. Pero las décadas que más influirían en los Sesenta, serían las más terribles del Siglo XX: los 30 y los 40.

Era como si se quisiera rescatar lo más bello de entonces (música, cine, moda) a la vez que se presentaba casi como una fábula con moraleja los peligros que habían asolado al mundo debido a depresiones financieras y al apogeo de dictadores. Había algo de macabro en la perfecta recreación histórica de música, decorado, costumbres y estilos de vestir. Esa fue otra novedad de ese culto a la nostalgia.

Hasta 1970, a menos que se tratase de un filme que tenía lugar antes del Siglo XX, el vestuario era estrictamente el del momento. He visto películas de los 20,  hechas en los Cincuenta, en que las actrices se pasean con tacones de aguja y faldas bouffant. El colmo fue un filme italiano de los 60 que tenia lugar en la Segunda Guerra Mundial, pero la protagonista aparecía con pelo lacio, botas y mini. La misma “Bonnie y Clyde”ni se acercaba a lo que hubiera usado la verdadera ladrona. Basta compararla con la versión para televisión del 2013. Otro gran ejemplo es “La Novicia Rebelde” que aunque tiene lugar en el Anchluss (1938) trae a Julie Andrews vestida a la usanza del año en que produjo el filme, 1965.
La verdadera Bonnie Parker vs Holiday Granger

Fraulein Maria y su anacrónico vestuario


Los 30 se Ponen de Moda
Eso cambió con filmes europeos como ” Borsalino” (Francia, 1970) que nos brindaba a Jean Paul  Belmondo y Alain Delon convertidos en mafiosos en la Marsella de 1930. Las modas eran particularmente parecidas a las de ese tiempo. Yo vi “Borsalino” en el 71 y fue otro ejemplo del tipo de vestidos que yo soñaba vestir.

Ese mismo año, el cine italiano volvió sus ojos a un pasado cercano, los años del fascismo con la adaptación de dos éxitos literarios de la posguerra: El Conformista de Alberto Moravia y El Jardín de los Finzi Contini de Giorgio Bassani.  Ambas fueron protagonizadas por Dominique Sanda que se convertiría en un símbolo de esa belleza de los Treinta, a pesar de que no volvería a hacer un filme situado en esa década sino hasta el “1900” de Bertolucci,  en 1976.




Dominique Sanda en El Conformista

Dominique Sanda en El Jardín de los Finzi Contini













En 1971, la Academia premiaría “El Jardín” como la mejor película extranjera del año. Pero más importante fue su influencia en el vestuario que explica este traje sastre de la portada de una Hola de 1971.





Para 1972, la cultura popular inglesa exigía anualmente una dosis de cine nostálgico situado en eras exóticas como los 30. Así tuvimos a Dame Maggie Smith luciendo la ropa de esa década en la adaptación de Viajes con mi tía de Graham Green. Para la televisión, Richard Chamberlain, ya encaminado a una carrera de ídolo de las miniseries,  interpretaba al Rey Eduardo VII en “The Woman I Love”. Fay Dunaway era la ultra chic Wallis Warfield.















Pero seria en Hollywood, donde se abriría la temporada de la nostalgia con dos filmes, hoy legendarios: “El Padrino” y “Cabaret” ¿Quién se ha olvidado de esa pamela gigante que Diane Keaton lleva a la boda de Constanza Corleone? ¿O del vestuario sencillo de siciliana de fines de los 40 de Apolonia, la primera esposa de Michael Corleone?


“Cabaret”, aparte de la magnifica banda sonora, trajo modas de comienzo de los 30, tanto en  la abigarrada vestimenta de Sally Bowles (Liza Minelli) como el chic glamour de los atuendos de Natalia Landauer (MarisaBerenson).  Y si alguien tiene alguna duda sobre la influencia de este filme sobre la moda, basta ver a Marisa, ese año,  modelando un St. Laurent que es una copia de lo usado en “Cabaret”.
Marisa Berenson en Cabaret


Marisa Berenson en St. Laurent

St. Laurent definitivamente se había dejado ganar por la nostalgia, lo demuestran estos modelos también del 72.Hubo un interesante giro de la moda ese año, aunque las faldas se llevaran cortas desde la cintura para arriba se lucían looks antiguos con sombrero y todo. Ese es el caso de Anjelica Huston y este modelo de Valentino.


No se puede dejar de hablar de filmes retro de 72 sin mencionar “Lady Sings the Blues”. En plena era de los Blaxploitation films, fue una refrescante novedad ver a la famosa cantante Diana Ross dar vida a la legendaria Billie Halliday con un vestuario estrictamente de los años 30.

Y el Oscar al Mejor Vestuario es para….
Otro  medidor de la influencia de la moda eran los Oscares al mejor diseño de vestuario. “El Padrino” fue nominado el 72, pero le ganó “Viajes con mi Tía”. En 1973, el premio haría historia al ganarlo un filme donde el vestuario era casi exclusivamente masculino.

 Robert Redford, Paul Newman y Robert Shaw fueron considerados los mejor vestidos en el cine de ese año gracias a “The Sting”, uno de los filmes que seguía el trend del cine-de-nostalgia-de-la depresión. Ese año, Tatum O’Neal también hacia historia ganando un Oscar como mejor actriz por “Paper Moon.”, otro homenaje a la Depresión.

“Paper Moon” tuvo una breve carrera como serie de televisión. Creo que no superó una temporada. ¿Qué importaba si una de las series mas vistas en la televisión eran “Los Waltons”. A partir del 72 hasta 1981 vimos a una familia de las montañas de Virginia sobrevivir la Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

Volviendo a 1973, Robert Redford había encontrado su espacio en el cine de nostalgia. Ese año también hizo pareja con Barbra Streisand en “The Way We Were?”(Nuestros años felices) . Otro filme que fue nominado como mejor vestuario por una historia que va desde 1937 hasta la Era McCarthy. Una influencia de ese filme fueron los pantalones femeninos que dejaron de ser ajustados en el muslo y acampanados de la rodilla para bajo (el estilo “pata de elefante”) para retomar el diseño de los pantalones de los Treinta, sueltos y amplios desde la cintura hasta el tobillo.


 La moda estaba reflejando aquí y acullá lo que bajaba de la pantalla. Lo notamos en la Hola y en 1973 Sonia Rykiel comenzó a hacerse conocida con sus extravagantes diseños. Este sweater es horrible, pero la falda no está mal.

Modelo de Sonia Rykiel

La Era Gatsby
Así llegamos a 1974,  un parteaguas en la moda y todo gracias al cine. Ese año, Robert Redford interpretaría al trágico anti héroe de Scott Fitzgerald en “El Gran Gatsby” (la mejor versión). Es indudable que este filme, de Jack Clayton,  contribuyó tremendamente a un estilo de vestir que incluso lleva su nombre, pero 1974 tendría otros dos filmes , también nominados al Oscar, cuya influencia seria mas notoria y duradera. Y tenemos que mencionar también "Amacord"el homenaje de Fellini a la Italia de su infancia que ganaría el Oscar del 75 como Mejor Filme Extranjero.

El primero es una de las muchas, pero quizás la más elegante,  de las versiones de Asesinato en el Expreso del Oriente  de Agatha Christie. La otra es una nueva ocasión para Faye Dunaway de implantar modas. Hablo de la obra maestra de Roman Polanski “Chinatown”.  El vestuario de Evelyn Mulrway  (Dunaway) es deslumbrante,  lo suficiente como para hacer a la espectadora desear copiarlo. Y se copió, al menos por los próximos cuatro años. Aqui el melange hecho para la categoría del mejor vestuario en los Oscares de 1975 (que ganó Ël Gran Gatsby").

Sin embargo, para los que vivimos ese año en el Hemisferio Norte ( mi primero en el Primer Mundo)  lo memorable fue la moda “Gatsby”. Es triste pensar que hoy cuando uno menciona esas dos palabras se piensa en Leo Di Caprio, demasiado grueso y viejo para ser el héroe romántico de Scott Fitzgerald, o esa Carey Mulligan tan siglo XXI, tan común y silvestre,  y esos trajes de cosplay como escapados de baúl de disfraces de Halloween.

La versión de 1974 se caracteriza, no solo por su soberbio reparto,  sino también por su belleza: belleza física de los actores, belleza de Rhode Island fingiendo ser Long Island (esta película fue filmada en casas, no en dibujitos digitales como la del 2011), la belleza del vestuario y la de la iluminación. No sé como lo consiguieron, con qué se cubrió la cámara, pero la luz de todo el filme es o dorada o gris azulada. Unos tonos perfectos que dan la impresión, sobre todo en los interiores,  de que el mundo se ve a través de visillos de muselina.

Gatsby pondría de moda los trajes blancos Palm Beach para los caballeros (confeccionados por Ralph Lauren para el film), y la industria de la sombrerería resurgiría con los picture hats de las damas  y los trilbys y fedoras  de los hombres.  Hasta hubo un renovado interés en automóviles de la época y el turismo en Newport cuyas mansiones habían sido usadas para la filmación,  tuvo un renacimiento, pero era la moda femenina  la que capturaba la imaginación de las espectadoras y de los modistos.

Para ser francos, es una moda un poco artificial. Una visión muy personal de Theoni V. Aldredge y que le ameritaría un Oscar y un Bafta por Mejor Diseño de Vestuario. No es que sea anacrónica o falsa. El personaje de Karen Black, su hermana, las invitadas de Gatsby, y hasta cierto punto Jordán Baker (Lois Chiles),   todas visten a la moda de 1925,  el año en que se publicó la novela, pero no así  la protagonista Daisy Bucachan. Todo el vestuario de Mia Farrow está hecho de material muy delicado (para sobrellevar el calor insoportable de ese verano neoyorquino en un mundo pre-aire acondicionado) muy refinado, pero también misterioso.


El libreto de Francis Ford Coppola hace hincapié en el aura fabulosa de Daisy y como hechiza con esa impresión de ser de otro mundo tanto a Gatsby como a su primo Nick Carraway. Scott Fitzgerald creó a Daisy como una copia de su esposa Zelda. La novela la empezó a escribir cuando estaba recién casado , pero la acabó en Europa, tres años más tarde cuando ya estaba desilusionado de Zelda y ella manifestaba señales de enfermedad mental.

Gatsby es la historia de una obsesión con algo que no existe y que le cuesta la vida al obsesionado. Al final, Nick descubre que su prima no es la mujer que Gatsby idealizó. Sin embargo,  a lo largo de la novela, Nick también ha creído en esa ilusión.

Aprovechando el apoyo de la imagen visual, Coppola convence al público de que Daisy es un ser sobrenatural, una criatura elegante, sublime,  casi intangible. Y Theoni la viste como tal con texturas sutiles y livianas como la gasa, el tul, la crepe de chine, el tafetán. Telas que se desplazan con ella, trasparentes, gráciles como las alas de una libélula. Para aumentar ese efecto, Mia Farrow complementa la ropa con capas, bufandas y mangas breves o pagoda que también añaden movilidad y esa sensación de que Daisy es empujada por una brisa propia.

Las capelinas, además de proteger del sol,  le dan al personaje una sensación romántica y remota. De hecho, Mia no usa los cloches en boga sino hasta la escena final en ese encuentro con Nick, donde para él la prima cae definitivamente del pedestal donde quería que la situaran. incluso cuando va Daisy a una fiesta en el palacete de Gatsby cubre su cabeza con una malla hecha con pedrería que le da el aspecto de un objeto de arte.

Sin embargo, a pesar de que Daisy es un ideal, también es un objeto de seducción y Theoni puede haberse inspirado en el vestuario de Greta Gabo en The Devil and the Flesh, donde su Felicitas proyecta su oscura,  pero poderosa sensualidad gracias a telas trasparentes y velos.
De la Pantalla al Escaparate
Si me he detenido tanto en el vestuario es porque, pocos filmes han tenido tanta influencia en la moda de un año. Y paso a contar de lo que yo fui testigo en ese tiempo. En 1974, yo leí en El Mercurio, que se estaba filmando “El Gran Gatsby ”con Mia Farrow y Robert Redford. Aunque no había leído nada de Scott Fitzgerald, si sabia algo de su vida, pero para su estreno yo ya  no estaba en Chile.

En junio de ese año, cuando “El Gran Gatsby” ya había estrenado en USA, nos fuimos a Nueva York. En Chile era invierno y MI Ma me hizo ponerme para el viaje  jeans,  sweater, botas y un Montgomery. Eso a pesar de que sabía que en Estados Unidos estaban en verano. Yo creo que lo hizo para no cargar con tanta ropa en su maleta.

El caso es que hicimos escala en Perú. En un café en El Callao me vine a dar cuenta de dos cosas, que los pasajeros se estaban cambiando de ropa , obviamente para no morirse de calor o lucir ridículos al llegar al Aeropuerto Kennedy. Lo otro es que la ropa que se estaban poniendo las mujeres no se parecía a nada de lo que yo ya había visto en Chile. Una de ellas venia en un dos piezas de una tela tan ligera que la falda, amplia y larga,  parecía deslizarse sola. Era color verde almendra con un moño azul marino en el cuello que hacia juego con un sombrero azul . Todo un espectáculo.


Bueno, nuestra llegada a Nueva York coincidió con varios descubrimientos, uno que Mi Ma me había traído solo ropa de invierno (nueva,  de su tienda) así que tuve que pedirle prestada blusas y hasta ropa interior: Otra,  que a pesar de poder leer en inglés, no entendía yo nada de cuando nos hablaban. Como , aparte de mi padre, era la ‘única que “se suponía” bilingüe en la familia, mi falencia nos hacía depender de mi padre que trabajaba todos los días. Para resumir, tuvimos que esperar hasta agosto para que se tomara unos días para mostrarnos la ciudad.

Como vivíamos en Queens,  siempre ir a Manhattan era ir a otra ciudad, una mas glamorosa. MI mamá nunca fue una buena turista, nunca le interesó ir a museos, subir al Empire State o conocer la Estatua de la Libertad. Ella quería ir a Park Avenue, y a Saks en la Quinta Avenida. Así es que tomamos el tren hasta allá, nos pusimos a caminar y a mirar los escaparates.

Después de haber visto un par de tiendas, además de Sacks, Mi Ma y yo nos miramos asombradas.¿ Por qué todas las tiendas ponían ropa de dormir en las vitrinas?  Es que todos los vestidos seguían un mismo diseño: faldas largas vaporosas, telas finas y dúctiles, tonos pastel o dorados.  Obviamente se trataba de camisones. Lo extraño es que las maniquíes también lucían largos collares de perlas, sombreros, y bufandas de seda como la que ahorcó a Isadora Duncan.

Por fin, nos atrevimos a entrar en una tienda. Mi padre interrogó a la dependienta que nos explicó con una sonrisita de suficiencia, que estábamos en presencia de la onda “Gatsby”. En otro momento me hubiera muerto de vergüenza, pero estaba demasiado ocupada viendo lo que ella traía puesto. Blusa de tafetán negra transparente, y una falda larga color verde bosque. Ósea, había gente que se vestía así, mujeres de carne y hueso. Salimos del tienda y nos preguntamos si realmente habría gente que se podría esos “camisones” para andar por la calle. La respuesta no se tardó en llegar.

Eran como las siete de la tarde cuando comenzamos a caminar hacia la estación de tren. Como era verano, el atardecer  estaba lleno de luz, pero la calle que,  hasta hacía unos momentos estaba colmada de gente,  ahora se sentía casi vacía… de pronto comenzaron a aparecer mujeres. Mujeres jóvenes o de edad mediana. Solas, acompañadas de otras mujeres,  algunas del brazo de hombres. Mujeres entrando a restaurantes, subiendo a taxis, saliendo de edificios.

El vínculo en común es que todas parecían haber descendido de los escaparates de las tiendas. Algunas llevaban collares de perlas, otras bufandas, otras sombreros, pero todas estaban envueltas en esos vestidos flotantes que le daban un aire fluido al andar.



Mi papá nos explicó que a esta hora la gente iba a tomar un aperitivo, o a cenar,  o al teatro en Broadway, que por eso las damas elegantes bajaban a la calle y se dejaban ver en sus mejores atuendos. Oí que mi padre le susurraba a mi mamá que algunas de esas niñas eran Call Girls de categoría que iban a reunirse con clientes. No me importaba que trabajo desempeñaran,  yo quería ser como ellas.
La anécdota sirve para expresar el impacto de un vestuario totalmente artístico, prodigioso y sensual en el verdadero sentido de la palabra. Era un vestuario suave de tocar, hermoso de ver y con sonido propio. Rememorando ese tiempo,  anoche en la cena, mi hermano me contó que hace unos años asistió a una exhibición del vestido en Cooper-Hewitt. Estando él  cerca de una fila de maniquíes vestidas de flappers, entró una brisa que inmediatamente estremeció a los muñecos y de esas faldas de shantung y crepe de chine,  surgió un sonido como de merengues desmoronándose.

No es necesario decir que tan preciosa ropa era solo para ocasiones festivas y formales. Nadie iba al trabajo en ese tipo de tenida, por lo que no volvería a tropezarme con ella  ni en mi escuela ni en la calle. Era algo para ver en las revistas , en fotos de desfiles de moda de grandes casas,  o de fiestas del jet set. En la edición parisina de Vogue ese otoño apareció un modelo que pretendía ser más “cotidiano”. Falda y capa de seda gris plateada en combinación con sweater de jersey y bufanda de  cachemira. Obviamente nadie iba a ir a dar clases o a atender enfermos en un hospital con tal vestimenta.

Los Grandes de la Moda
Ese año, los grandes diseñadores experimentan con lo que han visto en la pantalla grande, no solo en “Gatsby” sino en “Chinatown” también. Nina Ricci le hace un guiño  a la moda Gatsby con este modelito.

En cambio,  Oscar de la Renta acompaña  un vestido de falda acampanada con corte en la cadera, muy Flapper con un fedora blanco parecido a los usados por Faye Dunaway en “Chinatown”.

La Casa Dior también prueba con  la fusión de décadas y estilos, y crea trajes que no se verían mal en áreas de trabajo.

Para el invierno, Valentino diseña este magnífico abrigo de paño negro ribeteado de piel de leopardo,  digno de Marlene Dietrich.

El camisero es una prenda que nunca pasa de moda, los modistos del 74 deciden alargarle el dobladillo y darle un toque vintage. Así luce la propuesta de Balmain. Estilo sobrio, que recuerda finales de los 30s, pero confeccionado en un vibrante y moderno color calabaza.

Laroche le va a la onda Gatsby, escogiendo un estampado vaporoso, pero lo acopla con un severo blazer negro y un sombrero hongo en el mismo tono. Perfecto para la profesional que trabaja fuera de casa.

Lanvin sin embargo va más lejos. Su camisero tiene falda más amplia y acampanada, y el tailleur que presenta ya se ve como algo de los Cuarenta.

El que está definitivamente en los 40 es Halston y lo prueba con este traje que Lauren Hutton modela para Vogue y que parece diseñado  para Mary Astor en “El Halcón Maltes”.

Una joven diseñadora combina estilos para crear otro compromiso entre mini y midi falda. Es en 1974 que Diane von Furstenberg inventa el “ïnfamoso” wrap dress. Ese modelo que perdura hasta hoy ha provocado un sinfín de bochornos públicos. Lo sabré yo, son especialmente peligrosos en días de viento o cuando una baja a la carrera le escala del metro. El público ascendiente se entera de que color son tus calzones.

Pero que se puso de moda esa prenda lo demuestra esta fotografía de Carolina de Mónaco de 16 años y que ya perfilaba como un icono de la moda en un wrap. La Princesa Grace, en cambio luce un vaporoso vestido estampado de onda Gatsby.

¿Y en América Latina?
Hemos hablado de lo que se vestía en Nueva York y lo que confeccionaban los maestros de la moda, ¿pero cómo se vivía esta tendencia “Gatsby ”en América Latina?  Mi triste impresión es que no se vivió sino hasta un año más tarde. A juzgar por las telenovelas se le desconocía totalmente. Así vemos a Angelica Maria en vestido corto en su éxito del 74 “Ana del Aire” Lo mismo puede decirse de Jaqueline Andere en minifalda en "Ha llegado una Intrusa", ese mismo año.


Ana del Aire

Sin embargo, esta revista argentina anuncia para la primavera (septiembre-diciembre) unos modelos más largos, más retro. Y la revista colombiana  Laura   nos muestra al lado de un mini, un dos piezas con falda larga.


Además, los medios de comunicación bombardeaban a las Latinas de Ayer con mensajes de que para estar al día había que volver los ojos al pasado. Así lo vemos en Vanidades y en la portada del Buenhogar.


La onda “Gatsby” desapareció en unos meses,  pero sentó un precedente y marcó el camino para el resto de la década: retro, exótico, etéreo y con toque femenino “a la antigua”.