domingo, 24 de junio de 2012

Para la Noche de Bodas: Camisas de dormir de Latinas del Ayer.


(Foto de Margarita, agosto de 1941)


Para dormir  o para otra cosa, las Latinas de Ayer eran muy cuidadosas en lo que respecta a su vestuario para ir a la cama. ¿Negligés o piyamas? ¿Sensualidad o comodidad? Aquí te mostramos que usaban nuestras antepasadas en la intimidad.

1920 no solo revoluciona la moda de día, también modifica lo que las mujeres usaran en su intimidad. ¡Fuera esos camisones gigantes como tiendas de circo! ¡Fuera esa ley que la mujer debe dormir solo con ropa blanca! A la intimidad entran nuevos colores, diseños y materiales para la hora en que las Latinas de Ayer se iban a dormir.o a seducir.

El camisón suelto con aspecto de camisa varonil sigue en boga a fines de los 20’s. A pesar de que la novedad reside en que es cortito, pero todavía cubre las rodillas. Nos imaginamos que este camisón tan pacato seria para la que duerme sola.

(Foto de Para Ti, abril de 1929)


Para la flapper recién casada, o la más liberada, Fratelli Castagni de Santiago ofrece todo un muestrario de ropa para la intimidad. Vemos paños menores seductores. Camisones que parecen trajes de bailarina de ballet y la gran novedad, un pijama muy alejado del modelo masculino.

(Foto de Zig Zag, febrero de 1927)


Las vamps latinas de los 30’s tienen acceso a camisones entallados, sexis, que siguen las líneas de los vestidos de día.

(Foto de Familia, enero de 1936)


Se usan materiales ligeros como crepe  muselina y encajes. Algunos llevan manguitas globo, u otros sin mangas, sigue líneas drapeadas de túnicas griega.
(Foto de Para Ti, diciembre de 1939)


Pero para la que duerme sola están los pijamas masculinos mucho más cómodos y abrigados.

(Foto de La Familia, nviembre de 1939)


Los 40’s serán la Era de las Pin-ups. Las estrellas de Hollywood se dejan retratar en negligé. Para no ser menos, las Latinas de Ayer se ponen sensuales y glamorosas cuando están en la intimidad.

/
(Foto de Margarita, septiembre de 1949)




La ropa de dormir ya no es solo para dormir, sirve para estar en casa, para atender la puerta o para desayunar con la familia. Las batas de levantarse siguen la línea de la ropa de día con hombreras anchas, cintura marcada  y amplios faldones. Para la luna de miel también hay coquetones conjuntos estampados.





(Foto de Para Ti, noviembre de 1940)








(Foto de La Familia, agosto de 1946)







(Foto de Para Ti, abril de 1957)

La posguerra sigue trayendo novedades en el mundo de la lencería. Se vuelve costumbre que los camisones tengan batas haciendo juego. La seda, el crepe e incluso la muselina dejan paso a materiales sintéticos como nylon y rayón, más baratos y cómodos.

(Foto de Maribel, mayo de 1958)






(Foto de Rosita, enero de 1965)



Los 60’s impondrían nuevos cambios en la ropa de dormir. Para las jóvenes y solteras el pijama se convierte en una prenda nocturna predilecta, pero a diferencia de los chándales, y pantalones y camisetas de hoy día, los pijamas de la gran Era de “Pijamadas” eran alegres, coquetones y femeninos.
(Foto de Rosita abril de 1965)


Las camisas de dormir comienzan a usarse cortas, de largo “bailarina” un poco por debajo de la rodilla. Compensan el corto con muchos vuelos  y grandes cuellos.

(Foto de Eva, octubre de 1967)



(Foto de Eva, septiembre de 1965)




















A mediados de los 40’s, tal vez impulsados por los racionamientos, había aparecido un camisón brevísimo, que permanecería al alcance de las audaces durante los 50’s.

(Foto de Para Ti, abril de 1957)




Pero será a comienzos de los 60’s que aparece el  baby doll tan cortito (a veces llegaba solo un poco mas bajo de la cadera) que debía ir acompañado de un (no sé porque en Chile se le conocía como “bikini”  o “calzón bikini”) otra prenda de la misma tela que cubría la colita de la que lo usaba.

(Foto de Rosita abril de 1965)


A veces era tipo short cubriendo los muslos e iba adornado con encajes.Tan en boga estuvieron los “baby dolls” que hasta las niñas los usaban.

(Fotos de Rosita diciembre de 1963)

















Para la novia más tradicional siguen los camisones lagos ahora muy sueltos  con talle alto y corte imperio.

(Fotos de Rosita, marzo de 1964)

(Foto de Eva, septiembre de 1962)



(Foto de Rosita, enero de 1965)


A mediados de los 60’s vuelve una onda “natural” que favorece el retorno de materiales como batista, popelina y algodón. Se recobran diseños victorianos para estas camisas de dormir y sus batas.















(Fotos de Rosita diciembre de 1963)


 Incluso el "Baby doll" da paso a un camisón corto, pero de estilo decimonónico.


(Foto de Rosita abril de 1965)



Pero también  la moda  mira hacia el Oriente. Aparecen piyamas con cuellos Mao o Nehru, y también las indispensables batas de material acolchado.

(Foto de Rosita, enero de 1965)


(Foto de Rosita, febrero de 1965)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada