jueves, 24 de mayo de 2012

El abrigo: una prenda femenina del siglo XX


(Foto de Rosita, abril de 1962)


El siglo pasado aportó innumerables cambios al vestuario femenino y muchísimas prendas que hoy son obligatorias en nuestro guardarropa. Una de ellas es el abrigo o tapado. A pesar de que a fines del Siglo XVIII se crea un tipo de abrigo pareció al redingote masculino, las mujeres decimonónicas se protegían del frio con capas, esclavinas y en el mundo ibero con chales y  mantones. El abrigo femenino, mas práctico y abrigador que las capas, se pone de moda en La Belle Epoque, y se vuelve común en la posguerra. Como todo en el vestuario femenino sigue los dictados de la moda en lo que respecta al largo.

A  fines de los Locos 20’, los abrigos siguen la hechura de los vestidos del momento,  entallados y apenas unos centímetros más largos que las faldas de sus dueñas. También existían abrigos sueltos y abiertos tipo duster (“guardapolvos) confeccionados con la misma tela que la falda.

(Fotos de Para Ti, abril de 1929)


Los abrigos se conocían por entonces como “tapados” y el colmo del lujo era ribetearlos de piel en cuello y puños.

(Foto de Zig-Zag, marzo de 1927)


La llegada de los 30’s modificó los abrigos de acuerdo a los nuevos dictados de la moda. A medida que las faldas se alargaban también lo hacían los tapados. La silueta se ajustó  hasta adquirir la forma de un reloj de arena, a pesar de que a comienzos de la década hubo un breve periodo de abrigos con grandes cinturones que se ajustaban un poco más arriba de la línea de la cintura.

(Foto de Familia, febrero de 1936)
La gran influencia en los primeros seis años de la década era la moda de la Belle Epoque y estaban en  boga abrigos tipo “Ulster” con capas.



(Foto de Familia, agosto de 1936)

También regresaron los redingotes parecidos a los usados en la era del Directorio con un solo botón.

(Foto de Ecran, noviembre de 1938)


Toda una gama de abrigos de 1938. Los hay ajustados y los hay sueltos, los hay largos y tres-cuartos que exponen el borde de la falda. Las pieles adornan puños, cuellos, pechos y hasta las bastas del abrigo.

(Fotos de Ecran, mayo de 1938)


En los años de la Segunda Guerra Mundial, los abrigos son ceñidos, acinturados y cortos. También los hay estilo boxy, cuadrados como cajas.
(Foto de Margarita, julio de 1942)



Aparecen los tapados de noche que suelen copiar el diseño del abrigo diurno solo que llegan hasta el suelo. O también hay capas parecidas a las usadas en el Siglo XIX.
(Foto de Para Ti, marzo de 1941)


A medida que avanza la década, el abrigo incorpora hombreras gigantes, faldones amplios y una hechura que recuerda a los capotes militares.

(Foto de Eva,  julio de 1945)



















En 1950,  el abrigo es amplio para abarcar las voluminosas faldas del New Look. Su diseño es semi piramidal.

(Foto de Margarita, junio de 1950)

Los 50’s será la Era dorada de los abrigos cortos. Chaquetones tres cuartos, 7/8 y las polo coats hechas en corduori (o cotelé como se le llamaba en Chile). También los Montgomery con capuchones.

(Foto de Para Ti, marzo de 1957)


Otra moda “retro”  son las capitas con cuellos redondos, muy elegantes, que hacen juego con el vestido que cubren.
(Foto de Para Ti, abril de 1957)
A fines de la década con la implantación de las faldas “tubo” los abrigos se vuelven ajustados y retornan los dusters sobre faldas de la misma tela.

(Foto de Para Ti, marzo de 1958)



















Los abrigos de la era de los 60’s siguen todos los estilos: ceñidos y amplios, cortos y largos. Se aumenta el  efecto de ajuste con cinturones sin hebilla que se amarran al frente.
(Foto de Rosita, abril de 1962)
La llegada de la minifalda acorta los abrigos. Se abandona el efecto tubular y vuelve el corte “princesa”. Los botones ahora se abrochan a un costado.

(Foto de Rosita, agosto de 1966)
Los finales de la Era Hippie están marcados por una lucha por desterrar las faldas cortas. Como respuesta a la llegada de “maxis” y “midis”, los abrigos se hacen micro mini. Los cuellos son altos siguiendo el estilo “Mao” o “Nehru”. Ornamentan los abrigos dobles hileras de botones y muchos bolsillos.

(Foto de Ritmo, diciembre de 1968)

4 comentarios:

  1. Malena...sencillamente "espectacular" un repaso perfecto y detallado sobre el abrigo y su evolución...
    Besos y Feliz Finde!!!

    ResponderEliminar
  2. Anakonda,
    Un honor tenerte aquí. Gracias por ser mi seguidora. Espero nos visitemos mutuamente que tienes unos sitios divinos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el look del abrigo blanco con las mallas y el buzo (turtleneck) del 68. Es dificil imaginar que una prenda tan comun no existia hasta hace poco para las mujeres. Que frio tendrian las pobres siempre con vestidos y chales!

    ResponderEliminar
  4. Ayy yo tuve ese abrigo (en celeste) ¡Y lo odiaba! Lo que pasa es que las contemporáneas de tu Sofía donde se abrigaban era en la ropa interior. En las películas se ve mucho encajes y puntillas, pero la ropa interior femenina de invierno incluía medias de lana y enaguas de franela, muchas enaguas.

    ResponderEliminar